Mantén tu espalda a raya

Mantén tu espalda a raya

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

Aunque a veces no le prestemos la atención que necesita, que nuestra espalda esté en buena forma es fundamental para que nos sintamos bien. De hecho, seguro que cuando el dolor hace acto de presencia en esa zona, tu día no marcha como te gustaría. Y también es posible que eso ocurra más frecuentemente de lo que te gustaría. ¿Por qué? Pues porque nuestra columna vertebral soporta buena parte de la resistencia que ejerce nuestro cuerpo y solemos olvidarnos de ella hasta que nos da problemas. Por eso debemos tomar conciencia de los cuidados particulares que debemos ofrecerle. Así que continúa leyendo y descubre nuestros consejos para cuidar tu espalda.

Una buena postura

Es muy importante para la salud de tu espalda que mantengas una postura correcta, así que nuestra primera parada será en unas cuantas recomendaciones para mejorar este aspecto.

Quizá no sea consciente de cuál es tu postura a lo largo del día. Ayudará mucho que de vez en cuando te mires en un espejo sin alterar tu posición habitual. De este modo podrás comprobar qué debes corregir. Los hombros hacia adelante o la columna encorvada suelen ser algunos de los 'defectos' más habituales. Ten en cuenta para rectificar tu postura distribuir el peso de manera uniforme en ambos pies, echando los hombres hacia atrás y nivelados. Además, cuando estés de pie el pecho debe estar hacia arriba y el abdomen activado para que los abdominales ayuden a mantenernos estabilizados.

Cuida tu espalda - Caldaria

Pasamos mucho tiempo sentados, por lo que debemos cuidar nuestra postura durante esos periodos: espalda recta y plantas de los pies apoyadas, evitando cruzar las piernas. Y no nos olvidemos de cuando dormimos. Lo mejor, de lado con las piernas ligeramente recogidas para mantener la columna alineada de la forma más correcta.

Pero lo que sin duda nos ayudará a poner en practica estas claves y a mantener nuestra postura es trabajar los músculos que intervienen directamente en la sujeción de nuestra columna. Así que no dejes de lado el ejercicio. Caminar, nadar, cultivar los músculos de la espalda y los abdominales y realizar una buena rutina de estiramientos contribuirá a que tu postura sea la ideal. De hecho, los estiramientos deben convertirse en parte de tu rutina y realizarlos a lo largo del día.

Pequeños gestos en e día a día

Cambiar pequeños hábitos en tu día a día hará que, de manera inconsciente, mejores tu espalda. Por ejemplo, evita la ropa excesivamente ajustada o los tacones muy altos. Tampoco es recomendable el calzado completamente plano, lo ideal está entre los 2 y 3 centímetros de desnivel.

Evita en la medida de lo posible levantar pesos excesivos. Cuando debas hacerlo, al igual que cuando te agaches por cualquier otro motivo, no olvides flexionar las rodillas. Y si vas a levantar algún objeto cógelo con las dos manos.

Además de cuidar tu postura cuando estés sentado como ya hemos comentado, levántate periódicamente y da unos cuantos pasos para relajar. Y cuando estés de pie no olvides alternar el peso de un pie a otro.

Consiente a tu espalda

No nos cansaremos de decir que la espalda es muchas veces la más gran olvidada, así que consiéntela. Acude a un especialista siempre que lo necesites. Una visita al fisioterapeuta ayudará a que tu espalda se recupere del trabajo que realiza día a día.

Masaje espalda - Caldaria

Además, aunque no lo sientas inmediatamente, el estrés y otras preocupaciones del día a día se canalizan a través de tu espalda. Una estancia en un balneario exprimiendo todas las propiedades de las aguas mineromedicinales será mano de santo para tu espalda.

No es tan difícil ni requiere tanto esfuerzo, así que no lo pospongas más y salda cuentas con tu espalda, ganarás en calidad de vida.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria