¿Afecta la calidad del aire a la concentración en el trabajo?

¿Afecta la calidad del aire a la concentración en el trabajo?

| Caldaria Hoteles y Balnearios

Después de dos años de pandemia, la nueva normalidad se va instalando de nuevo en nuestras vidas. Aunque el teletrabajo ha venido para quedarse, son muchas las personas que han regresado ya a sus oficinas para volver a las rutinas diarias. Y parte de esas rutinas pasan por ir cada día a la oficina caminando, en el coche o en transporte público, volver a ver a los compañeros de mesa y respirar otra vez los ambientes cargados de siempre. Y esos ambientes pueden ser un problema.

Porque un estudio publicado en la revista científica IOP Science ha revelado que la mala calidad del aire interior causa deterioro de las funciones cognitivas. Es decir, que cuanto peor es la calidad del aire en nuestro lugar de trabajo, peor es nuestra capacidad de trabajo, así como la concentración y el proceso de información.

La importancia de la calidad del aire

Para llevar a cabo este estudio, los investigadores siguieron a un total de 302 trabajadores durante 12 meses y en seis países diferentes: China, Estados Unidos, Gran Bretaña, India, México y Tailandia. Cada día medían la ventilación del espacio de oficina y la calidad del aire interior en los edificios y eran capaces de medir también el desempeño de los trabajadores durante la jornada laboral a través de una aplicación.

Los resultados no sorprendieron a los investigadores: los empleados que trabajaban en edificios con peor calidad del aire interior, sacaban peores notas en las pruebas de la aplicación. Una conclusión que viene a confirmar un estudio anterior de la Universidad de Harvard, que reveló que si una empresa es capaz de asegurarse de que sus instalaciones cumplen las exigencias de salud de la OMS, verá un aumento en la productividad de sus trabajadores equivalente a unos 6.000 euros por cada empleado y año.

Datos que vienen a certificar la relación entre la calidad del aire que respiramos a diario en nuestro lugar de trabajo y nuestro desempeño laboral.

Productividad

La productividad se resiente

Estos estudios no son los únicos que hablan de la importancia de la calidad del aire y su relación con la productividad. De hecho, una investigación publicada hace una década en el National Center for Biotechnology Information confirmó que por cada aumento de 10 partes por mil millones (ppb) en las concentraciones de ozono se produce una pérdida de productividad media de aproximadamente el 6 por ciento entre los trabajadores.

De hecho, la propia Organización Mundial de la Salud habla del síndrome del edificio enfermo. Se trata de los efectos que provoca un edificio en mal estado en la salud de las personas que lo habitan o que trabajan en él. Y la mejor manera de medir esos efectos es el absentismo laboral, pero también el descenso en la productividad de los empleados. En ambos casos, eso provoca un aumento en los costes económicos que la empresa se ahorraría si consiguiera que en sus instalaciones la calidad del aire fuera óptima.

Concentración

 La evolución de la tecnología, fundamental

Para mejorar en esta importante cuestión laboral, cada vez son más las empresas que están trabajando en la tecnología más avanzada para medir la calidad del aire. Y para muestra, la evolución que se está dando en este campo, que ha pasado de monitorizar las partículas de polvo y humedad en el aire a ser capaz de medir las gotas transportadas por el agua.

Es más: antes los responsables de la salud laboral de los trabajadores tomaban decisiones de manera reactiva, cuando los datos sobre la calidad del aire ya eran negativos. Ahora, los edificios más modernos incorporan sensores que son capaces de predecir cómo es el flujo del aire y la temperatura en tiempo real, permitiendo que los encargados de la gestión de los edificios puedan tomar iniciativas de manera proactiva e, incluso, predictiva.

Por eso, los expertos recomiendan contar con sistemas de monitorización de la calefacción, la ventilación y el aire acondicionado en cada edificio, de tal manera que siempre se puedan tener datos en tiempo real sobre la calidad del aire. Porque, además, esos datos pueden ayudarnos a instaurar políticas que ayuden a ahorrar dinero a la hora de utilizar los diferentes servicios de energía.

La pandemia ha ayudado a introducir avances en muchos edificios para mejorar la calidad del aire que respiramos y eso debe provocar que, a la larga, los trabajadores estén más felices en su trabajo y, por tanto, más comprometidos.

Y si eres de los que tiene la suerte de no tener que ir a la oficina cada día, sino que puede trabajar en casa, también hay algunos consejos para teletrabajar que pueden ayudarle a que su productividad sea máxima y su salud laboral, excelente.

¿A qué esperas? Elige tu experiencia Caldaria
RAIA TERMAL

RAIA TERMAL

Un destino en dos países con gastronomía, viajes en catamarán y senderismo transfronterizo con guía

Ver más