Tres visitas imprescindibles en las 7 ciudades más importantes de Galicia

Tres visitas imprescindibles en las 7 ciudades más importantes de Galicia

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

A Coruña, Lugo, Ourense, Pontevedra, Vigo, Santiago y Ferrol son las siete grandes ciudades gallegas. Cada una tiene sus propias cualidades y características y visitarlas todas es un placer que se debe llevar a cabo alguna vez a lo largo de nuestra vida. Si Ourense es conocida como la ciudad del agua, Pontevedra es la romántica; A Coruña, la de la luz o Vigo, la ciudad más grande de toda Galicia. Aquí te vamos a dar los mejores consejos para no perderte las tres citas imprescindibles en cada una de las 7 ciudades más importantes de Galicia.

A Coruña: de María Pita a la Torre de Hércules

Toda visita que se precie a la ciudad de A Coruña debe comenzar por el casco antiguo y, más precisamente, por la Plaza de María Pita, donde se ubica el Ayuntamiento. Alrededor destacan las calles peatonales llenas de comercios, el mercado de la Plaza de Lugo y, caminando, llegarás hasta el puerto.

En esa zona se encuentra el segundo gran reclamo de la ciudad: las galerías acristaladas de los edificios de La Marina, una de las fotos más conocidas de A Coruña. En esa misma área está también el Casino, un edificio de cúpula azul que llama la atención y que no se puede dejar de visitar, mientras se pasea junto a los barcos amarrados.

Y, por supuesto, toda la zona recreativa de la Torre de Hércules. Es el faro romano más antiguo y, además, el único de aquella época que aún sigue funcionando en todo el mundo. Pero, junto al faro está el Acuario Finisterrae, un amplio mirador, la Rosa dos Ventos y un encantador parque que ha dado origen a multitud de leyendas.

Torre de Hércules

Lugo: más que la muralla romana

El casco histórico de la capital lucense y su milenaria muralla romana del siglo III deben ser el comienzo de toda visita a la ciudad de Lugo. En la Plaza do Campo existe un Centro de Interpretación que está dirigido a explicar el visitante la historia de la muralla que es, al fin y al cabo, la de la propia ciudad.

Una vez que se ha visitado la muralla se llega a la Plaza Mayor por una vía romana y ahí podrás disfrutar de las animadas terrazas y del quiosco de la música que le dan mucha vida a la antigua Lucus Augusti. Y al lado de la plaza se localiza la Casa dos Mosaicos, un museo gratuito levantado sobre una antigua ‘domus’ del siglo III que permite imaginar cómo fue la vida en aquel tiempo.

La última visita imprescindible en Lugo es la de que hay que hacer a la Catedral: la capilla de la Virgen de los ojos grandes, la capilla de San Froilán o el coro son pequeños recovecos que dejarán al visitante con la boca abierta. Ah, y la recomendación es hacer la visita en la primera quincena de octubre para que coincida con las famosas Fiestas de San Froilán.

Foto de De Rosa Cabecinhas & Alcino Cunha (Rosino)

Ourense: entre puentes

La provincia de interior de Galicia tiene en su capital, Ourense, la ciudad termal más importante. Por eso la visita debe comenzar por As Burgas, las fuentes termales que dan nombre a la ciudad desde hace 200 años y que se encuentran muy cerca de la Plaza Mayor. Dejamos para más adelante la visita a la zona termal que hay junto al río Miño.

La segunda visita debe ser la de la Praza Maior, una de las pocas plazas mayores inclinadas de toda Europa. Es amplia, luminosa, tiene soportales para resguardarse en los días de lluvia y es el lugar en el que se erige el Ayuntamiento de Ourense. Y muy cerca de esa Plaza Mayor está la Catedral de San Martiño, que también se merece un paseo para disfrutarla sin prisas.

Pero la tercera visita imprescindible hay que guardarla para contemplar los dos puentes más famosos de la ciudad: el Puente Romano, con sus 370 metros de longitud y 38 de altura que conserva siete de los once arcos que llegó a tener en su origen; y el Puente del Milenio, inaugurado en 2001 frente al de la época romana y que introdujo a la ciudad en el siglo XXI.

Puente del milenio. Foto: @Ourense_Turismo

Pontevedra: el epicentro de la Plaza de la Ferrería

Es la capital de provincia más pequeña de Galicia, pero tiene un encanto especial. Su casco antiguo rehabilitado por completo permite pasear disfrutando románticamente de la ciudad. Caminar por sus laberínticas calles hasta desembocar en la Plaza de la Peregrina, donde se ubica una de las grandes sorpresas que ofrece Pontevedra, la Capilla de la Virgen Peregrina, es un auténtico placer.

El segundo destino es la Basílica de Santa María la Mayor. Dado que en Pontevedra no hay Catedral, se trata de la iglesia más importante de la ciudad. Los marineros sufragaron su construcción en el siglo XVI y su fachada plateresca sigue levantando admiración casi quinientos años después.

Y si hay un epicentro en esta ciudad ése es la Plaza de la Ferrería: junto a una fuente del siglo XVI se localizan los Jardines de Casto San Pedro y la Plaza da Estrela. Y además de ser el centro de reunión por excelencia de lugareños y visitantes, es el lugar donde se levanta el antiguo convento de San Francisco, con una iglesia gótica de más de 100 metros de longitud.

Pontevedra

Vigo: la ciudad más grande de Galicia

Es la ciudad más grande de Galicia, pero no por ello pierde encanto. Lo mejor es pasear por la calle Príncipe, la más comercial, perderse por las callejuelas del centro y desembocar en la Porta do Sol, el kilómetro 0 de la capital y donde se encuentra un monumento curioso: el sireno, una escultura de 1991 que representa a un híbrido de hombre y pez. También encontrarás allí al famoso Dinoseto, un arbusto en forma de dinosaurio con mucho éxito.

Para conocer la historia de la ciudad lo mejor es subir hasta el Monte do Castro. Aunque hay que avisar que las cuestas son muy empinadas y sólo aptas para personas entrenadas, lo cierto es que merece la pena la ascensión: verás las mejores vistas sobre la ría, pero también descubrirás el yacimiento arqueológico del siglo II, y, a la vuelta, las murallas que datan del siglo XVII.

Y para la tercera visita te dejamos elegir: si quieres seguir andando, pasea por zona de La Piedra, llena de mercadillos y restaurantes, hasta que llegues al puerto, una zona rehabilitada y llena de vida; pero si no te importa coger el barco (sí, el barco), haz una excursión a las Islas Cíes: playas paradisíacas de aguas cristalinas en un entorno muy cuidado y que sólo admite un cupo máximo de visitantes cada día.

Ría de Vigo

Santiago: praza do Obradorio

Es la capital de Galicia, sede de sus instituciones más importantes y corazón de toda la región. Toda visita a Santiago comienza por la Plaza del Obradoiro y por la imponente Catedral dedicada a Santiago. Es el punto final del Camino de Santiago, donde miles de peregrinos abrazan a diario al Apóstol. Una de las opciones es ascender a las cubiertas de la Catedral para disfrutar de las vistas sobre la ciudad.

El centro de Santiago es una visita en sí misma: la Praza de Cervantes, el Parque de Bonaval, el Mercado de Abastos o la Plaza de Quintana forman una ruta más que interesante que merece terminar en la Alameda, un parque muy acogedor que ofrece unas vistas extraordinarias sobre la Catedral y el casco antiguo.

Y a las afueras de Santiago se ha levantado la Ciudad de la Cultura. Más allá de la polémica que generó la construcción, la singular arquitectura de Peter Eisenman sorprende por igual a expertos y neófitos en la materia. Además, podemos ver las actividades que se organizan a diario y aprovechar para visitar cualquiera de las exposiciones temporales proyectadas.

Santiago de Compostela

Ferrol: punto de partida, el barrio de la Magdalena

Es la ciudad más desconocida de las siete grandes de Galicia y, probablemente, la que más sorprenda. Ya conocemos las casas con galerías acristaladas de A Coruña, pero pocos saben que las primeras viviendas de este tipo que se hicieron en Galicia se encuentran en Ferrol, más concretamente en el barrio de La Magdalena. Datan del siglo XVIII y se te romperá el cuello de tanto pasear por las calles mirando hacia arriba.

Pero en este barrio hay muchos otros tesoros por descubrir: la Plaza de Armas, donde se localiza el Ayuntamiento, la Plaza de Amboage, el Parador, con un obelisco de Churruca, los Jardines de Herrera y, por supuesto, la Concatedral de San Xiao y el Mercado de La Magdalena. Una preciosa ruta para conocer Ferrol a fondo que termina en el Teatro Jofre, en los límites del barrio.

Para terminar de conocer Ferrol tendremos que salir del centro para dirigirnos al arsenal militar, que data del siglo XVIII. Está dividido en dos, el arsenal industrial y el militar, y cada uno de ellos tiene su monumental puerta de entrada. Sólo se pueden visitar con reserva previa y guía, pero merece la pena para ver el Dique de la Campana, el edificio de Herrerías o los cien cañones que defendían la ciudad hace 200 años, entre otros tesoros.

Ferrol

Las ciudades más importantes de Galicia ofrecen al visitante numerosas rutas para conocer su patrimonio y arquitectura. ¡Y lo mejor de la gastronomía gallega! No te vamos a pedir que te decantes por una en concreto, te animamos a que las visites todas. Cada una de las ciudades de Galicia tiene ese algo especial que hace que, quien las visita, vuelve. Y para descansar, no olvides el relax que podemos ofrecerte en nuestros balnearios Caldaria.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria