Agua natural, mineral y potable. ¿Cuáles son las diferencias?

Agua natural, mineral y potable. ¿Cuáles son las diferencias?

| Caldaria Hoteles y Balnearios

Nuestro blog HDOSO gira en torno al agua. En numerosas ocasiones hemos hablado tanto de cómo se forma, su valor y hasta cuánta agua es necesario beber al día para mantener una buena hidratación. Te hemos explicado también los beneficios de las aguas mineromedicinales y cómo hay ciertos alimentos que contienen más agua que otros.

Pero hoy trataremos un tema muy diferente. Hablaremos de qué es el agua natural y sus beneficios así como del agua mineral y el agua potable. ¿Hay diferencias entre ellas? ¿Cuál es mejor consumir? Sigue leyendo para averiguar todos los detalles.

Agua natural: qué es

El agua natural, como seguramente te harás una idea, es aquella que no ha sido modificada por la mano humana. Es decir, mantiene sus propiedades originales sin que nada haya intervenido en ella más que los elementos propios de nuestro planeta. Las aguas naturales se clasifican en superficiales, subterráneas y atmosféricas. ¿Sabes cuáles son cada una de ellas?

  • Aguas superficiales: aguas de lagos, pantanos, arroyos, ríos e incluso glaciares.
  • Aguas subterráneas: aquellas que se encuentran bajo tierra y que afloran a la superficie en dos tipos de estado (gaseoso o líquido) por medio natural o por obra del ser humano.
  • Aguas atmosféricas: también llamadas meteóricas, son aquellas que provienen de la lluvia.

Agua natural mineral

Ahondamos un poco más en el agua natural y hablamos del agua mineral: aquella que tiene una composición química especial y contiene minerales en diversas combinaciones. Está protegida de todo tipo de contaminación y se le otorgan propiedades favorables para la salud según la combinación de minerales que contenga. Además, es microbiológicamente sana.

Como ya te hemos explicado en otros post de nuestro blog, dependiendo de su composición química podemos dividir las aguas minerales en:

  • Sulfatadas
  • Ferruginosas
  • Sódicas
  • Cloruradas
  • Magnésicas
  • Cálcicas
  • Fluoradas
  • Aciduladas
  • Bicarbonatadas.

Estas aguas puedan llegar a mejorar nuestra salud si las consumimos responsablemente y, muchas veces, bajo supervisión médica ya que puedan ser buenas para diversas patologías pero contraproducentes para otras.

Mujer bebiendo

Beneficios del agua mineral natural

Como ya habrás podido comprobar, son muchos los beneficios del agua mineral para nuestro organismo. Pero te hacemos una rápida selección de los más importantes:

Es pura. ¿Y esto que quiere decir? Algo tan sencillo como que está libre de microbios y bacterias, por lo que no necesita ningún método de desinfección antes de consumirla o incluso embotellarla.

Es saludable. Habíamos desmontado ya el mito de que el agua, por sí sola, adelgaza. Es cierto que no contiene calorías, por lo que tampoco engorda, pero sí puede aportar una serie de nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Además, actúa como un desintoxicante natural, favorece la digestión y ayuda a mantener un correcto funcionamiento de los riñones, entre otras bondades.

Agua potable: qué es

Después de hablar del agua natural y el agua natural mineral hablamos del agua potable. ¿Qué la diferencia de las anteriores? ¿Todas las aguas naturales son potables? ¿Qué significa que el agua tenga potabilidad? ¡Sigue leyendo!

El agua potable es aquella que es apta para el consumo humano. El agua potable debe ser insípida, incolora e inodora y, sobre todo, debe estar libre de contaminantes. El agua potable, finalmente, es un producto de la mano del hombre, que trata el agua natural o cruda con el fin de que sea apta para el consumo humano.

Vulgarmente, podríamos hablar como agua potable aquella que consumimos del grifo. Pero esta frase que, a priori, no parece tener ningún tipo de problema para el primer mundo, se convierte en todo un desafío para muchos lugares del planeta. Las cifras, proporcionadas por las OMS, lo atestiguan. Solo 3 de cada 10 personas tiene suministro de agua potable mientras que hasta 6 de cada 10 no puede acceder a instalaciones seguras de saneamiento. Consumir agua no potable es directamente proporcional al aumento de enfermedades y, en casos extremos, incluso de la muerte.

La potabilización del agua es un proceso por el cual el agua cruda de ríos pantanos o lagos o pozos se trata industrializadamente convirtiéndola en apta para el consumo.

¿Qué necesita un agua para ser potable?

¿Sabías que el agua que llega a nuestros grifos pasa hasta cinco controles más que el agua embotellada? Según la Unión Europea, a través de la normativa 98/83/EU, el agua potable debe tener un pH entre el 6,5 y el 9,5 y estar en un rango de valores de contenidos minerales e iones (nitratos, nitritos, magnesio, calcio, fosfato, arsénico, etc.).

Beber agua del grifo

Agua mineral o de grifo: qué elegir

Está claro que, en el lugar y caso que nos ocupa, el agua del grifo es completamente fiable tanto para el consumo directo como para el preparado de alimentos. Pero qué es mejor, ¿consumir agua del grifo o agua mineral? Aunque parezca que el agua mineral nos puede aportar mayor número de minerales y nutrientes, la respuesta está muy reñida. Actualmente, en España, la recomendación (no solo por su calidad) es consumir agua del grifo. Además de estar dentro de los parámetros establecidos por la Unión Europea para su libre consumo, es mucho más barata y tiene un menor impacto ambiental que el agua mineral. ¿Por qué? Porque esta última suele venir embotellada, lo que se traduce en un plus de contaminación con el medio ambiente: envases de plástico, tratamiento, transporte, etc.

¿Quieres saber más sobre el tipo de aguas y sus beneficios? Entra en nuestro blog HDOSO y consulta la categoría ‘agua’. ¡Estarás completamente informado!

¿A qué esperas? Elige tu experiencia Caldaria
'VERÁN TERMAL' 9 NOCHES

'VERÁN TERMAL' 9 NOCHES

Oferta

PROGRAMA SOCIAL DE LA XUNTA PARA LA TEMPORADA ESTIVAL -NUEVOS TURNOS SEPTIEMBRE Y OCTUBRE-

Ver más