Qué ver en Ourense: 6 rincones desconocidos de la ciudad

Qué ver en Ourense: 6 rincones desconocidos de la ciudad

| Caldaria Hoteles y Balnearios

Reza un dicho popular que “tres cosas hay en Ourense, que no las hay en España, el Santo Cristo, el Puente Romano, y las Burgas hirviendo agua”. Sin embargo, la capital de la provincia de Ourense tiene muchas más cosas que ver.

En anteriores ocasiones te acercamos a su monumento más conocido, As Burgas; te dimos a conocer los siete lugares imprescindibles que visitar de la ciudad, te presentamos cinco museos destacados de Ourense, e incluso te hicimos la boca agua con una ruta gastronómica por Ourense. Esta vez queremos descubrirte 6 rincones desconocidos de la ciudad.

Alameda

De origen medieval, la Alameda de Ourense conserva todavía el encanto de finales del siglo XIX y principios del XX, con magníficas muestras de la arquitectura de la época en su entorno, como la Casa Román y Saco, la Casa Junquera o el Hotel Barcelona, del arquitecto Daniel Vázquez Gulías, el edificio de la Plaza de Abastos de Manuel Conde Fidalgo (hoy en rehabilitación), o el Palacio Episcopal, diseñado por Antonio Queralt.

La calle del Progreso (antigua carretera Vigo-Villacastín) divide en dos la Alameda: la parte superior recibe el nombre de Jardines del Obispo Cesáreo y cuenta con una fuente traída desde el Monasterio de Oseira; en la parte inferior, se localiza un paseo arbolado, completado por palco de la música (también de Vázquez Gulías), fuente y pérgola, que hacen de este el lugar de muchas celebraciones festivas en la ciudad.

Alameda de Ourense

Plaza de la Magdalena

Situada muy próxima a la plaza Mayor de Ourense y su Catedral, la plaza de la Magdalena pasa muchas veces desapercibida y es, sin embargo, una de las más bonitas de la ciudad. Su nombre deriva de una antigua capilla ya desaparecida, propiedad del Conde Amarante. Antes que plaza fue cementerio, como recuerdan las lápidas medievales situadas en el lateral de la iglesia de Santa María Nai. Quizás por eso la plaza ofrece un ambiente sereno y tranquilo. En su centro un crucero barroco realizado en granito, con las imágenes de Cristo y la Virgen Dolorosa, trasladado aquí desde su ubicación original cerca del puente Romano.

Una de las características de esta plaza de la Magdalena, que también fue mercado de frutas y verduras en el pasado, es su pavimento, hecho de cantos rodados, muy abundantes en el sustrato de la ciudad por la proximidad de los ríos y por ello muy comunes en los enlosados tradicionales.

Liceo de Ourense

El Pazo de la familia Oca-Valladares es uno de los palacios gótico-renacentistas más importantes de Galicia. Desde 1870 alberga una de las sociedades culturales más antiguas de la ciudad: el Liceo Recreo de Artesanos de Ourense, que fue  lugar de encuentro de intelectuales e ilustrados como Curros Enríquez o el periodista y poeta Lamas Carvajal, que da el nombre actual a la calle en la que se emplaza el pazo.

El edificio del Liceo de Ourense, declarado Bien de Interés Cultural en 2002, presenta un austero exterior, pero sus interiores se caracterizan por su elegancia. El pazo se articula alrededor de un patio cuadrangular que nos traslada a las tertulias de otras épocas, con una fuente central construida en mármol de Carrara. Ocho fustes octogonales sostienen la galería abierta a la que se asciende por una escalinata situada a mano izquierda.

Montealegre

El parque forestal de Montealegre es uno de los pulmones verdes de la ciudad, con 15 hectáreas de terreno. Tradicionalmente era el lugar elegido por los ourensanos para celebrar sus magostos el 11 de noviembre, y desde hace unos años se ha convertido en jardín botánico, con más de 240 especies florales y unas 132 de fauna y estando considerado como el bosque mediterráneo situado más al noroeste de toda Europa.

Puedes acercarte a Montealegre en coche, a través de una estrecha y empinada carretera o incluso -si las fuerzas acompañan- caminando los pocos más de 2 km de distancia que lo separan de la plaza Mayor de Ourense. El esfuerzo merece la pena pues las panorámicas de la ciudad son increíbles.

Castro de Santomé

El castro de Santomé es un conjunto arqueológico-natural situado a 3 km del casco urbano cuya visita nos permite remontarnos dos mil años en la historia, y encontrarnos con restos de las culturas castrexa y galaico-romana en un mismo espacio.

La visita goza del atractivo añadido del entorno en que se ubica, un bosque de robles y alcornoques sobre el río Lonia, desde el que volveremos a tener impresionantes vistas de la capital ourensana.

Castro de Santomé

Foto: musarqourense

Seixalbo

Seixalbo es una de las parroquias rurales más conocidas de Ourense. Un núcleo de origen medieval situado en pleno Camino de Santiago (Vía de la Plata) que destaca por haber sidos sus vecinos los primeros en Galicia en rebelarse contra el Obispado y negarse a pagar los “foros” o tributos que les exigía, logrando la exención de los foros un siglo antes que en otras zonas.

Declarado de interés etnográfico, en el núcleo de Seixalbo se conservan magníficas muestras de la arquitectura tradicional, como casas de piedra con arcadas y galerías, estrechas callejuelas y monumentos de interés como la Iglesia de San Breixo, de origen románica, o la capilla de Santa Águeda, con hermosas vistas sobre la ciudad.

¿Conocías ya alguno de estos rincones de Ourense? Si no es así, apúntalos para una próxima visita a la ciudad de As Burgas.

¿A qué esperas? Elige tu experiencia Caldaria
PUENTES DE OTOÑO

PUENTES DE OTOÑO

Oferta

UNA ESTANCIA DE 3 NOCHES CON VALOR AÑADIDO

Ver más