Emociones básicas: cómo reconocerlas

Emociones básicas: cómo reconocerlas

| Caldaria Hoteles y Balnearios

¿Sabes cuáles son las emociones básicas del ser humano? ¿Y cuál es el motivo de su existencia? ¿O para qué sirven? Sigue leyendo nuestro post y encontrarás todas las respuestas.

Emociones básicas

En primer lugar haremos una relación de cuáles son las emociones básicas del ser humano: alegría, tristeza, miedo, sorpresa, ira, desprecio y asco. Se llaman también las siete emociones universales y son como un mapa de la conducta no verbal de cada uno de nosotros. Después de estas emociones básicas vienen las emociones secundarias o sociales, de las que hablaremos en próximos posts.

¿Sabías que las emociones primarias son innatas, universales y, sobre todo, genéticas? No solo las comparte el ser humano sino también los ‘primos’ primates e incluso muchas especies de mamíferos no tan cercanas a nosotros evolutivamente hablando.

Pero, ¿de dónde sale la idea de que estas emociones son genéticas y nacemos con ellas? Nada más y nada menos que de un naturista y animalista como Charles Darwin quien, en el año 1872 publicó un libro titulado “La expresión de las emociones en los animales y el hombre”, de un contenido enriquecedor pero que no tuve una buena acogida en la sociedad de su tiempo ya que entablaba una relación de parentesco entre primates y ser humano que no gustaba nada a la entonces rancia sociedad.

Investigaciones de Charles Darwin

Darwin aseguraba, después de más de 30 años de investigación, que hombres de diferentes culturas y razas y animales poseían una serie de elementos comunes a la hora de desarrollar sus emociones. En una obra dividida en cuatro partes se encargaba de entablar una relación con algunos movimientos físicos involuntarios (incluso) y algunas emociones que se repetían a lo largo de la vida para generar diferentes efectos.

Destacan los tres principios según los cuales se dan la mayoría de los gestos y expresiones voluntarios:

  1. La fuerza de la costumbre y la asociación son el inicio de las sensaciones y emociones.
  2. El impulso opuesto: tanto humanos como animales realizamos una serie de movimientos involuntarios que, a pesar de no ser útiles, puedan resultar muy expresivos (de ahí se desarrollarán nuevas teorías más adelante sobre, por ejemplo, cómo detectar mentiras a través de la comunicación no verbal).
  3. El sistema nervioso interviene también en el proceso de las emociones y es completamente independiente de la voluntad. ¿Un ejemplo? El temblor de manos o el sudor puedan estar relacionados con algún tipo de emoción que interfiere en el ‘correcto’ funcionamiento de nuestro sistema nervioso.

Investigaciones de Paul Ekman

Un siglo después de que Darwin desarrollara sus primeras teorías, el reconocido psicólogo Paul Ekman las transformó en evidencias. Él, uno de los más reconocidos psicólogos expertos en el comportamiento no verbal y la detección del engaño, colaborando con Wallace Friesen, creó el Facial Action Coding System (FACS), una especie de atlas de la cara (reconocido posteriormente por toda la comunidad científica mundial) que recogía todos los movimientos expresivos del rostro en unidades de acción (AU).

Emociones básicas primitivas

Las emociones una a  una

¿Te has dado cuenta que solo una de las emociones básicas es positiva? Se trata de la alegría. La otra es neutra, la sorpresa, y el resto son emociones negativas. ¿Qué dice eso del ser humano? Que sus emociones transmiten, en un 80%, negatividad. ¿Te esperabas ese resultado? Ahora desarrollaremos brevemente cada una de ellas.

Alegría

Es una de las emociones más fáciles de identificar de todo el repertorio de comunicación no verbal. El truco está en los ojos. Cuando mostramos alegría se acentúan las patas de gallo y sí, aunque también es un signo de vejez (en Caldaria contamos con una gama de cosméticos, De Balneis, para rejuvenecer la piel), es un indicador de que estamos alegres. De otro modo la sonrisa puede ser impostada o, como define Ekman, social. La alegría se ve en los ojos.

Sorpresa

Mandíbula caída y ojos desorbitados. Sí, seguramente ahora estés imaginando cualquier dibujo animado en los que ambas expresiones se muestran con una mandíbula caída hasta el suelo y los ojos fuera de sus cuencas. Evidentemente, no es tan exagerado pero es la manera en la que transmitimos sorpresa. Esta emoción es momentánea y aparece cuando el cerebro, literalmente, se sorprende. Una vez pasado ese momento inicial, la sorpresa se transformará en otra emoción, ya sea positiva o negativa.

Miedo

Igualmente que en el caso de la sorpresa, los ojos desorbitados es una manera de reconocerla. ¿La otra? Los labios retraídos, es decir, en posición horizontal. Otros modos de reconocerla es la elevación de los párpados superiores y tensión en los párpados inferiores. Si el miedo llega a ser muy intenso, hasta el cuello se puede contracturar por la tensión. El miedo es una de las emociones negativas que suele ir después de la sorpresa y antes de la ira.

Ira

Como habíamos dicho antes, es una emoción que, en muchas ocasiones, aparece después del miedo. El ceño fruncido es su característica principal aunque también hay otras como la tensión en los párpados inferiores y la proyección de la mandíbula hacia delante. En la comunicación no verbal reconocer con rapidez la ira en otra persona puede ser una manera de prevenir lo que pueda suceder a continuación, un conflicto o una posible agresión.

Tristeza

Otro signo de expresión que reconocemos muy bien porque muchas personas luchamos por no tenerlo: las arrugas en la frente. Cuando una persona siente esta emoción esta es la principal característica para reconocerla. La elevación de las cejas hacia el interior y la subida del mentón o la caída de la comisura de los labios hacia abajo son otras características para reconocerla. Mirada perdida, ojos lacrimosos o cejas hacia el centro de la nariz son expresiones que aparecen cuando además de tristeza hay un dolor moral, según Ekman.

Desprecio

Es una emoción que suele estar vinculada a la ira y al asco. Es la única de las emociones que se transmite utilizando un solo lado de la cara. Expresa desdén o superioridad hacia otra persona y se reconoce al ver la retracción de la comisura de los labios hacia la mejilla. Con estas expresiones aparecen otras como la mirada de superioridad o desafiante. No es una emoción fácil de reconocer pero, en el caso de poder hacerlo, resulta muy útil para saber a quién nos enfrentamos.

Asco

El asco es una de las emociones más antiguas de las que se tiene constancia, por lo que es una emoción primaria en toda regla. Está hecha para rechazar algo que nos repugna. Está ligada también al olfato a través del cual se conecta con la amígdala cerebral, la parte más primitiva de nuestro cerebro que se encarga de controlar las reacciones más primitivas del ser humano: el miedo, la conducta sexual y la agresividad.

¿Te ha parecido interesante nuestro artículo? Deberes: reconocer estas emociones en una persona cercana. ¡Ponte en marcha!

¿A qué esperas? Elige tu experiencia Caldaria
PUENTES DE OTOÑO

PUENTES DE OTOÑO

Oferta

UNA ESTANCIA DE 3 NOCHES CON VALOR AÑADIDO

Ver más