Masajes circulatorios de piernas: la masoterapia a tu servicio

16/04/2019 -

A medida que vamos envejeciendo notamos como las piernas se cansan, molestan, se hinchan y salen las temidas varices. Si sientes ese cansancio y pesadez de piernas, en nuestro blog HDOSO tenemos algunos consejos para aliviar estas molestias y activar la circulación de tus piernas.

En España, alrededor de 15 millones de personas padecen problemas de circulación en las piernas asociados a varices, arañas vasculares o insuficiencia venosa crónica (IVC).  De estos 15 millones, solo el 40% de las personas están diagnosticadas.. Esta patología aumenta con la edad, de forma que a partir de los 50 años, aproximadamente la mitad de la población puede padecer problemas circulatorios y pesadez de piernas.

Piernas cansadas

Problemas de circulación: más frecuentes en mujeres

Las molestias en las piernas suelen ser frecuentes en mujeres a partir de los 35 años, sobre todo por cuestiones hormonales. El estilo de vida sedentario sumado al aumento de la tecnología ha hecho además, que en los últimos años, cada vez la edad a la que aparecen este tipo de problemas se reduzca. Hay diversos elementos que pueden influir a la aparición de problemas circulatorios:

  • La edad. Con el paso de los años el revestimiento elástico de las venas empiezan a debilitarse, incrementando así la posibilidad de que las venas se dilaten.
  • Embarazo. Las mujeres comienzan a tener molestias en las piernas durante el embarazo. Las hormonas provocan la dilatación de las venas, lo que que contribuye a que llegue más sangre al útero con los nutrientes y el oxígeno necesarios para que el feto pueda crecer. Al crecer el útero, se comprimen las venas de drenaje de la pelvis, dificultando el vaciado de la sangre de las piernas, teniendo como consecuencia la dilatación de venas.
  • Alteraciones hormonales. La influencia hormonal de las mujeres también es un detonante.
  • Sobrepeso. Los malos hábitos alimenticios y el peso corporal excesivo incrementan la presión de las venas de las piernas.
  • Vida sedentaria y falta de ejercicio. El estilo de vida es un factor que influye en su aparición. Estar de pie mucho tiempo incrementa la presión de las venas. Por ello, caminar es el ejercicio más beneficioso para la circulación. Eso sí, hay que hacerlo de una forma constante y con un calzado apropiado.
  • Ciertos empleos. Hay actividades laborales en las que se pasa muchas horas sentados, o por lo contrario, muchas horas de pie: todo esto influye al cansancio de tus piernas. Todas las posturas que adoptamos influyen en la correcta circulación de la sangre en las piernas.
  • El calor. El calor provoca que las venas se dilaten y se acumule la sangre en las piernas. El verano es una de las peores épocas para aquellas personas que padecen problemas circulatorios. Lo es también aplicar calor en las piernas: braseros, estufas y calentadores puedan aumentar las molestias circulatorias.

Deporte

Cómo paliar los problemas de circulación

Incorporar hábitos saludables en nuestras rutinas diarias es fundamental para activar la circulación sanguínea. Algunas de las modificaciones que podemos hacer son:

  • Dietas bajas en sal.
  • Tratar de evitar pasar muchas horas sentados o de pie.
  • Evitar el calor.
  • Hidratarse correctamente.
  • Practicar algún deporte.
  • A la hora de ducharse, si eres de aquellas personas que lo hacen con agua muy caliente, terminar con una ráfaga de agua fría en las piernas. Mejorará la circulación sanguínea casi al instante.

Masajes

Masaje circulatorio: alivio de las piernas cansadas

La masoterapia puede ser una gran aliada para aquellas personas que sufren problemas circulatorios. Un masaje de piernas no solo es relajante sino que activa el torrente sanguíneo, disminuyendo la inflamación y evitando la pesadez de piernas.

Los masajes no solo se deben realizar cuando ya ha aparecido el problema, es decir, cuando ya hay hinchazón de piernas y malestar, son también una manera de prevenir molestias. De hecho, es más recomendable aplicar masajes en las piernas asiduamente para evitar la mala circulación de la sangre.

Agua termal

Activar la circulación sanguínea de las piernas

El masaje circulatorio de piernas se realiza en el sentido del riego sanguíneo con el objetivo de estimularlo, acelerando y mejorando el retorno venoso. Esta técnica nos evitará la acumulación de líquidos en las piernas. Puede realizarse en el momento del día que más se acomode a tus hábitos: al levantarnos, por la mañana, o antes de irte a dormir.

Es recomendable realizar estos automasajes a primera hora de la mañana, recién levantados, para comenzar el día con energía en las piernas. Solo tienes buscar una posición cómoda, flexionar las piernas manteniendo apoyada la planta del pie, a continuación recorrer una pierna con los dedos, mediante movimientos lentos, circulares y sin ejercer apenas presión, del tobillo al muslo. Este recorrido en ambas piernas. al llegar a la zona de los gemelos , ejercer presión moderada con ayuda de los nudillos. Esta técnica se llama amasamiento nudillar. Para finalizar, se colocan las manos en forma de pinza y se procede a ejercer presiones intermitentes, cerrando y abriendo el dedo pulgar e índice de forma alternativa a lo largo del gemelo.

Este tipo de masajes preventivos no deben realizarse si se tienen heridas cutáneas, úlceras, lesiones musculares u osteoarticulares. Son, ante todo, relajantes y de activación. Cualquier masaje más especializado debe hacerse en las manos de profesionales.

Masoterapia en Arnoia

Caldaria: expertos en masoterapia

Si sufres de mala circulación en las piernas, además de ir al médico y seguir el tratamiento que te haya recomendado, es muy importante acudir a un centro en el que sean especialistas en masoterapia, como Caldaria. En Caldaria  existen diferentes tipos de masajes con efectos probados para las piernas con problemas circulatorios como aquellos centrados en la relajación de espalda o piernas o drenaje venoso.

Además, en Caldaria disponen de un amplio equipo médico que puede asesorarte y recomendarte cuáles son los mejores tratamientos para tu salud.

Prevención, ejercicio, dieta saludable y sesiones de masoterapia son las claves para unas piernas activas y sanas.