Meditación y dolor crónico

Meditación y dolor crónico

| Caldaria Hoteles y Balnearios

Millones de personas viven en el mundo aquejadas de distintos tipos de dolor crónico, dolencias que se mantienen durante meses o incluso años y que no terminan de remitir a pesar de todos los intentos. En muchas ocasiones se trata de eliminar por medio de analgésicos, en ocasiones compuestos por opiáceos que provocan una dependencia muy peligrosa. Pero, ¿sabías que la meditación puede ayudarnos a luchar contra este problema y ayudarnos a vivir mejor?

Qué es la meditación y cómo puede ayudarnos a vivir mejor

Antonio Herrero, fundador de Ricos y Libres nos ayuda a entender qué es la meditación: "Meditar no es lo que piensa (casi) todo el mundo. Meditar no es intentar dejar la mente en blanco. Meditar no es una vía de escape. Meditar no es algo de gente rara o sólo de personas con túnicas desprendiendo un fuerte olor a incienso. La meditación es la herramienta más poderosa entregada al ser humano para encontrar su bienestar, su felicidad y su propia comprensión de sí mismo y del universo. ¿Y, además, sabe qué? Que también ayuda, de una manera casi inmediata, a liberar el estrés del cuerpo y por lo tanto a evitar un montón de enfermedades asociadas con él".

Herrero, que acaba de publicar su primer libro llamado 'Un manual hacia la grandeza', recuerda que hay varios estudios, entre ellos uno de la Universidad de Harvard, que señala que "entre el 60 y 90 % de las consultas generales al médico en occidente tienen que ver directamente con el estrés". Lo que no está tan extendido son los resultados de las investigaciones que han determinado cómo la meditación puede reducir o eliminar dicho problema. Por eso, Antonio Herrero tiene claro que "si el estrés es nuestro dolor, la meditación es nuestra cura".

Y tiene una sencilla manera de entender qué es la meditación: "Imagínese un teléfono móvil tras varios días de uso, saltando de una a otra aplicación. Descargando fotos, vídeos, conectándose a diferentes wifis, enviando este y aquel archivo. Ahora imagínese que entra en los ajustes y borra todo el caché. Cierra todas las aplicaciones. Reinicia el aparato. ¿Qué ocurre? Que, cuando lo vuelve a encender, pareciera como más liviano, más rápido, más potente... mejor. Bien, pues exactamente eso es lo que nos ocurre cuando meditamos correctamente: que nos reiniciamos, que empezamos de nuevo, que borramos aquello que no usamos y estaba consumiendo valiosísimos recursos".

Cómo luchar contra el dolor crónico

Lo primero que hay que tener en cuenta es que los médicos nos van a guiar siempre por el camino correcto para recuperarnos lo antes posible de nuestras dolencias, ya sea por medio del reposo, los analgésicos, los ejercicios de recuperación, etc. Pero es cierto que hay otras posibles alternativas para tratar de vencer al dolor crónico y el mindfulness es uno de ellos.

Este tipo de meditación consiste en la atención plena o consciencia plena tanto de las personas como de todo lo que nos rodea. Siendo plenamente conscientes de lo que está sucediendo en el presente, debemos aprender a aceptar cualquier situación. Y para practicar mindfulness es fundamental aprender a respirar y a concentrarse, pero también hacer ejercicio físico de forma regular y llevar una dieta saludable.

Ahora, una nueva investigación publicada en la revista científica JAMA Internal Medicine  ha revelado que una técnica de mindfulness denominada 'mejora de la recuperación orientada a la atención plena' (MORE, por sus siglas en inglés), ayuda  a reducir el uso de opioides, pero sigue siendo efectivo para eliminar los síntomas de dolor crónico.

Este estudio, en el que participaron 250 personas, es el primero que demuestra cómo se puede reducir tanto el dolor crónico como el abuso de opiáceos por medio de una intervención psicológica como puede ser la meditación. Según Eric Garland, investigador de la Universidad de Utah y autor principal del estudio, "MORE demostró uno de los efectos de tratamiento más poderosos que he visto".

Los beneficios de las aguas termales

Ya tenemos claro que tantos los tratamientos recetados por los médicos como la meditación pueden ayudarnos a luchar contra el dolor crónico. Pero no son las únicas formas de reducir los síntomas del dolor y también las aguas termales pueden ser otra forma de cuidar el organismo, beneficiándose de todas sus propiedades.

Diversos estudios han confirmado que las aguas mineromedicinales tienen un enorme valor terapéutico con el tratamiento del dolor, ayudando a personas que sufren artritis, osteoporosis o, incluso, fibromialgia.

Pero el termalismo también está indicado en el tratamiento de afecciones respiratorias crónicas como puede ser el asma, la bronquitis o diferentes problemas alérgicos.

Sin olvidarnos de los beneficios que las aguas mineromedicinales pueden tener para las personas que sufren de estrés y a las que el efecto sedante y relajante del termalismo puede aliviar a la hora de enfrentarse a situaciones de depresión y/o ansiedad.

El dolor crónico es un problema que afecta a millones de personas de muy distintas maneras, por lo que la forma de tratar esos problemas puede ser muy diferente. Tener en cuenta las posibilidades de la meditación y de los tratamientos termales puede ayudar a conseguir el efecto deseado en los enfermos y reducir sus afecciones, sean del tipo que sean.

¿A qué esperas? Elige tu experiencia Caldaria
RAIA TERMAL

RAIA TERMAL

Un destino en dos países con gastronomía, viajes en catamarán y senderismo transfronterizo con guía

Ver más