Ruta por los pazos de Galicia

23/01/2018 -

Qué dirías si te proponemos hablar de unas construcciones nobles pero en las que reina la sobriedad; unos edificios que, sin embargo, encarnan el lujo más tradicional pero sin perder la esencia del rural gallego. Parece un manojo de contradicciones ¿verdad? Pues todo esto se conjuga en los pazos, construcciones civiles típicas de Galicia que forman parte de su identidad y patrimonio.

Principalmente entre los siglos XVI y XIX los pazos en Galicia era las casas grandes en las que vivían los fidalgos. Señorío y refinamiento en el corazón del campo convivían en estos elegantes edificios.

Por esta condición, los pazos guardan mucha historia que contar. Además de perderse en sus vivencias, su construcción, sus jardines y su mobiliario son dignos de contemplar. Por eso, sigue leyendo y acompáñanos de ruta por tres pazos gallegos recorrido por los hórreoscomo ya hemos hecho con nuestro .

Pazo de Trasalba (Amoeiro)

Pazo de Trasalba - Caldaria

La paz del rural combinada con las comodidades que se encontraban en los pazos ofrecía relajación, concentración e inspiración. De esto se dio cuenta Ramón Otero Pedrayo y por eso, especialmente ante el calor del verano, buscaba refugio en el Pazo de Trasalba (Amoeiro). Este edificio, situado en la zona conocida como “das campás abaixo” es de hecho hoy un museo dedicado a la figura del escritor e intelectual gallego.

El pazo presenta planta rectangular. La fachada principal, orientada al oeste, cuenta con una solaina que la recorre prácticamente de extremo a extremo a la que se puede acceder por una escalera de piedra desde el patio. La fachada posterior también cuenta con una de estas solainas tan características.

A día de hoy puedes visitar las diferentes dependencias que se conservan como cuando estaba habitado por Otero Pedrayo. Deja que la misma inspiración que lo invadió a el lo haga contigo.

Pazo de Oca

Nos cambiamos de provincia y nos vamos hasta la parroquia de Oca, en el municipio de A Estrada, muy cerca de la conjunción de los ríos Boo y Mao. El Pazo de Oca se estructura en tres zonas. La primera de ellas se sitúa dentro de los muros de la finca y en ella se encuentra la casa señorial, los jardines y el huerto. En el terreno adyacente encontramos la Iglesia de San Antonio de Padua, construida entre los años 1731 y 1752 y casas de jornaleros. Más allá se halla el entrono agroforestal.

Aunque el estilo barroco de la construcción es impresionante, lo más extraordinario del pazo son sus jardines, unos de los más espectaculares de Galicia. En el patio principal hay una fuente con parterres rodeados de setos de boj. También hay rododendros y azaleas aunque las camelias se llevan la palma. En los alrededores también se puede disfrutar de un paisaje con robles, castaños, nogales y abedules. Una visita que no defrauda.

Pazo de Rubiáns

Pazo de Rubiáns - Caldaria

Situado en la ría de Arousa se encuentra uno de los tres señoríos que hay en España reconocidos oficialmente. Concurre allí un gran edificio palaciego, en perfecto estado de conservación,

El origen de la casa de Rubiáns hay que buscarlo en la Edad Media, cuando en el siglo XII la familia Caamaño, titulares de la Casa de Noia, se establecen en la orilla opuesta de la ría.

De nuevo los jardines vuelven a ser uno de los atractivos más destacados del Pazo de Rubiáns, un total de 40 hectáreas repartidas entre jardín, finca y arboleda donde se albergan más de 100 especies diferentes.

Como ves, una ruta por alguno de los pazos de Galicia y sus alrededores puede ser un plan extraordinario, ¿te animas?