Tecnología calmante

Tecnología calmante

| Caldaria Hoteles y Balnearios

La tecnología nos estresa, nos bombardea y nos impide desconectar, pero también investiga cómo conseguir relajarnos y calmarnos de la manera más eficaz. Te vamos a descubrir las últimas propuestas en tecnología calmante: parecen ciencia ficción, pero en breve podrías disfrutarlas en tu hogar.

El bombardeo de notificaciones, la bandeja del mail hasta arriba, los grupos de WhastApp… la tecnología nos ha facilitado mucho la vida, pero también hemos pagado una gran factura: sufrimos lo que se denomina el tecnoestrés y la nomofobia, el miedo a quedarse desconectados.

Ahora, las consultas de los psicólogos se han llenado gente que sufre “vamping”, así se llama la hiperconexión digital que causa insomnio, o de “smombies”, personas que realizan actividades sin prestar atención por estar pendientes del móvil; incluso llegan al denominado “ningufoneo o phubbing”, es decir, despreciar a las personas por dar prioridad al teléfono.

Aquí tienes seis inventos que pronto te harán olvidarte del móvil y de la tecnología o, lo que es más importante, aprender a manejarlos de otra manera.

 ¿Y si los avisos del móvil fueran una brisa suave?

Te presentamos el primer invento de la denominada “tecnología calmante” y viene de la mano, cómo no, de Google. Están trabajando en un proyecto denominado “Little Signals” para hacer las notificaciones casi invisibles, nada invasivas en la vida del usuario. Por ejemplo, han desarrollado Air, un emisor de aire que solo mueve las hojas de una planta cuando te llega un mensaje. También ultiman Shadow, que solo proyecta una sombra que cambia de dimensiones e intensidad según los avisos recibidos.

Según Google, todos estos dispositivos nos mantendrán conectados, pero pasarán a un segundo plano cuando no los necesitemos.

Brisa suave

 Adiós pantallas, hola madera

Llegamos a otro dispositivo que intenta que no seamos esclavos del móvil: Miu, la denominada “tabla de madera inteligente”. En el fondo, es un asistente virtual, pero que no precisa móvil para usarlo. Tiene una pantalla táctil y no tendremos más remedio que ir hacia ella para consultar las notificaciones.

Además, sus diseñadores han huido de aparatos con retroiluminación y solo vemos una simple tabla de madera, pero con la que controlaremos todo: podemos enviar mensajes de voz, consultar la agenda, manejar la calefacción o la luz de la casa o comunicarnos con Alexa o el asistente de Google.

 El robot que se deja acariciar

Olvídate de esos robots de metal que poco a poco se adueñarán del mundo. Nuestro siguiente protagonista, el Quoobo, es completamente opuesto a un frío autómata. Es una mascota pensada para aquellos que no tienen tiempo de cuidar un animal o tienen alergias o que simplemente solo necesitan acariciar un suave gato al llegar a casa.

Es una bola peluda con aspecto de cojín del que sobresale una cola, que se mueve imitando a la de un perro o un gato. Mediante sensores, responde a estímulos sonoros y, cómo no, a las caricias. Según apuntan, este dispositivo es capaz de emular los efectos terapéuticos de una mascota.

Si quieres usar el móvil, tendrás que correr

La tecnología ha provocado un incremento considerable del sedentarismo. Por eso, han creado una batería que solo se carga si te pones a correr. Es Dynamove, un móvil que utiliza la energía piezoeléctrica.

Su batería portátil solo se cargará con la presión que ejercen tus pies al andar. Despídete de los cargadores y de los enchufes, pero invierte en unas buenas zapatillas, ya que, para estar conectado, deberás realizar muchos kilómetros.

 Lavar el cuerpo y centrifugar la mente

Podríamos definir el proyecto Usoyaro como una lavadora humana, pero no solo te limpia el cuerpo. En este todavía prototipo, los usuarios se sumergen, mientras que un programa guiado por inteligencia artificial va eligiendo vídeos relajantes especialmente adecuados para ellos.

Sus creadores aseguran que quieren “lavar la mente y el cuerpo”, creando la experiencia más cómoda posible para el ocupante. Al entrar, te tienes que sentar en una silla y mediante agua y microburbujas se irá lavando toda suciedad de los poros de tu piel. Además, estás conectado a un electrocardiógrafo, que mide todo el rato tu frecuencia cardíaca. Así, pueden ir actuando con distintos vídeos, músicas y masajes para que la relajación sea completa.

Lavadora de cuerpo y mente

 Un tecnojardín japonés

En los jardines japoneses, también denominados Zen o Karesansui, la arena es la protagonista. No hay vegetación y las ondas simulan el movimiento del mar. Aseguran que fueron creados precisamente para relajar la mente y evitar estímulos. Ahora, han desarrollado una especie de centro de mesa que, mediante Bluetooth, va recreando diversos diseños de jardín Zen.

Es el Drift: lo activas y una bola empieza a moverse sobre la arena, creando un dibujo geométrico. Puedes elegir el diseño e incluso el color de la iluminación LED. Solo tienes que sentarte, observar y relajarte.

Las empresas tecnológicas se han dado cuenta que una nueva área de negocio tiene que ir más allá de la conexión: se impone la re-conexión. Tenemos que volver a conectar con lo que nos rodea y con nosotros mismos. La tecnología nos estresa, pero también trabaja para relajarnos.

¿A qué esperas? Elige tu experiencia Caldaria
PUENTES DE OTOÑO

PUENTES DE OTOÑO

EL PLACER DE VOLVER A DISFRUTAR DE UNOS DÍAS DE VACACIONES Y BIENESTAR

Ver más