Mindfulness para luchar contra el estrés de la pandemia

Mindfulness para luchar contra el estrés de la pandemia

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

Nuestros hábitos diarios han cambiado drásticamente desde que el coronavirus se ha instalado en nuestras vidas. Confinamientos obligatorios, cuarentenas selectivas, pérdida de seres queridos, panorama laboral incierto, nuestra salud mental también se ha visto dañada generando miedo, ansiedad, incertidumbre, tristeza. Un informe de la Universidad del País Vasco UPV-EHU resalta, que un 45,7% de las personas encuestadas, ha experimentado un aumento en su malestar psicológico general y que la práctica de estrategias como el mindfulness pueden resultar útiles contra el estrés provocado por la pandemia.

Mindfulness contra el estrés

El estrés es una respuesta normal ante una emergencia, pero si esta situación se alarga en el tiempo, se cronifica, puede convertirse en causa de enfermedad. El mindfulness (atención plena o consciencia plena) es una herramienta que nos enseña a gestionar nuestras emociones. Prestando más atención a las personas y a todo lo que nos rodea, mediante la plena consciencia de lo que está sucediendo en el presente, sin juzgarnos, aprendemos a aceptar la situación.

Mindfulness

A la espera de un remedio eficaz como la vacuna en la que trabajan varios países, fortalecer nuestra mente y nuestro cuerpo para hacer frente a estados adversos es importante. Se está demostrando que la práctica de la slow life (vida lenta) o el mindfulness nos ayuda en situaciones de estrés producidas por la pandemia del COVID19. Incluso el Servicio Andaluz de Salud (SAS) puso en marcha un proyecto de mindfulness colaborativo para paliar los efectos negativos de la pandemia en los sanitarios (uno de los colectivos más afectados) ¿Por qué no probarlo también nosotros para tratar de minimizar el estrés que nos ha producido y mejorar nuestra gestión emocional.

Salud mental

Cómo practicar mindfulness

La práctica del mindfulness se puede hacer de manera informal o de forma guiada con un profesional. Lo ideal es empezar a realizar técnicas guiadas, así aprenderemos cómo se trabaja la atención plena. En una segunda fase seremos capaces de hacerlo de manera individual con ejercicios de mindfulness, para ponerlos en práctica en actividades cotidianas como caminar o comer.

  • Respiración: de manera intencionada y consciente, mediante la respiración podemos controlar y tranquilizar nuestro sistema nervioso y tomar el control. Prácticas como el yoga nos ayuda a controlar la respiración y la mente, de esta manera, aliviamos el malestar tanto físico como mental.
  • Ejercicio físico: mediante movimientos controlados y estiramientos suaves sentimos nuestro cuerpo de manera consciente, liberando la carga de estrés de un momento determinado. El pilates puede ser una técnica eficaz en estos casos, sin forzar, y atendiendo a la respiración en cada movimiento, podemos relajar cuerpo y mente durante la práctica del ejercicio. Además, puede ser efectuado por personas de todas las edades ya que el nivel de cada ejercicio se adapta de manera personalizada.
  • Concentración: centrar la mente en el aquí y el ahora es la base del mindfulness, esto nos permite concentrarnos en cada momento. De esta forma la mente se relaja y al tomar consciencia de nuestras emociones, es más fácil gestionarlas para afrontar miedos, inquietudes, estrés.

Con técnicas como la meditación podemos aprender a desarrollar nuestra capacidad de concentración. Desde los años 60 y 70, médicos, psicólogos, psiquiatras, tratan la depresión, ansiedad o estrés con meditación, obteniendo muy buenos resultados. Hoy en día se trabaja la meditación para concentrarnos y acceder a cada rincón de nuestra mente consciente de forma que podamos solucionar los problemas de la vida diaria.

Intenta mantener la atención solo en lo que estás haciendo en cada momento, y si te das cuenta de que tu mente se va a otros lugares, vuelve a traerla.

  • Dieta: una alimentación saludable ayuda al cuidado de nuestro cuerpo y, en consecuencia, de nuestra mente. El tiempo que dedicamos a comer es un momento perfecto para practicar la atención plena en lo que estamos haciendo. Masticar despacio, disfrutar de los sabores de cada alimento, todo esto servirá para tener una digestión correcta y una respuesta positiva de nuestro organismo, que nos ayudará a estar sanos por fuera y por dentro.

Pasear por la naturaleza

El concepto del Mindful eating tiene cada vez más importancia, y es que además de tranquilizar nuestra mente produce efectos beneficiosos sobre nuestro sistema digestivo (nuestro segundo cerebro), demostrándose eficaz en el tratamiento de enfermedades mentales o del sistema inmunológico.

Los beneficios del mindfulness además de para luchar contra el estrés de la pandemia nos sirven para resolver también otras situaciones problemáticas de nuestra vida, en el ámbito laboral, en las relaciones sociales, en los estudios o cualquier situación que sentimos que nos supera. Una vez que conocemos cómo acceder a nuestra mente podemos realizar prácticas que nos permitan una mayor comunicación con nuestro yo, caminar por los bosques en otoño, masajes de relajación, conocer lugares nuevos, leer, ayudar a otras personas.

A veces, nos resulta complicado encontrar el momento para centrar nuestra mente, algunas estancias de salud como las que encuentras en balnearios Caldaria te permiten iniciar el camino hacia tu mente. Después, tan solo queda instaurar la rutina y conseguir la atención plena con la que gestionar tus emociones. Piensa que de una crisis siempre se aprende algo, el mindfulness puede ser la clave para luchar contra el estrés de la pandemia, desde la observación y concienciación podemos afrontar y superar los obstáculos.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria