¿Está relacionada la alimentación con la salud mental?

¿Está relacionada la alimentación con la salud mental?

| Caldaria Hoteles y Balnearios

Todos sabemos que una mala alimentación puede provocar diabetes, hipertensión, obesidad o, incluso, algún tipo de cáncer… pero, ¿qué ocurre con las enfermedades mentales? ¿Es posible comer bien para ahuyentar la depresión o la ansiedad? Es hora de que el psiquiatra se siente cara a cara con el nutricionista.

En el siglo V a.C. ya Herodoto defendía que “el mejor medicamento es nuestro alimento”. Sin embargo, milenios más tarde, hemos llenado nuestros armarios de medicinas para el estrés, la depresión, la ansiedad o el insomnio sin preocuparnos de qué metíamos en la nevera. Los procesados, el azúcar o las grasas trans provocan un deterioro de la salud metabólica y, también, de la mental.

Nuestro cerebro también debe “alimentarse” de una correcta variedad de vitaminas y minerales. Si no, no podrá completar sus ciclos de trabajo. De hecho, es un gran glotón y no solo de glucosa (como se cree erróneamente): las neuronas consumen el 20% de los nutrientes que proporcionan los alimentos. Si no le damos su combustible, aparecerá el cansancio, la ansiedad, la apatía, los mareos…

El psicólogo inglés Patrick Holford defiende en su libro ‘Nutrición óptima para la mente’ (Robinbook, 2013) que una correcta combinación de nutrientes funciona mucho mejor que el uso de fármacos para tratar diversas enfermedades mentales (y sin efectos secundarios). Según argumenta, un psicólogo no debería solo escuchar a sus pacientes, sino que tendría que reunirse con los nutricionistas y trabajar juntos.

Depresión y comida

La depresión, al alcance de la nevera

Diversos estudios científicos han confirmado que las personas que comen frecuentemente procesados tienen más posibilidades de sufrir una depresión. La Escuela de Medicina de Harvard alertó que aquellos que consumían habitualmente carne roja y granos refinados tendrían un 41 por ciento más de probabilidades de ser diagnosticados de esta enfermedad mental. El exceso de azúcar tampoco es muy recomendable, ya que produce procesos inflamatorios. También deberías eliminar los fritos, que destruyen lentamente las células nerviosas del cerebro.

Por el contrario, hay alimentos que nos blindarían contra las enfermedades mentales: por ejemplo, las espinacas o el aguacate, gracias a su alto contenido en ácido fólico, son considerados antidepresivos naturales. El pescado, principalmente el azul que es rico en Omega 3, ayuda a mantener el estado de ánimo alto. Las nueces y otros frutos secos combaten la ansiedad y el brócoli refuerza la memoria gracias a la colina (un compuesto que estimula el crecimiento de nuevas células y las conexiones neuronales).

Además, todo se retroalimenta: las personas que sufren ansiedad o depresión son más propensas a caer en trastornos alimentarios. El “hambre emocional” provoca que comamos impulsivamente para llenar vacíos anímicos y, normalmente, nos da por recurrir a aquellos productos que más empeoran nuestro ánimo. Es el momento de que, antes de comer, nos preguntemos si realmente tenemos hambre o estamos sintiendo otra emoción distinta.

Mood Food

Mood Food, la dieta de la felicidad

Bajo el término de “Mood Food” se ha popularizado una dieta que intenta hacer más felices a sus comensales. Arrancó hace décadas, cuando neurobiólogos japoneses determinaron qué combinación de hormonas puede determinar el grado de bienestar de un individuo.

La estrella de este plan alimenticio es, cómo no, la serotonina, la denominada hormona de la felicidad. Esta sustancia es la que más ayuda a mejorar los niveles de tolerancia al dolor, reducir la irritabilidad o a dormir mejor. Pero hay más: la dopamina, la endorfina y la serotonina.

En el libro ‘Mood Food: la cocina de la felicidad’ (Obregón, 2012), el investigador Miguel Ángel Almodóvar sostiene que un puñado de cerezas es mejor que cualquier medicamento antidepresivo por sus nutrientes".

Alimentos con serotonina

Buenos alimentos, pero bien preparados

¿Quién no ha recurrido al chocolate cuando se sentía triste? Sin embargo, la ingesta de triptófano (el productor de la serotonina) no debe ir de la mano de picos de insulina. Al terminarse el “subidón”, la persona volverá a caer en los ciclos depresivos.

Debemos de comer de una forma saludable para mantener siempre los niveles adecuados y saludables de serotonina. Yogures, pollo, queso, semilla de calabazas, plátanos… hay que tomar alimentos que aporten serotonina, junto a otros que logren que se mantenga más tiempo en nuestro cuerpo, como las legumbres o las verduras.

Para la “Mood Food” no solo es importante elegir bien los alimentos, sino también cómo los preparamos. La cocina debe ser un acto que también nos dé placer, no nos estrese. Además, siempre hay que consumir los alimentos cuando son de temporada, ya que es cuando están plenos de sabor y de nutrientes. Hay que evitar las grasas trans y precocinados, que contienen conservantes como el E-621, más conocido como glutamato monosódico, un inhibidor de la ansiedad y que puede provocar obesidad.

¿Te encuentras mal? La raíz de tus problemas podría estar en tu menú. Hay alimentos que deterioran el cerebro y, por el lado contrario, hay nutrientes que estimulan hormonas que ayudan al bienestar mental. También ocurre a la inversa: determinadas dolencias como el estrés, la ansiedad o la depresión podrían provocar que comas peor. “Que la comida sea tu medicina y la medicina sea tu comida”.

¿A qué esperas? Elige tu experiencia Caldaria
AQUA VITAL 4 NOCHES

AQUA VITAL 4 NOCHES

UNAS SALUDABLES MINI-VACACIONES DE VERANO CON TRATAMIENTOS DE BALNEARIO Y PENSIÓN COMPLETA

Ver más
ESCAPADA DE VERANO

ESCAPADA DE VERANO

PARA ESOS DÍAS DE RELAX SALUDABLE QUE NUNCA QUIERES PERDERTE

Ver más
RAIA TERMAL

RAIA TERMAL

Un destino en dos países con gastronomía, viajes en catamarán y senderismo transfronterizo con guía

Ver más