Horario de invierno: consejos para que no te afecte el cambio de hora

Horario de invierno: consejos para que no te afecte el cambio de hora

| Caldaria Hoteles y Balnearios

Un año más, pese a todo (incluso a una pandemia que todavía está entre nosotros) llega el cambio de hora del invierno<. Como cada último fin de semana de octubre, esta vez en la madrugada del 30 al 31, toca atrasar una hora el reloj adaptándonos al horario de invierno y sus consecuencias.

El cambio de hora no conlleva graves consecuencias para la salud pero sí ciertas alteraciones como somnolencia, irritabilidad, dolores de cabeza, dificultades para concentrarse y en ocasiones no poder conciliar el sueño por las noches. Todo esto se deben a la diferencia de cronotipos, esto es que cada persona se acomoda de forma particular al ritmo circadiano, que representa el ciclo de sueño y vigilia durante 24 horas.

Si eres una persona sensible a los cambios de hora y de rutina y quieres minimizar estas posibles consecuencias sigue leyendo y descubre estos consejos para que tu cuerpo no sufra con el cambio de hora.

Mantén tus horarios

En esta ocasión nos regalan una hora. En la madrugada del domingo 31 de octubre las 03:00h pasarán a ser las 02:00h. ¡Bien, me acostaré más tarde porque tengo una hora extra! Seguro que es lo primero que has pensado. Pero la clave para que no arrastres un descontrol en las horas de sueño es que intentes mantener tus horarios regulares tanto a la hora de acostarte como a la de levantarte. En tal caso, unos días antes comienza a acostarte 10 minutos antes. Así adelantarás tu hora de sueño previamente a adelantar el reloj.

Cambio de rutinas

Ten una buena alimentación

Y si te resulta un poco complicado mantener tus horarios o conciliar el sueño, recurre a un ingrediente que siempre funciona: la alimentación. Evita la ingesta de según que ingredientes. Es posible que sientas sueño algo más temprano de lo habitual. El sol se pone antes y se activa la segregación de melatonina. Pero no lo combatas con un consumo extra de cafeína. Es más, lo ideal es no consumir alimentos estimulantes a partir de las cuatro de la tarde. Y un extra, tampoco luches contra esto con siestas demasiado largas. No desatiendas la higiene del sueño, esto es, cambia las sábanas con frecuencia, mantén en orden tu dormitorio, además de limpio y ventilado.

Practica deporte

Es el segundo ingrediente, tras una buena alimentación, para combatir las consecuencias del cambio de hora. De hecho, muchos expertos aseguran que hacer ejercicio el día del cambio de hora es bueno para mente y cuerpo ya que estimula el ritmo cerebral y ayuda a segregar la tan ansiada serotonina para poder dormir bien. Si te da pereza salir a la calle y practicar ejercicio al aire libre, prueba con el yoga en casa. Te ayudará.

Se pone el sol, pero no termina el día

Es posible que sientas que apenas tienes día. Entre el trabajo y que el sol se despide muy temprano, parece que vives en una noche perpetua. No vamos a negar que la falta de luz solar desanima, de hecho incluso repercute en nuestra saluda ya que absorbemos menos vitamina D; pero no permitas que esto te impida vivir. Que el sol se ponga a las 18:00h no significa que tengas que encerrarte en casa a esa hora. Si tu rutina de ejercicio incluye una clase a las 19:00h o a las 20:00h sigue acudiendo. Queda con tus amigos o da un paseo por el parque. El aire fresco despejará tu mente y reducirá tus niveles de estrés.

Socializar

Reserva un tiempo de desconexión

Además, es importantísimo guardar un espacio para la desconexión. Así que trata de reservar un rato, a poder ser antes de irte a la cama, para despedirte de los dispositivos electrónicos y dedicarte a relajarte. Tampoco olvides dejar un tiempo entre la cena y la hora de dormir.

Si lo que necesitas es desconectar de la rutina del día a día y regresar con energías renovadas para combatir el cambio de hora, no dudes en reservar una estancia en nuestros balnearios Caldaria.

Acude a un profesional

Estos son solo algunos consejos sencillos para que el cambio de hora no te afecte. Pero hay estudios que indican que hay quienes son más sensibles a los cambios de hora, como los bebés o las personas mayores. Además, quienes padecen algún tipo de trastorno de ansiedad o del estado de ánimo pueden verse afectados por esta desregulación horaria y empeorar. En este caso, y si el malestar por el cambio de hora persiste por una o dos semanas, lo mejor es acudir a un psicólogo para que establezca unas pautas profesionales sobre cómo combatir este cambio.

¿A qué esperas? Elige tu experiencia Caldaria
PUENTES DE OTOÑO

PUENTES DE OTOÑO

Oferta

UNA ESTANCIA DE 3 NOCHES CON VALOR AÑADIDO

Ver más