Embarazo y balnearios ¿sí o no?

Embarazo y balnearios ¿sí o no?

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

Si estás embarazada o lo has estado seguro que has escuchado muchos consejos, recomendaciones y prohibiciones. Alrededor de los balnearios y el termalismo también surgen dudas durante la gestación, así que nosotros nos proponemos arrojar algo de luz sobre este tema. Y lo primero que queremos decirte es que, si pensabas que durante tu embarazo debías renunciar a disfrutar de los placeres de los balnearios, te equivocabas, como ocurría con aquellos que pensaban que los balnearios no son para niños.

Según la Asociación Nacional de Balnearios, “es rotundamente falso que las mujeres gestantes no puedan beneficiarse de las propiedades terapéuticas de las aguas mineromedicinaes, ya que estas pueden contribuir a atenuar las dolencias características del proceso y mejorar notablemente su estado anímico”.

La Asociación Nacional de Balnearios desmiente que las mujeres gestantes no puedan beneficiarse de las aguas mineromedicinales

Lo que sí es cierto es que, si todos debemos escoger los tratamientos que más se adecuen a nuestras necesidades, las mujeres embarazas todavía tienen que poner más cuidado.

Durante el embarazo hay que evitar el agua muy caliente, las saunas o baños turcos y los chorros a presión fuerte, especialmente sobre el vientre. También es importante atender a la composición mineral de cada tipo de agua.

Como siempre, en estos casos el sentido común nos indica qué es lo más recomendable, de todos modos, los balnearios cuentan con un equipo de profesionales que te asesorarán llegado el momento. De hecho, es muy importante que todas las mujeres gestantes expliquen a su llegada al establecimiento su estado, para que puedan aconsejarle qué instalaciones visitar y cuales evitar.

Embarazo y balneario

Relajación y bienestar para embarazadas

Cada vez más balnearios diseñan programas pensados para atender las necesidades de las mujeres embarazadas. Con ellos tratan de aliviar las molestias que van surgiendo según pasan los meses de gestación.

Los dolores de espalda suelen ser uno de los principales problemas a los que la hidroterapia y otros tratamientos, como los masajes, pueden poner fin.

Otra situación que suele repetirse es la hinchazón en piernas y pies, aún más si la recta final del embarazo coincide con el aumento de las temperaturas. El pediluvio es uno de los servicios que puede combatir esta molestia. Consiste en un baño de pies y piernas en el que se alternan chorros de agua fría y caliente para reactivar y mejorar la circulación. También existe la opción de duchas suaves, con poca presión, que masajean las piernas.

En casos de retención de líquidos la solución puede encontrarse también en un balneario.

Dicen que las mujeres embarazadas lucen más guapas que nunca, y es cierto que la felicidad les ilumina la cara, pero los cambios en su cuerpo son muchos, y repercuten también en el ánimo. Así que un cuidado extra nunca está por demás y los balnearios ofrecen un gran abanico de tratamientos de belleza y relax ideales para embarazadas.

Así que si tenías alguna duda, déjalas a un lado. Un balneario es una opción ideal siempre, incluso para las embarazas. En Caldaria estarán encantados de ofrecerles las mejores atenciones.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria