Las mejores sopas para este invierno

Las mejores sopas para este invierno

| Caldaria Hoteles y Balnearios

Disfrutar de la gastronomía en cualquier época del año es todo un lujo. Pero en invierno necesitamos no solo un plus de vitaminas, sino también comida caliente que nos reconforte cuerpo… y alma. Por eso hoy, en nuestro blog HDOSO, te hablamos sobre las mejores sopas para poner en tu mesa.

Sopa de fideos

Empezamos por un clásico. Gusta tanto a adultos como a niños y siempre viene bien como primer plato durante la comida o incluso como parte de una cena ligera. De fácil preparación y baja en calorías, es perfecta para combatir los fríos días de invierno. Caldo de pollo, fideos y al gusto para preparar un ligero y rico plato de cuchara. ¿El truco para que no quede ni muy espesa ni muy aguada? Calcular bien la proporción de fideos. Hay una norma no escrita (porque todos sabemos que mucha gente sabe cocinar tan bien que lo hace «a ojo» y el resultado es exquisito) que asegura que son 100 gramos de fideos finos en caldo para 4 personas. Además, es muy importante seguir las instrucciones del paquete de fideos (cosa que, francamente, no siempre hacemos, ¿verdad?). El tiempo de cocción de la pasta es fundamental para que no quede ni cruda ni demasiado hecha.

Sopa de cebolla

Empezaremos hablando de los beneficios de la cebolla para el organismo, que son muchos. Es muy ligera porque está compuesta, principalmente por agua (hasta un 89%), no tiene apenas grasa y tiene un alto contenido en vitamina C, perfecto para combatir los resfriados y los catarros en invierno. También es antioxidante y tiene propiedades que ayudan a prevenir el cáncer. Así que una buena sopa de cebolla es muy recomendable para estos días de frío.

Pero, ¿qué contiene, además de cebolla? Es un plato sencillo en el que los ingredientes principales son caldo de verduras, rebanadas de pan tostados, cebollas, ajo, queso rallado y aceite de oliva. Un plato con propiedades diuréticas y expectorantes que, además, resulta exquisito.

Sopa de mariscos

Los amantes del marisco no podrán decir que no a esta sopa, ligera y, sobre todo, riquísima. ¿Sus propiedades? Muchas. Aporta vitamina A, vitamina D (fundamental en invierno), magnesio, hierro y fósforo. Apenas tiene calorías y es una gran fuente de hidratación. Además, los mariscos son una gran fuente de nutrientes, un bajo contenido en grasa y son una gran fuente de ácido fólico, perfecto para una dieta saludable en mujeres embarazadas, por ejemplo. Pero, aquellas personas que sufran de colesterol, deberían reducir o eliminar esta sopa de sus menús. Hay muchas otras muy beneficiosas que resultan igual de buenas.

La elaboración es sencilla y se hace como cualquier sopa: para el caldo se utiliza pescado (normalmente merluza o rape) y después se añaden los mariscos: gambas, langostinos, almejas, mejillones, berberechos, etc.

Sopa de calabaza

Sopa de calabaza

Vamos a por un top del otoño pero que también podemos encontrarlo durante el invierno: la calabaza. Siempre pensamos en la crema de calabaza y es un plato muy rico pero, ¿y una sopa? En primer lugar, los beneficios de consumir calabazas son muchos: son de bajo contenido calórico pero a la vez muy saciantes por lo que son perfectas para añadir en dietas y no pasar hambre. Contienen vitamina A, potasio y fósforo, tiene una acción antioxidante y previenen las enfermedades cardiovasculares así como algunos tipos de cáncer.

Una buena sopa de calabaza se hace con calabaza, por supuesto, cebolla, patata y caldo de ave. Pero hay una recomendación que le da un toque muy especial. Una vez hecha, añadir un poco de nata líquida por encima. El toque perfecto para un plato rico y saludable.

Sopa de castañas

Otro producto estrella del otoño y el invierno para una sopa exquisita: la castaña. Este fruto seco tiene numerosas vitaminas y minerales y es perfecto para aquellas personas que padecen anemia o que necesitan un aporte de energía extra. Cuenta con vitamina B, ácido fólico, vitamina E, magnesio, potasio, hierro y calcio entre otros. Además tiene propiedades antiinflamatorias y ayudan a combatir las enfermedades cardiovasculares.

Una buena sopa de castañas es perfecta para la cena y es muy sencilla de preparar: castañas, cebolla, apio, mantequilla y sal son los ingredientes principales. Primero se hace el caldo y, a continuación se echa la mantequilla y las castañas y se tritura. Una sopa espesa riquísima y llena de nutrientes.

¿Qué sopas sueles comer en invierno? ¿Hay alguna que te guste más que otra? ¡Cuéntanoslo!

¿A qué esperas? Elige tu experiencia Caldaria
RAIA TERMAL

RAIA TERMAL

Un destino en dos países con gastronomía, viajes en catamarán y senderismo transfronterizo con guía

Ver más