Escapadas Arnoia: el mejor turismo sin salir de casa

Escapadas Arnoia: el mejor turismo sin salir de casa

¿Te ha gustado?

Compártelo!

Un paisaje único, deportes náuticos, rutas de senderismo… Si estás pensando en una escapada que reúna todos estos componentes Arnoia es el destino perfecto. Combina el relax y los múltiples tratamientos termales que te ofrece nuestro balneario con un planing en el que también podrás disfrutar del enoturismo y la buena gastronomía. Descubre con HDOSO 7 escapadas en Arnoia y combina naturaleza y balneoterapia.

Tratamientos en un entorno único

Naturaleza, salud y descanso. Todo esto te ofrece el balneario de Arnoia, situado en un paraje único rodeado de viñedos. Los tratamientos terapéuticos se combinan con el relax de la zona aumentando la sensación de relajación y desconexión. La estancia en Arnoia puede completarse con muchas otras actividades dentro del propio municipio o en los más cercanos. Hay posibilidades para todos los gustos.

Balneario de Arnoia

Rutas de senderismo

Arnoia presenta varias opciones para aquellos a los que les gusta disfrutar de la naturaleza caminando por ella. Entre las rutas de senderismo que puedes realizar está la circular entre Arnoia y Ribadavia. De dificultad baja y dos horas y media de duración transcurre por lugares como el Peto de Ánimas de Porqueira, el río Miño, el Avia y la zona histórica de la capital de O Ribeiro.

Una ruta con mayor dificultad y duración (sobre seis horas) es la que discurre entre A Ponte Trado pasando por Cortegada y hasta el balneario de Arnoia. Se trata de un recorrido entre bosques de ribera siguiendo el curso de los ríos Miño, Arnoia y Deva con paradas en el mirador de Coto da Pena o el embalse de Frieira. Otras opciones sin salir de Arnoia es la Ruta dos Ríos o la Ruta dos Montes.

Senderismo

Destino perfecto para aficionados al ciclismo

Si te gusta el ciclismo Arnoia es un destino que reúne todas los requisitos para los aficionados a este deporte. El Arnoia Termal Bike ofrece 11 rutas por carretera con diferentes niveles y dificultades (para amateurs, semi-profesionales y profesionales) por la provincia de Ourense, sudeste de la de Pontevedra y norte de Portugal. Estas rutas transcurren por lugares tan diversos como Allariz, Ourense/">Ribeira Sacra. Una opción perfecta para aquellos ciclistas que buscan entrenamiento, descanso y una buena alimentación en un mismo pack.

Ciclismo en Arnoia

Arquitectura religiosa, civil y popular

Los cruceros y petos de ánimas están presentes en muchos puntos de Arnoia. Una forma de descubrirlos es paseando con calma por sus caminos y calles. Algunos de ellos son el de San Salvador, San Roque, Porqueira o San Amaro. Entre los edificios civiles destacables figuran la Casa do Inquisidor, la Casa dos Uxía o la de Os Valdés. Entre los monumentos religiosos reseñables mencionar la iglesia de San Salvador, del siglo XVII, la casa rectoral (antiguo priorato) o las capillas de San Roque, San Antonio o San Amaro (con bóveda de estilo románico).

Kayak en Arnoia

Castrelo de Miño: paisaje único entre viñedos

A 13 kilómetros del balneario de Arnoia (25 minutos en coche) está Castrelo de Miño, un lugar en el que el gran protagonista es un embalse y al que se llega por una carretera estrecha cuyo recorrido es ya toda una experiencia con un paisaje dominado por los viñedos y unas vistas únicas sobre el río. La visita a una bodega de la zona -la mayoría son pequeñas y familiares- es una opción perfecta para descubrir cómo se elabora el vino de O Ribeiro. Si te gustan los deportes náuticos el Club Náutico Castrelo de Miño ofrece varias posibilidades, como kayak, windsurf o vela. Además, durante los meses de junio a septiembre está disponible un servicio de catamarán que va hasta el balneario de Laias y regresa al punto de partida con una duración de hora y media.

Castrelo

Ribadavia: patrimonio y buenos vinos

Una escapada a Arnoia siempre debe incluir una visita a Ribadavia, la capital de O Ribeiro. Esta villa cuenta con un casco histórico único en el que destaca el Barrio Judío y el castillo de los Sarmiento. La mejor forma de descubrir el primero es pasear por sus callejuelas con paradas obligatorias en la Plaza Mayor o la iglesia de Santo Domingo. Ribadavia también es sinónimo de buenos vinos, así que nada mejor que visitar una de sus bodegas o degustar sus caldos en establecimientos de la villa. Permanece atento a las actividades programadas por la Ruta do Viño do Ribeiro, como las Rutas del Vino-Bus, visitas nocturnas teatralizadas al castillo de Ribadavia o “vincanas” infantiles.

Iglesia de San Juan. Foto: Contando Estrelas

Taberna Papuxa

En el casco histórico de Ribadavia, en la calle Porta Nova Darriba, hay un local imprescindible para aquellos a los que les guste lo realmente enxebre y diferente. El Papuxa es una antigua bodega en la que beber vino de la casa -en cuncas, por supuesto- que uno mismo se sirve del pipote. La bebida puede acompañarse de empanada, pulpo, queso o embutido y los cantos improvisados que suelen ser la banda sonora de este lugar singular.

Beade

Y a un paso... Beade

Y a tan sólo diez kilómetros de estos parajes incomparables podemos encontrar otro lugar de visita obligada: Beade. No te pierdas su Iglesia parroquial, Santa María de Beade, construída en el siglo XVI sobre unos restos románicos. La vista de las viñas de la zona se antoja excelente para los amantes del buen vino de O Ribeiro.
Pero no sólo el Patrimonio Cultural de la zona es un atractivos, su Patrimonio Natural, al igual de que el Arnoia, merece ser conocido. Rutas de senderismo y vistas inmejorables de los ríos Avia y Arnoia completan un paisaje paradisíaco.

 

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria