Curiosidades sobre el verano

Curiosidades sobre el verano

| Caldaria Hoteles y Balnearios

Es una de las estaciones más esperadas del año y más después de dos años de confinamiento y restricciones. Estamos en verano y, con él, llegan las vacaciones, los días de relax, de tomar el sol, bañarse en la playa o irse de balneario a desconectar. La «nueva normalidad» nos hará disfrutar más que nunca de los próximos meses, por lo que quién más y quién menos está deseando que llegue. En este post te contamos 18 curiosidades sobre el verano.

 Celebraciones para recibirlo

El solsticio de verano se celebra en muchas culturas de una forma especial por ser una fecha señalada en el calendario. Ya en la cultura egipcia se tuvo en cuenta para la ubicación y orientación de las pirámides, mientras que los incas organizaban unas celebraciones en honor al dios Sol. Actualmente, se mantienen diferentes fiestas y ritos para conmemorar la llegada del verano. Así, por ejemplo, las hogueras de San Juan perviven en Alicante, Asturias o Galicia, donde también se mantiene el ritual de lavarse la cara el día 24 con el agua de las hierbas de San Juan. En Suecia celebran el Midsommar en el que, alrededor de un mayo, se baila y se come. En China se organiza el Dragon Boat Festival (la fiesta del barco dragón), con competiciones de barcos con cabeza de dragón.

El día más largo del año… y el más feliz

El solsticio de verano es la fecha en el que el día es el más largo del año y la noche la más corta. Concretamente, en este 2022 el verano empezó en España el 21 de junio a las 09:14 horas. Ese día el Sol estuvo en su punto más alto, lo que supuso la mayor duración del día del año (en el hemisferio Norte). A partir de esa fecha los días van disminuyendo.

Más recientemente (y adaptándose a la sociedad y horarios actuales) el 20 de junio se considera el Yellow Day (Meter enlace a tema nuevo) o, lo que es lo mismo, el día más feliz del año. ¿Qué criterios se han seguido para determinar esto? La llegada del verano, la proximidad de las vacaciones y el incremento de las temperaturas. En el caso de los más afortunados se sumaría la implantación del horario de verano y la paga extra.

 Origen del término

¿Por qué le llamamos verano al verano? El término procede del latín «ver» que significa «período de calor suave». Hasta el siglo XVIII, en España había cinco estaciones, denominándose estío a los meses de julio y agosto. Los avances astronómicos derivaron en una nueva estructuración y denominación en la que el verano quedó como estación, aunque, en realidad, tendría que llamarse estío.

Verano cálido

 Enfermedades veraniegas

No todo son buenas noticias asociadas al verano. Los meses más calurosos del año tienen sus propias enfermedades. Entre las más comunes están la otitis y conjuntivitis (principalmente por los baños en la playa o piscina), las intoxicaciones alimentarias (como gastroenteritis y salmonelosis), las picaduras de insectos, la deshidratación y quemaduras del sol y enfermedades dermatológicas, como el pie de atleta.

La torre Eiffel crece en verano

No se trata de fantasía, sino de ciencia. La torre Eiffel está construida en hierro, por lo que las altas temperaturas de verano hacen que el metal se expanda, lo que provoca que el monumento «crezca» hasta 15 centímetros. Sin embargo, esto no afecta a la estructura de la emblemática torre, ya que fue diseñada teniendo en cuenta el coeficiente de dilatación adecuado.

Protagonista de libros

Si hay algo que muchos sueñan con hacer en el estío es poder leer libros pendientes. Si lo que buscas son libros sobre el verano te proponemos dos clásicos. El primero de ellos es «El sueño de una noche de verano», de William Shakespeare. Se trata de una comedia en la que se cuenta la historia de amor entre Lisandro y Hermia, que deciden huir de Atenas para casarse en secreto. En ella se entremezcla el humor con la fantasía y la mitología.

En «Las bicicletas son para el verano» Fernando Fernán Gómez narra la historia de una familia española durante la Guerra Civil. En esta obra de teatro llevada al cine en 1984 por Jaime Chávarri, se van presentando diferentes perspectivas sobre el conflicto bélico y cómo afecta a cada persona; en el caso de Luisito, el pequeño de la casa, su único afán es que le compren una bicicleta.

 Comidas típicas

Las altas temperaturas que se pueden llegar a alcanzar en verano también influyen en lo que comemos. Con el calor podemos perder el apetito y, por eso, es recomendable optar por aquellos alimentos (como la fruta) y recetas más refrescantes. ¿Opciones? El gazpacho, el salmorejo, la ensaladilla, el melón con jamón, el ajoblanco o el pisto. Recuerda la importancia de hidratarse correctamente y no saltarse ninguna comida.

 Prendas veraniegas

¿Hay una prenda de ropa más típica del verano que el biquini? Su invención es relativamente reciente, ya que fue creado en 1946 por Louis Reard. Supuso toda una revolución, no exenta de polémica y, de hecho, pasaron varios años hasta que su uso se generalizase. En la Antigua Grecia ya se utilizaban unas prendas similares al biquini, pero no como traje de baño sino para hacer deporte.

 No hay verano sin… su canción

¿Has pasado algún verano de tu vida sin su canción correspondiente? Puede que sí, si has nacido más allá de 1963 o 1964, fechas probables del origen del concepto «canción de verano». La razón de mencionar esos dos años es que no hay unanimidad sobre cuál es el primer tema que ostenta tal honor. Algunos consideran que es «Dile», de Luis Aguilé; otros, «Juanita Banana», del mismo cantante; y unos terceros, Los Bravos con «La moto» o «Black is black». En todo caso, de lo que no hay duda es de que los meses estivales tienen su propia banda sonora y, además, se renueva cada año.

Canción del verano

Invención de los helados

Aunque en los últimos años su consumo ya no se limita a los meses del verano, el helado sigue siendo un producto típico de esta época. Actualmente en el mercado los hay de prácticamente todos los sabores. A los clásicos vainilla, chocolate y nata se suman el del calabaza, curry o pimiento. No sucedía así en sus orígenes: todo apunta a que fue en China varios siglos antes del nacimiento de Jesucristo. Para ello se mezclaban miel y frutas con la nieve de las montañas. Con el paso del tiempo se fue perfeccionando la técnica hasta llegar a 1904, fecha de la invención de los cucuruchos. Hasta ese momento los helados se servían en platos.

 Los helados más raros

Hablando de helados, cada vez es más habitual encontrarse este clásico alimento del verano con sabores de lo más variado: langostinos, tofu, curry… Pero lo más raro que nos hemos encontrado es un helado de lengua de vaca que se hace en Japón, más concretamente en la ciudad de Ikebukuro. Vale 10 euros y ha sido todo un éxito… aunque seguro que venden menos que los clásicos de chocolate o vainilla.

 En verano nos alejamos del Sol

La lógica nos llevaría a pensar que, cuanto más cerca esté la Tierra del Sol, más calor deberíamos tener. Sin embargo, no es así. De hecho, los primeros días de julio es el momento del año en el que más distancia hay entre nuestro planeta y el astro solar, a diferencia del mes de enero, que es cuando más cerca están. La explicación a la subida de las temperaturas tiene que ver entonces con la inclinación de los rayos solares, ya que inciden sobre la Tierra más perpendicularmente.

El nombre de los meses se lo debemos a los romanos

Julio se llama así en honor a Julio César, ya que el emperador nació en ese mes, mientras que agosto responde al nombre de Octavio Augusto… a pesar de que nació un 23 de septiembre. Sin embargo, el mes de junio no está relacionado con los césares, pero sí con los romanos: la mayoría de los historiadores atribuyen el nombre de este mes a la mitología romana ya que «Iunius» en latín significaba «mes de Juno» y Juno era la hermana y esposa del dios romano Júpiter.

Con los grillos no necesitas termómetros

Si vives en el campo y no escuchas a los grillos, es casi seguro que la temperatura es inferior a 15 grados. A partir de esa cifra es cuando estos insectos cantan y, además, modifican su intensidad dependiendo del termómetro. Se sabe que su canto varía entre los 80 chirridos por minuto a 15 grados y los 120 chirridos a 21 grados. Por eso, cuando quieras saber qué temperatura hace y no tengas un termómetro al lado, haz esta operación matemática: cuenta sus chirridos durante 25 segundos, divide esa cifra entre tres y súmale cuatro. Así sabrás la temperatura exacta en cada momento.

 Los mosquitos apenas tienen dientes

Hablando de insectos: aunque en algún lugar puedas leer que los mosquitos tienen muchos dientes, lo cierto es que los insectos carecen prácticamente de ellos. Son los insectos más molestos del verano y sí, pican más de lo que nos gustaría, pero solo lo hacen las hembras y, además, utilizan unas pocas piezas en sus laterales para succionar la sangre. El objetivo, al revés de lo que la mayoría pensamos, no es para alimentarse, sino para madurar sus huevos. Esa es la razón de que los mosquitos macho no piquen.

Mosquitos en verano

Las playas españolas triunfan en el cine

En los años 60, hace más de medio siglo, Hollywood desembarcó en España para rodar decenas de spaghetti-western. Lo hicieron en Almería y, sobre todo, en los arenales del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar. Pero otras playas de nuestro país también han sido escenario de películas muy famosas, como ‘Muere otro día’, con la inolvidable salida del agua de Halle Berry. Eso sí, no fue la única película de James Bond en la que aparece un arenal español. Mucho antes se rodó ‘Nunca digas nunca jamás’ en la playa de El Palmer, también en Almería. Y el verano siempre ayudó en estos rodajes.

¿Son buenas las siestas en verano?

Se estima que 1 de cada 3 españoles duerme la siesta a diario, una cifra que se multiplica en las vacaciones, cuando se experimenta ese placer de cerrar los ojos después de una mañana de playa y una buena comida sin tener prisa por volver a abrirlos. ¿Cuánta siesta deberíamos dormir? Pues según los expertos en sueño, entre 10 y 45 minutos. Sin embargo, la media es de aproximadamente 20 minutos en invierno… y de casi una hora en verano.

 ¿Por qué las playas tienen distinto color?

El color de los granos de arena está directamente relacionado con la composición mineral de las rocas de las que procede la arena. De esa manera, hay varias posibilidades:

  • Color dorado: si en la arena predomina el mármol.
  • Color blanco: si en la arena predomina el cuarzo.
  • Color rojizo: si en la arena predomina el hierro.
  • Color gris: en la arena predominan minerales ricos en sílice.
  • Color negro: si en la arena predominan las rocas volcánicas o procedentes de pizarra.

¿Conocías estas curiosidades sobre el verano? ¿Añadirías alguna más?

¿A qué esperas? Elige tu experiencia Caldaria
AQUA VITAL 4 NOCHES

AQUA VITAL 4 NOCHES

UNAS SALUDABLES MINI-VACACIONES DE VERANO CON TRATAMIENTOS DE BALNEARIO Y PENSIÓN COMPLETA

Ver más
ESCAPADA DE VERANO

ESCAPADA DE VERANO

PARA ESOS DÍAS DE RELAX SALUDABLE QUE NUNCA QUIERES PERDERTE

Ver más
RAIA TERMAL

RAIA TERMAL

Un destino en dos países con gastronomía, viajes en catamarán y senderismo transfronterizo con guía

Ver más