Turismo termal: oportunidades

Turismo termal: oportunidades

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

El termalismo es una oportunidad para el turismo. Pasado y presente de una comunidad como la gallega que encara el futuro del sector afrontando retos que pasan por la innovación. Un hecho que ya conocen y explotan en lugares como Islandia, Japón o Bath donde su tradición termal es extensa y su proyección para nuevos usos termales también. En HDOSO repasamos las oportunidades y retos del turismo termal.

Galicia, potencia termal

Galicia, con innumerables surgencias termales por toda su geografía, es un referente estatal en termalismo. Galicia es la segunda mayor región termal de toda Europa y Ourense solo es superada por Budapest en reserva de aguas. La comunidad gallega cuenta con 300 captaciones de aguas, lo que significa una afloración minero-medicinal por cada 10.000 habitantes. Las áreas de mayor concentración se localizan en el triángulo formado por las localidades de Ourense, O Carballiño y O Ribeiro (Ribadavia), junto con el sureste de la provincia de Pontevedra y el sur de la Ría de Arousa.

El foco está en el turismo de salud. Galicia es la comunidad española líder en oferta termal, con más de 3.000 plazas hoteleras y 23 balnearios que representan en torno al 20% de los establecimientos nacionales. Los balnearios gallegos reciben alrededor de 150.000 usuarios cada año, procedentes en su mayoría de Asturias, Castilla-León, Madrid y Cataluña, además de Galicia. Su oferta termal constituye, después del Camino de Santiago, el producto turístico con mayor potencial internacional.

Turismo termal

Iniciativas como el programa de termalismo del Imserso que dispondrá de 208.000 plazas para la temporada 2019 solo vienen a reforzar la idea del termalismo como oportunidad. En esta edición, participan 108 establecimientos termales de los 117 balnearios abiertos al público en España, lo que supone la participación del 92% de los declarados de utilidad pública. Se reparten entre Galicia (19), Cataluña (15), Extremadura (11), Andalucía (11), Aragón (10), Castilla-La Mancha (9), Comunidad Valenciana (7), Castilla y León (7), Cantabria (6), La Rioja (4) y País Vasco, Navarra y Murcia con tres en cada caso.

Al tiempo que la oferta y la demanda de turismo de salud ligada a los recursos termales se mantiene, en Galicia se trabaja en la Ley de termalismo de Galicia que ahondará en la regulación del sector, la certificación de balnearios y la implementación de estándares de calidad.

Ourense, provincia termal

¿Y el turismo termal en Ourense? Superando los 4 millones de litros de agua mineromedicinal al día, Ourense es la segunda ciudad de Europa en caudal termal, sólo superada por Budapest. Sus fuentes naturales manan a temperaturas de hasta 70 grados y sus restos romanos prueban su uso minero-medicinal desde hace 2000 años. Las aguas termales bicarbonatadas, sódicas, fluoradas, litínicas y sulfuradas de mineralización media están especialmente indicadas para tratamientos reumáticos, afecciones respiratorias, enfermedades de la piel, alergias y como cura anti-estrés.

La provincia de Ourense cuenta con abundante número de aguas minero medicinales, que fueron el origen histórico de muchos núcleos de población. Así aparece destacado en el Inventario de recursos hídricos de Ourense, provincia termal que contabiliza hasta 57 surgencias, ya sean balnearios, fuentes, pozas o manantiales en toda la provincia. Un recurso natural que se convierte en herramienta de crecimiento económico y desarrollo turístico.

Relax en Caldaria

En “Ourense, a provincia termal, una iniciativa de la Diputación de Ourense, lo tienen claro: Ourense tiene como fortalezas el turismo termal, cultural, deportivo y de natureza, elementos fundamentales para el posicionamiento internacional de la provincia. “Ourense atrae porque ofrece experiencias singulares cun ecosistema natural, patrimonial e etnográfico que poucos territorios posúen, e iso supón unha vantaxe competitiva que se incrementará exponencialmente coa chegada da alta velocidade", así lo destacó el presidente de la Diputación, Manuel Baltar, en un relatorio sobre Ourense, provincia termal.

Turismo deportivo: una oportunidad para el sector

Termalismo, naturaleza, patrimonio, gastronomía y turismo deportivo. Otro de los sectores en alza, ligados con el termalismo como fuente de rehabilitación, es el turismo deportivo que ha generado 12.000 millones de euros al año en España (datos del año 2017) y que supone el 10% del flujo turístico en España. Los expertos coinciden en la importancia de innovar, del empleo de las nuevas tecnologías, de la transformación de las infraestructuras deportivas en atractivos turísticos, del impacto económico que supone el deporte en los territorios, la necesidad de  desestacionalizar los deportes y la transmisión de valores de las entidades a través del patrocinio de eventos deportivos y los "intangibles" que van asociados a los mismos. En Ourense, programas como Xurés Termal Bike entroncan con esta apuesta por el turismo de deporte y salud y que se presenta como una oportunidad de desarrollo ligada también al turismo termal.

Europa, el reto termal

De entre los balnearios del mundo y las iniciativas termales que se desarrollan a nivel internacional, una de las más destacadas es Bath, el territorio termal más importante del Reino Unido. El modelo termal de Bath triplicó en los últimos 15 años su número de visitantes convirtiéndose en la localidad que más plazas hoteleras ha creado en ese periodo después de Londres.

El objetivo el termalismo europeo en el ámbito internacional del turismo de naturaleza y salud es llevar a cabo estrategias que integren los tres principales ámbitos de la promoción termal: salud, turismo y cultura, en el marco del denominado "turismo naranja", que tiene su máxima en la innovación basada en el desarrollo sostenible de los territorios. La Asociación de Ciudades Históricas Termales de Europa, entidad a la que pertenece la Diputación de Ourense, así lo asegura. Es la red termal más importante de Europa, integrada por 40 miembros de 13 países, con ciudades como Baden Baden, Bath, Budapest, Vichy y la propia capital de Ourense, y forma parte del Itinerario Cultural Europeo de las Ciudades Históricas Termales que une la tradición e historia del termalismo.

El termalismo es historia pero también es presente. El reto pasa por infraestructuras adaptadas a nuevos servicios e innovación para formalizar propuestas de vanguardia para atraer a un turismo singular y exigente. Salud, deporte, descanso, naturaleza, cosmética… Las vías de actuación son múltiples para buscar un público amplio que reconozca en el termalismo todo su potencial. ¿Aceptamos el reto?

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria