11 trucos para ejercitar la memoria

11 trucos para ejercitar la memoria

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

La memoria es una función de nuestro cerebro que nos permite codificar, almacenar y recuperar la información del pasado. Es una de las capacidades fundamentales del cerebro, ya que nos permite guardar aquella información relevante y necesaria para relacionarnos con el entorno y socializarnos. Además, a través de la memoria construimos nuestra identidad, pues sin ella no sabríamos ni quien somos. Y finalmente, la memoria aparece ligada al aprendizaje, es decir, es una herramienta que utilizamos para poder aprender.

Por el paso del tiempo, por la falta de uso o por la aparición de enfermedades como la demencia, la memoria se va deteriorando y perdemos capacidades retentivas. Sin embargo, existen ejercicios y trucos para ejercitar la memoria y mantener nuestras capacidades cognitivas en forma. Sigue leyendo para conocerlos.

La asociación

Un truco para recordar con mayor facilidad es la técnica de la asociación, que consiste en relacionar información nueva con alguna que ya conoces previamente. Por ejemplo, para recordar una lista larga de nombres puedes inventarte una historia relacionándolos todos. Curiosamente, cuanto más rara o divertida sea la asociación más fácil te será recordar.

El palacio mental

Este truco para fortalecer la memoria viene del filósofo Cicerón, de quien se decía que podía recitar un discurso sin apoyarse en ningún texto escrito. ¿Cómo lo hacía? Él mismo lo explicó: pensaba en un edificio que le fuera familiar, y decoraba cada estancia con un cuadro relacionado con las ideas de su discurso, de forma que cuando empezaba a hablar solo tenía que recorrer las salas de su “palacio mental” y las ideas vinculadas le iban surgiendo al pararse en cada cuadro. Para que esta técnica sea efectiva es preciso que elijas un lugar bien conocido (tu casa o el recorrido al trabajo, por ejemplo), sigas siempre el mismo recorrido y, de nuevo, cuanto más exagerada o extraña sea la vinculación entre los datos a memorizar y el “palacio mental” más se fijará en tu memoria.

Ejercitar la memoria

Utiliza una regla mnemotécnica

A nuestro cerebro le resulta más complicado memorizar lo abstracto; de ahí surgen las reglas mnemotécnicas, que son frases cortas y fáciles de recordar que te ayudan de manera artificial a relacionar palabras, de manera que te resulte más sencillo memorizarlas todas. Por ejemplo, para recordar una lista de palabras puedes construir una nueva palabra con la inicial de cada una de ellas.

La categorización

El truco de la categorización consiste en agrupar los elementos que se desean recordar en grupos significativos. Es algo que solemos hacer, por ejemplo, con la lista de la compra, ordenando los artículos que queremos comprar por secciones o por tipo de producto para no olvidarnos de ninguno.

Una cosa de cada vez

Una de las razones de que nos olvidemos de las cosas es que no prestamos atención a lo que hacemos. ¿Cuántas veces has ido a una habitación a por algo y al volver te has dado cuenta de que te has olvidado de ella? La concentración es importante para memorizar, por ello un buen consejo es no realizar varias acciones al mismo tiempo, sino centrarse en una única actividad de cada vez.

Anótalo

Si quieres recordar algo prueba a escribirlo a mano. A diferencia de escribir a ordenador, el proceso de escribir a mano refuerza el aprendizaje y memorización, porque al hacerlo creamos una huella de recuerdo motor en el cerebro, que nos ayuda a recordar mejor esa información.

O dilo en voz alta

Si eres de los que se olvida fácilmente de dónde ha dejado las cosas, prueba a decir en voz alta lo que estás haciendo: “guardo la cartera en la mesilla del dormitorio”. Se sabe que el doble efecto de hablar y escucharnos a nosotros mismos refuerza la memorización.

Haz pasatiempos

Los pasatiempos son una buena forma de ejercitar las capacidades de nuestro cerebro, entre ellas, la memoria, al tiempo que nos mantienen entretenidos. Con los crucigramas mejorarás la comprensión del lenguaje; con los sudokus, las habilidades matemáticas y la percepción espacial; con los juegos de buscar diferencias favorecerás la atención visual; y con los jeroglíficos, la capacidad lógica.

Ejercicios de memoria

Lee

Otro truco para ejercitar tu memoria es leer. Con la lectura mejoras tu comprensión lingüística, amplías vocabulario y estimulas la imaginación y la capacidad de abstracción, poniendo en forma tu mente y facilitando así la capacidad de memorizar. Si después de leer algo haces un resumen mental o escrito de lo que has leído o se lo resumes a otra persona potenciarás su memorización.

Cuenta historias

En relación al truco anterior, se conoce que una de las maneras de potenciar la memoria es contar historias. Esto se debe a que cuando elaboramos un relato, echamos mano de nuestros recuerdos e imaginación, estimulando así la memoria.

Haz un repaso diario

Otro ejercicio para mejorar tu memoria es hacer un repaso diario de tu actividad. Antes de acostarte repasa mentalmente tu día, verás que con la práctica serás capaz de recordar más y más cosas. Añade dificultad haciendo este repaso al final de la semana.

Para que estos trucos para ejercitar la memoria funcionen es preciso que los practiques con cierta regularidad. Poco a poco tu capacidad de memorizar se irá incrementando.

¿A qué esperas? Elige tu experiencia Caldaria