Día de la Paz: construyendo la tuya propia

Día de la Paz: construyendo la tuya propia

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

Hoy hacemos un paréntesis en nuestro temas más habituales para dedicarnos a una jornada tan significativa como el Día de la Paz. Desde 1981las Naciones Unidas decidieron dedicar un día con este motivo. Primero se celebraba cada tercer martes de septiembre, pero desde 2001 el Día de la Paz se conmemora el 21 de septiembre. Aunque al pensar en la paz pensamos en acciones a nivel mundial, puedes hacer pequeños gestos que contribuyan en el camino hacia ella. Nosotros te proponemos ocho.

1.Haz las paces con alguien: Todos tenemos pequeñas rencillas con otras personas, problemas que se han generado con el tiempo y que no sabemos como solucionar. ¿Pues por qué no hacer un primer acercamiento en una jornada como el Día de la Paz? Puedes buscar un entorno relajado en el que charlar, seguro que encontraréis un punto de entendimiento y todo se solucionará. ¿Qué tal sellar las paces con una tarde de balneario?

2.Habla con los más pequeños: Los niños son el futuro, por eso es importante que inculquemos en ellos buenos hábitos. Y, aunque la educación es un trabajo diario, aprovecha esta jornada para hablarles  de la situación actual del mundo y de cómo, cada uno como individuo, podemos actuar para crear un lugar en paz en el que vivir.

3.Ten un buen gesto con el medio ambiente: Debemos fomentar la paz con nuestros semejantes, pero también con nuestro entorno. Así que ten un buen gesto con el medio ambiente o con los animales. 

Día de la Paz 4.Piensa en cómo mejorar el mundo: Aquí te estamos dando algunas ideas, pero estamos seguros de que, si dedicas unos minutos a pensar, caerás en la cuenta de cuantas cosas están al alcance de tu mano para crear un mundo en paz. Claro que los grandes conflictos se disputan en despachos a los que la mayoría de nosotros no tenemos acceso, pero sí que somos el motor de los movimientos sociales, los que movemos en engranaje de la solidaridad.

5.Y hazlo: No basta con que lo pienses, toca ponerse en marcha. Las buenas intenciones son importantes, pero échale la fuerza de voluntad necesaria para conseguir realizarlas.

6.Todos los días: Y no solo en el Día de la Paz. Trata de aportar tu granito de arena cada día para lograr que la paz se imponga.

7.¿Por qué el Día de la Paz?: Si necesitas un poco de motivación porque eres de los que piensa que los gestos individuales no sirven de nada, investiga. Indaga sobre el Día de la Paz y sobre figuras relevantes que trabajaron por y para ella. Descubrirás lo que cada uno de ellos ha hecho, comenzando de la nada, y verás que con tesón todo es posible.

8.Ponle banda sonora: El empujón final puede ponerlo un poco de buena música. Acompaña cada una de las ideas anteriores con una de esas canciones que inspira buen rollo.

Ya sabes, la paz se cultiva día a día, pero este 21 de septiembre podemos dedicar unos minutos a actuar y planificar el resto de los 364 días. ¡Peace&love!

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria