Ajo: el alimento estrella de una dieta sana

Ajo: el alimento estrella de una dieta sana

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

¿Qué beneficios tiene el ajo para nuestra salud? ¿Sabías que ya era utilizado asiduamente en la época de griegos y romanos? ¿O que el mayor productor de ajos es China? Sigue leyendo y descubre por qué consumir ajo es beneficioso para nuestra salud.

Origen del ajo 

El ajo es una planta perenne perteneciente a la familia de  las Amaryllidaceae cuyo origen se sitúa en el occidente de Asia, de donde viajó hasta el Mediterráneo, zona en la que se cultiva desde hace más de 7.000 años.

Su origen etimológico deriva del término ‘allium’, de origen celta, cuyo significado es ‘quemar’, nombre que se le dio, seguramente, por el fuerte olor acre que desprende la planta, sobre todo cuando se recolecta. Cada planta de ajo contiene un bulto con entre 16 y 12 dientes. Cada uno de ellos tiene el poder de generar una nueva planta ya que, en su interior se dan las condiciones necesarias para que brote un nuevo tallo, normalmente a los tres meses de ser recolectado.

En la antigua Grecia se le conocía como ‘rosa picante’ y se le atribuían propiedades vigorizantes. Tanto que los propios atletas consumían ajo antes de salir a realizar las pruebas en los ‘Juegos Olímpicos’ con el fin de tener más energía. Además, se utilizaba para prevenir enfermedades como la cólera o el tifus. En la antigua Roma llegó a utilizarse, mezclado con grasas y arena para curar infecciones y en Egipto y los antiguos sumerios lo utilizaban para espantar los mosquitos.

Ajos

Propiedades mágicas del ajo 

Al ser una planta de origen tan antiguo, el ajo está presente no solo en recetas culinarias o en remedios para la salud, sino que también, desde antiguo, se le han atribuido propiedades mágicas. Se han utilizado durante generaciones en ‘recetas’ para atraer la protección y la abundancia y como protección contra los vampiros.

Ajo versus vampiros 

Partamos del hecho de que hablamos de vampiros y, probablemente estemos hablando de enfermos de porfiria. ¿Por qué? Porque los ‘síntomas’ del vampirismo se parecen mucho a los de esta enfermedad: fotosensibilidad, anemia aguda, extrema palidez o un crecimiento de las encías que hace que, a simple vista, los colmillos de un individuo puedan parecer más grandes. Las causas de la porfiria podían ser hereditarias o externas, como un nivel de hierro elevado en el organismo, el consumo excesivo de alcohol y tabaco o el consumo excesivo de medicamentos con estrógenos.  Los sanadores recomendaban el consumo de sangre para paliar los efectos de la anemia. Por todos estos motivos podemos relacionar a los vampiros con los enfermos de porfiria. ¿Y el ajo? ¿Cuándo entra en la ecuación? Pues resulta que consumir ajo agravaría profundamente la enfermedad.

Ajos y vampiros

Beneficios del ajo para nuestra salud 

Ya en la antigua Grecia Hipócrates, considerado el padre de la medicina moderna occidental, prescribía el ajo para multitud de enfermedades. Actualmente, la Fundación Española del Corazón (FEC), entre otros, recomienda incluirlo en nuestra dieta diaria por considerarlo un alimento que lucha contra una gran variedad de enfermedades.

Alto valor nutricional 

Tiene un alto valor nutritivo y apenas calorías, por lo que es perfecto para condimentar platos. Pero sus beneficios van más allá de eso.

Reduce la presión arterial elevada 

Tomar un diente de ajo al día nos protege contra los virus, reduce la presión arterial (recordemos que hay también varios tés que ayudan a regularla así como diversos tratamientos de balneario), protege las arterial y reduce el colesterol, etc.

Beneficioso para el corazón 

Es un gran aliado para mantener una buena salud cardiovascular ya que evita lesiones y mejora la calidad de vida de enfermos del corazón y ayuda a prevenir infartos en personas sanas. Además, disminuye los niveles de colesterol y triglicéridos de un modo moderado.

Ajos y salud

Anticoagulante natural 

El ajoeno, un compuesto organosulfurado que se encuentra en el extracto del ajo, actúa como anticoagulante natural, por lo que es perfecto para evitar la formación de coágulos sanguíneos.

Reduce el riesgo de padecer cáncer

Un estudio del Centro Provincial de Jiangsu para el Control y Prevención de Enfermedades de China asegura que, consumir ajo dos veces por semana, reduce en un 44% el riesgo de sufrir cáncer de pulmón.

Además, el ajo es bueno para luchar contra la fatiga, los problemas digestivos o los problemas respiratorios. Tiene propiedades antibacterianas por lo que, en determinada época, a esta hortaliza se la conocía como la ‘penicilina rusa’.

¿Sabías todos los beneficios que tiene el consumo de ajo para nuestra salud? Los médicos recomiendan tomar, al menos, un diente de ajo al día. Pero si aún no lo has incluido de manera rutinaria en tu dieta, y estás tomando algún tipo de medicamentos, como por ejemplo los relacionados con la prevención de coágulos sanguíneos, deberás consultar antes a tu médico de cabecera.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria