Ourense de cine: Los girasoles ciegos

Ourense de cine: Los girasoles ciegos

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

Ourense se convierte en plató de cine. Y no lo hace una o dos veces. Son muchas las películas que escogen la ciudad de As Burgas y el resto de la provincia como escenario para sus películas. En semanas anteriores te contábamos como había sido el rodaje de la “A Esmorga”, una cinta dirigida por Ignacio Vilar con un guión adaptado a partir de la novela homónima de Eduardo Blanco Amor. Pero otras cintas que no tienen una identidad propiamente gallega eligen también la provincia de Ourense para filmarse. Si sigues leyendo descubrirás cómo fue el rodaje de “Los girasoles ciegos” (2008) en Ourense.

Del libro a la pantalla

Como muchas de las grandes cintas, su guión surge a partir de una novela. En este caso, el director de la película, José Luis Cuerda, se fijo en la obra de Alberto Méndez, publicada en 2004, para llevarla al cine. Y no es para menos, ya que se trata de una novela ganadora del Premio de la Crítica de narrativa castellana y del Premio Nacional de Narrativa.

“Los girasoles ciegos” nos traslada hasta los años de postguerra. Es 1940 y estamos en Ourense. Elena, interpretada por Maribel Verdú, echa la llave de su casa en la que deja un importante secreto. Su marido, Ricardo, al que da vida Javier Cámara, es un represaliado buscado por el franquismo a causa de sus ideas. Esta circunstancia hace que deba vivir escondido en su piso. La situación se complica cuando un diácono profesor en el colegio de uno de sus hijos desarrolla una obsesiva atracción por el personaje de Verdú y trata de entablar una relación pensando que está viuda.

Con este argumento, los actores van construyendo una historia dramática que encuentra en Ourense y otros puntos de la provincia un marco incomparable. La piedra del Casco Vello de la ciudad y el resto de los localizaciones dotan de especial sentido al resultado final.

El rodaje

“Aquí dejas caer la cámara y cualquier encuadre vale” fue una de las afirmaciones de José Luis Cuerda sobre Ourense cuando se trasladó a la zona para rodar “Los girasoles ciegos”.

De este modo el rodaje se inició en la calle Hernán Cortés pero buena parte de la ciudad se puso a disposición de película. Incluso se transformó para viajar en el tiempo y hasta una escuela se coló en medio del casco antiguo. Muchos de los vecinos de Ourense fueron testigo de esa modificación temporal de su ciudad y también pudieron ser parte activa del rodaje. Y es que buena parte de los figurantes fueron ourensanos.

Los monasterios de San Clodio y Montederramo, el monte de A Peroxa o las inmediaciones del río Avia fueron otros de los escenarios seleccionados por José Luis Cuerda para los rodajes en exteriores.

La vinculación del director con la provincia

“Los girasoles ciegos” abre una pequeña ventana a Ourense desde el respeto e incluso la admiración. La explicación se encuentra, además de en su belleza y su encanto natural, en el especial vínculo que el director, José Luis Cuerda, estableció con provincia.

Ya hace más de una década que el cineasta se metía en eso de la viticultura, y que mejor lugar para hacerlo que en O Ribeiro, concretamente en San Clodio.

Además de de sus caldos, Cuerda se ha declarado un enamorado de Ourense, tanto así que aunque nació en Cuenca, es sin duda un hijo adoptivo de Galicia. Parte de su visión cargada de cariño se transmite en “Los girasoles ciegos”.

Como ves, Ourense es una verdadera estrella del celuloide, así que siéntete como una estrella por sus calles.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria