Tratamientos para pies y manos

09/05/2019 -

Las manos y los pies son dos de las partes de nuestro cuerpo que más sufren; en cambio, no les prestamos todo el cuidado que se merecen. Las primeras están en contacto permanente con el exterior y son agredidas continuamente por diversos factores medioambientales; los segundos son los encargados de soportar nuestro peso, por lo que también padecen a diario. Manos y pies cumplen una función fundamental en nuestro día a día y, aun así, las descuidamos más de lo que deberíamos. Para solucionarlo, te presentamos algunos tratamientos específicos para cuidar manos y pies.

Pies

La importancia de cuidar nuestros pies

Dice el refrán que para dejar huella, primero hay que poner los pies sobre la tierra. No lo pensamos porque es algo que hacemos automáticamente desde pequeños, pero en cada paso que damos a lo largo de nuestra vida, nuestros pies siempre nos acompañan. Ahora que llega el buen tiempo y la época de las sandalias nos acordamos de nuestras extremidades y empezamos, por fin, a cuidarlas. Una de las mejores opciones que puedes darle es la del pediluvio.

Se denomina pediluvio al baño en el que sumergimos nuestros pies en agua termal o en agua cargada con determinadas sustancias. En ocasiones se pueden añadir aceites esenciales o sales minerales para completar el efecto relajante y estético. Este tratamiento, que puedes disfrutar en el balneario de Caldaria Laias, tiene fines terapéuticos y además de aliviar el cansancio y la hinchazón de pies, ayuda en las enfermedades del aparato locomotor y respiratorio.

Una variante de esta técnica es el pediluvio de marchas, también conocido como el pasillo de cantos. Se trata de un corto trayecto que está construido con cantos rodados que, al pisar, trasladan un masaje a los pies que activa la circulación. Además, hay chorros laterales de agua fría y caliente que, gracias al contraste, ayudan a mejorar posibles problemas circulatorios.

Una técnica milenaria dentro de los tratamientos para pies que está ganando adeptos en la actualidad es la reflexología podal. Se trata de una técnica terapéutica que está basada en la estimulación de diferentes puntos de los pies y que se denominan zonas de reflejo, ya que se ha estudiado que en la planta de los pies se dibuja el mapa de todo nuestro organismo.

Eso significa que al presionar y masajear esas zonas de los pies, estamos estimulando otras zonas del cuerpo, pero también estamos realizando al mismo tiempo un proceso curativo de nuestras extremidades. La reflexología podal tiene multitud de beneficios, desde la disminución del estrés a la prevención del dolor, pasando por ayudar a la circulación o potenciar el sistema inmunológico.

Aunque no debemos confundir la reflexología podal con el tradicional masaje de pies. Se trata de uno de los grandes placeres que se pueden recibir cuando se visita un balneario ya que la relajación que produce es asombrosa y favorece la circulación de la sangre. Incluso hay diversos packs en los que se acompaña al masaje de baños relajantes y de una exfoliación para dejarlos bien hidratados, listos y preparados para el día a día.

Otra opción de tratamiento es la de los pedijets. Se trata de unos baños a chorro especialmente pensados para higienizar y reparar los pies y en los que la aromaterapia juega un importante papel. Este tratamiento de salud lo podrás obtener durante tu estancia en Caldaria Lobios.

Manos en perfecto estado

Cuando hablamos de la técnica de inmersión de las manos en estos baños con preparaciones especiales, estamos refiriéndonos a los maniluvios. Al igual que el pediluvio, es una forma de hidroterapia que reactiva la circulación de la zona y ayuda a relajar todo el cuerpo. Las manos sufren todas las acciones que realizamos a diario y son una carta de presentación para muchas personas. Por eso es de vital importancia cuidarlas tanto por dentro como por fuera.

Los tratamientos de manos y pies conjugan salud y estética. Este tipo de baños relajantes aportan beneficios inmediatos a nuestro bienestar. Podremos observar el proceso de limpieza que se ha producido y la suavidad de la piel de estas zonas. La unión del agua termal y del efecto masaje hace que manos y pies ganen vitalidad interna y externa.

Tratamientos manos

Otro programa habitual en los balnearios es el que reúne diversos tratamientos para las manos en uno solo. Se trata de hacer, en primer lugar, un peeling que nos ayude a desprendernos de las células muertas de nuestra piel; después se arreglan tanto las uñas como las cutículas, dejando una sensación estética perfecta; y, por último, se aplica parafina para conseguir una nutrición intensa que alcanza las capas interiores de la piel.

Esa parafina tiene su propia técnica conocida como parafinoterapia: consiste en sumergir las manos en parafina, un producto que se consigue a partir del petróleo, para conseguir hidratar todas las capas de la piel y, al mismo tiempo, eliminar toxinas y conseguir unas manos suaves y tersas.

Terminamos con un tratamiento que puede aplicarse tanto a manos como a pies. Se trata de las estufas, una técnica que consiste en aplicar calor húmedo con agua mineromedicinal que consigue dejar tanto los pies como las manos en un estado de sedación perfecto para revitalizar nuestras extremidades. Además, tiene a favor su corta duración, apenas 10 minutos, para que ni pies ni manos sufran en exceso.

Si quieres completar los cuidados de manos y pies, puedes optar por el tratamiento reparador de pies y manos, uno de los programas estrella de estética corporal.  Para rematar, combínalo con un peeling corporal y sal de las instalaciones de Caldaria como nuevo.