El termalismo y el aparato respiratorio

El termalismo y el aparato respiratorio

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

Estamos acostumbrados a que el agua termal nos ayude con diferentes dolencias, especialmente relacionadas con la piel o los huesos. Ya hemos hablado sobre como combatir el dolor o la tensión arterial de la mano del termalismo. También hemos tratado la relación entre estas aguas y el alivio de la artritis. Hasta hemos comprobado los beneficios que reportan a tu sistema inmunológico y en la lucha contra la ansiedad. Pero ¿te habías planteado que las aguas termales también pueden contribuir en los tratamientos relacionados con el aparato respiratorio? Hoy descubriremos cómo y en qué casos la hidroterapia ayuda a este sistema.

Dolencias y tratamientos

Los tratamientos respiratorios inciden sobre diferentes dolencias relacionadas con este sistema. Las aguas termales pueden contribuir en diferentes procesos, desde cuestiones más comunes como resfriados, hasta enfermedades de carácter crónico.

Pero vayamos por partes. En el caso procesos catarrales, el agua termal ayuda a acelerar el periodo de recuperación y reducir la sintomatología gracias al efecto mucolítico y expectorante.

La evolución en otras afecciones más severas, como asma, laringitis, rinitis y rinofaringitis se ve facilitada por la acción antiinflamatoria bactericida de ciertos tipos de aguas y por el considerable aumento de riego sanguíneo en las zonas tratadas.

Los tratamientos termales también se recomiendan en enfermedades crónicas como la laringitis traqueal y en aquellas dentro de las EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), desde asma, a bronquitis pasando por enfisema y bronquiectasias.

Las aguas sulfuradas, como las que se encuentran en el Caldaria de Arnoia, son las utilizadas principalmente en terapéutica termal por sus propiedades clínicamente testadas. Entre ellas destaca la acción antioxidantes, la estimulación del sistema parasimpático, la regeneración del epitelio de la mucosa o el aporte de azufre necesario para la elaboración del mucus secretado por las células de revestimiento epitelial pulmonar de las glándulas mucíparas.

Termalismo y sistema respiratorio - Caldaria

Además, ciertas aguas termales tiene acción antialérgica, antiinflamatoria, descongestionante, inmunoestimulante, antiséptica y emoliente.

Las técnicas más empleadas son los vahos, aerosoloes, cura hidrotópica y afusión torácica.

Recomendaciones

Además de los tratamientos termales, no podemos dejar de mencionar algunos consejos para mantener nuestro aparato respiratorio saludable. El primero de la lista no podías ser otro: no fumes. Y si lo haces, déjalo. Come de manera equilibrada, consume alimentos ricos en vitamina C, evita la contaminación en la medida de lo posible y protégete de la lluvia y el frío. Son tan solo algunas pautas, pero te resultarán efectivas y te ayudarán a cuidar tu aparato respiratorio.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria