10 escapadas imprescindibles para otoño

20/09/2018 -

¿Quién ha dicho que solo el verano o la primavera son buenas épocas para viajar? Si alguien opina de ese modo es porque no ha disfrutado de las maravillas del otoño. Nosotros queremos ponerle remedio a esa idea equivocada y para ello te proponemos 10 escapadas imprescindibles por Galicia para los meses en los que empieza a hacer un poco de frío pero aún se puede aprovechar para las salidas al aire libre y disfrutar del momento del año en el que los bosques presenta sus colores más bonitos.

Ridimoas

Ya te hemos hablado en detalle de Ridimoas, un refugio para la fauna y la flora autóctona de O Ribeiro. Pero el otoño, lleno de ocres, es una de las épocas más hermosas para visitar este paraje en Beade formado por más de 300 hectáreas de monte, en el que destacan los robles. Así que si buscas entrar en contacto con la naturaleza no lo dudes; en Ridimoas tienes el escenario perfecto para disfrutar del bosque autóctono de Galicia.

O Ribeiro

Costa da Morte

Y del interior a la costa. Quizás no sea la mejor época para bañarte en el mar pero sí para contemplar su poderío en unos acantilados únicos. Entre los imprescindibles están los cabos Fisterra o Touriñán, el santuario de A Barca (Muxía), O Roncudo (Corme), el faro Vilán (en Camariñas) y O Pindo (Carnota). Más que recomendable también Ézaro (Dumbría) ya que cuenta con un río que desemboca en el mar en forma de cascada, algo insólito en toda Europa.

Fisterra

Pontevedra

La rehabilitación emprendida en los últimos años en Pontevedra se constata cuando uno pasea por su casco histórico, peatonalizado y con calles y plazas humanizadas que invitan a pasear sin prisas. La plaza de La Leña, la de O Teucro y la iglesia de A Peregrina son lugares que seguro retratas con tu cámara y compartes en tus redes sociales. Pontevedra también ofrece naturaleza combinada con arte en la Illa das Esculturas.

Manzaneda

El otoño no puede desligarse de las salidas al monte tanto para recoger setas como para disfrutar del momento del año en el que los bosques presentan una tonalidad única. Los sotos de Manzaneda son el lugar perfecto para perderse entre castaños centenarios. Uno de ellos es el de Pumbariños (en Rozavales), un ejemplar con más de mil años de antigüedad -su perímetro supera los 12 metros- catalogado como Monumento Natural.

Allariz

Situado a 30 minutos del balneario de Laias y a 40 del de Arnoia, Allariz es un pueblo que destaca por la rehabilitación de su casco histórico, su río y la reconversión de antiguos edificios para darles nuevos usos, como una antigua fábrica de curtidos que ahora es restaurante y museo. También cuenta con una zona de tiendas outlet de grandes diseñadores.

Allariz

Santiago de Compostela

Hablar de Santiago es hablar de piedra y de agua y el otoño ilumina ambas cosas con una luz especial. Cualquier época es buena para perderse por las calles de Compostela; a las grandiosas Plaza do Obradoiro o la Quintana hay que añadir rincones especiales como el mercado de Abastos, la calle de O Vilar o La Alameda. Si buscas naturaleza y tranquilidad en medio de la ciudad el parque de Bonaval es el lugar perfecto.

Santiago

Fragas do Eume

Más de 9.000 hectáreas de superficie. Las Fragas do Eume es uno de los bosques atlánticos de ribera mejor conservados de Europa. Naturaleza en estado virgen y exuberantes montes que siguen el curso del río Eume. Una escapada en otoño a este paraje te hará sentir en un cuento, especialmente cuando descubras el monasterio de Caaveiro.

Lobios

Naturaleza e historia; estos son los principales atractivos de Lobios, donde se sitúa uno de nuestros balnearios. Situado en el corazón del Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés, destaca por sus espacios naturales y su opciones para practicar senderismo. Además, viajarás en el tiempo gracias a sus vestigios romanos.

Lobios

O Courel

Otro punto de Galicia en el que se conservan bosques autóctonos únicos, principalmente de robles, castaños, encinas y brezos. El otoño es el momento perfecto para planificar rutas de senderismo por esta zona del sur de Lugo. La devesa da Rogueira y la cascada de Vieiros son dos de los lugares imprescindibles.

San Andrés de Teixido

El dicho popular dice que “a San Andrés de Teixido vai de morto o que non vai de vivo”. Nosotros te recomendamos que lo hagas cuanto antes si quieres disfrutar de un pueblo único enclavado en los acantilados más altos de Europa. Llegar hasta San Andrés no es del todo fácil; el único acceso es una carretera llena de curvas por la Sierra de A Capelada en la que viven vacas y caballos en libertad.

Ya no tienes excusas para quedarte todo el otoño entre cuatro paredes. Tanto paseando por el monte como por las calles de los cascos históricos de las ciudades descubrirás que esta estación es perfecto para disfrutar de una buena escapada.