10 rincones secretos de Galicia

10 rincones secretos de Galicia

| Caldaria Hoteles y Balnearios

La Catedral de Santiago, las islas Cíes, la playa de las Catedrales, la Torre de Hércules, la muralla de Lugo, la Costa da Morte o la Ribeira Sacra. Si tuviéramos que enumerar los atractivos turísticos de Galicia seguro que nos vendrían a la cabeza la mayor parte de estos nombres. Sin embargo, Galicia tiene mucho más que ver, y en este blog queremos seguir descubriéndote rincones secretos de la Comunidad. Espacios naturales en los que podrás mantener la distancia social en tu visita, sin problemas de aforos ni aglomeraciones, y conseguir, por qué no, las fotos más espectaculares de Galicia.

Estos son los 10 rincones secretos de Galicia que debes conocer.

Isla de Cortegada

Cortegada es la isla más pequeña de los cuatro archipiélagos que conforman el Parque Nacional Islas Atlánticas de Galicia, con solo 43,8 hectáreas terrestres y 147,2 hectáreas marinas. Ubicada en la parte interior de la ría de Arousa, la conocida como “Bosque flotante” es un paraíso desconocido rico en fauna y flora (destaca su bosque de laurel), y alguna que otra leyenda. Tan cerca está de tierra que, en ocasiones, con marea baja se puede llegar a pie por el llamado “Camiño do Carro”.

Para preparar tu visita ten en cuenta que no hay transporte regular a la isla de Cortegada, solo navieras autorizadas, que ofrecen el transporte y visita guiada; tampoco alojamiento ni servicios de restauración.

Cortegada

Ponte Maceira

Ponte Maceira está considerado uno de los pueblos más bonitos de España. Situado entre los municipios coruñeses de Ames y Negreira, y cruzado por el río Tambre, su atractivo más destacado es el puente que le da nombre, de época medieval (siglos XIII-XIV) y construido aprovechando pilares de otro anterior de época romana, y reformado nuevamente en el siglo XVIII.

Una presa vinculada a los dos viejos molinos que se conservan, una capilla dedicada a San Blas y un palacio moderno (el Pazo de Baladrón, de mediados de siglo XX), así como las armoniosas casas del pueblo completan este bello conjunto, que es además, paso obligado para el Camino de Santiago a Fisterra.

O bambán do solpor

La Ribeira Sacra ya contaba con una buena ruta de miradores con la que descubrir sus rincones más ocultos. Sin embargo, recientemente se ha apuntado a la moda de los bancos con las vistas más bonitas y ha instalado un columpio, o bambán do solpor. Ubicado en el municipio ourensano de Nogueira de Ramuín (en la carretera del Campo Fútbol Nogueira-Moura) desde este lugar se puede contemplar una de las puestas de sol más bellas de toda la Ribeira Sacra.

Bambán do solpor

O caneiro da Tolda

Los caneiros son un tipo de presas construidas en diagonal en el curso de un río para facilitar la pesca. En Galicia hay unos cuantos, sobre todo en el río Miño, muchos de los cuales datan de la época medieval y uno de los más representativos es o caneiro da Tolda, situado en la capital lucense. Hay estudios que atribuyen su propiedad al obispo de la ciudad y en él se solían pescar anguilas.

Si en tu visita tienes ganas de caminar, puedes realizar una pequeña ruta desde el parque da Tolda e do Miño, cruzando el río por el caneiro hasta un viejo molino, y desandar el camino por la otra orilla hasta el puente Blanco.

Caldeiras do Castro

Las Caldeiras do Castro se encuentran en Muxía pero no son tan conocidas como otros atractivos de la Costa da Morte. Están en el río Castro, que nace en Vimianzo y desemboca en la playa de Nemiña, pero antes de llegar a la desembocadura el río forma unas piscinas naturales al caer por una cascada de unos 8 metros, con varios rápidos y oquedades circulares a modo de calderos (de ahí su nombre en gallego, caldeiras).

Para acceder a este paraje natural puedes dejar el coche en una zona de aparcamiento junto a la capilla de Santo Outel do Castro, en donde también se localiza próxima un área recreativa, y desde allí, por un camino señalizado, ligeramente empinado de unos 75 metros, se llega hasta las pozas.

Caldeiras do Castro

Muíños do Folón

En el municipio pontevedrés do Rosal está nuestro siguiente rincón secreto de Galicia: los muíños do Folón, declarados Bien de Interés Cultural (BIC). Se trata de un conjunto de varios molinos, construidos hace 300 años sobre una ladera del monte, ejemplo de perfección de la ingeniería tradicional (están en cascada, uno sobre otro). Su ubicación permite disfrutar de unas buenas vistas sobre O Rosal, la desembocadura del Miño y el monte de Santa Trega.

Existe una ruta de 3,5 km que conecta los molinos del Folón con los del Picón. Para llegar hasta aquí, una vez en O Rosal se accede hasta Ponte das Penas siguiendo las indicaciones en dirección a los molinos.

Hórreos de A Merca

Hacemos parada en A Merca (Ourense) para nuestro siguiente descubrimiento: sus hórreos. Los hórreos o canastros son construcciones tradicionales gallegas en las que se guardaban las cosechas, y en este pequeño concello ourensano encontrarás una de las agrupaciones más bien conservadas.

Se trata de un conjunto de hórreos, ubicados en una loma como O Campo da Feira, en la parroquia de Santa María da Merca, construidos a mitad del siglo XX, de los que se conservan 34. Están realizados con pies y tornaratos de piedra (hay que recordar que estas construcciones servían para mantener el grano fuera del alcance de los roedores), paredes de tablas de madera ligeramente separadas para permitir la ventilación y cobertura a dos aguas realizada en teja del país.

Monasterio de Trandeiras

En Xinzo de Limia trata de sobrevivir al olvido y la ruina el Monasterio de Bon Xesús de Trandeiras, que bien merece una visita. Su origen se remonta a la aparición de una imagen del Niño Jesús a unos caballeros portugueses, los cuales construyeron una capilla afamada que luego serviría de punto de partida para la fundación de un convento de los Franciscanos en 1520. De su historia destaca que en tiempos de la revolución francesa fue refugio de curas y obispos de ese país.

Del antiguo monasterio de Trandeiras hoy se conservan restos de los claustros y de algunas dependencias, como las cocinas, la sacristía, las habitaciones, las cuadras, los graneros y las bodegas. Solo se mantiene en buen estado la iglesia aledaña, reconstruida tras un incendio en 1668 y hoy iglesia parroquial con culto.

Monasterio de Trandeiras

A Devesa da Rogueira

Las devesas son las formaciones boscosas que caracterizan O Courel, uno de los paraísos naturales de Galicia y también un territorio de alto valor geológico, por tratarse de los de más antigüedad de la península. Las devesas son bosques compuestos de muchas especies vegetales, ubicados en las cabeceras de los ríos, y A Devesa da Rogueira es probablemente el más famoso de O Courel. Una auténtica joya botánica situada al pie del monte Formigueiros, en Folgoso do Courel, que se extiende por 3 kilómetros cuadrados entre los 700 y los 1.400 metros de altitud.

Se puede hacer una ruta de senderismo en la que ir contemplando abedules, acebos, fresnos, hayas, tejos, y serbales, y si hay suerte, alguna de la fauna presente: aves rapaces, anfibios, corzos, jabalís, o mustélidos. También se puede ver la "Cova do Vello" con aguas subterráneas y las grutas de O Oso, consideradas un habitáculo rupestre.

Redes

Finalizamos este recopilatorio de rincones secretos de Galicia con una visita a Redes, pequeña localidad marinera en la ría de Ares y municipio del mismo nombre, reconocido como conjunto etnográfico. Sobresalen sus casas de indianos (los gallegos que emigraron a América y luego retornaron tras hacer fortuna), construidas a finales del siglo XIX y principios del XX con materiales nobles y coloridos colores, su coqueto puerto y playa.

No olvides llevarte la cámara contigo pues Redes es un pueblo muy fotogénico. No en vano Almodovar lo escogió para rodar algunas escenas de dos de sus películas.

¿A qué esperas? Elige tu experiencia Caldaria
PUENTES DE OTOÑO

PUENTES DE OTOÑO

Oferta

UNA ESTANCIA DE 3 NOCHES CON VALOR AÑADIDO

Ver más