La hidrología en pacientes oncológicos

13/07/2017 -

Diferentes trabajos han indagado sobre la relación entre la hidrología, la balneoterapia y la atención de pacientes oncológicos. La delicadeza de este tema, como todos los que tocan de cerca a nuestra salud, no deja lugar ni a la especulación ni a las cábalas. Por eso, nuestro objetivo hoy es adentrarnos en algunos trabajos y artículos de expertos en los que detallan cómo la hidrología médica y la balneoterapia pueden contribuir a la atención y tratamiento de pacientes oncológicos. Si te interesa, sigue leyendo.

Evidencias de los beneficios

La Cátedra de Hidrología Médica de la Universidad de Santiago de Compostela y la Asociación de Balnearios de Galicia acaban de publicar el libro “Oncología Integrativa (II). Integrando otras miradas en el proceso de atención a pacientes oncológicos”. En él se recogen las diferentes ponencias de expertos en el curso de verano homónimo de la USC celebrado en 2016. Tanto en esos relatorios como en el libro se destaca el uso de las medicinas y terapias alternativas eficaces para mejorar la calidad de vida física y emocional de los enfermos.

Pero no es la primera vez que esta universidad, especialmente implicada con los tratamientos relacionados con el agua, y Balnearios de Galicia publican un trabajo sobre este asunto. Concretamente, en el 2015 veía la luz un libro que recogía evidencias de los beneficios de la balneoterapia como tratamiento complementario en procesos tumorales.

“La balneoterapia: del empirismo a la evidencia científica”, en la misma línea que el otro título del que hablábamos, recoge los estudios de diferentes especialistas que concluyen que la balneoterapia ofrece ventajas tanto en la prevención como en el tratamiento y la recuperación de pacientes oncológicos.

El primer dato significativo que se extrae de los análisis de estos profesionales es que la balneoterapia no tiene contraindicación en pacientes de cáncer en tratamiento activo ni en quien lo superó, excepto en los periodos de inmunodepresión.

Pero, ¿qué beneficios se destacan? Resaltan la importancia psiconeuroinmunológica, los efectos biológicos sobre el cáncer en relación a las proteínas de choque térmico o el efecto antioxidante del agua mineromedicinal sulfurada y su repercusión en el sistema inmunitario.

Con todo, tal y como mencionábamos casi al comienzo, la balneoterapia es útil a la hora de mejorar la calidad de vida de los pacientes oncológicos a nivel físico pero también a nivel emocional.

Como para otros aspectos relacionados con la salud, el ambiente de relajación que se transfiere en una estancia de balneario y el bienestar que produce el contacto con el agua termal ayuda a desestresar y liberar la mente. Esto resulta, por momentos, tan necesario como los tratamientos que actúan sobre los aspectos físicos, especialmente en procesos largos.

Cuidados y agua - Caldaria

Estética oncológica

Otro factor importante, sobre todo para el estado anímico de los pacientes oncológicos, es su aspecto. Los tratamientos para combatir el cáncer se dejan notar en, como ya sabes, el cabello o la piel. Por eso verse bien en estas circunstancias repercutirá favorablemente en el paciente.

Para trabajar en esto existe lo que se conoce como estética oncológica, una especialización de belleza y bienestar centrada en las necesidades de las personas con cáncer. Su objetivo, cuidar el aspecto exterior de los pacientes, mejorando con ello la autoestima y el ánimo, fundamental en la lucha con el cáncer.

Y precisamente este aspecto también puede desarrollarse durante una estancia de balneario.

Todo es poco en la lucha con el cáncer y la hidrología y balneoterapia ponen también su grano de arena.