Cura postnatal en un balneario

Cura postnatal en un balneario

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

La llegada de un nuevo miembro a la familia supone un momento lleno de felicidad, pero también muchos cambios. Una nueva manera de organizar y de afrontar el día a día sacude los hogares con la llegada de un bebé. En el caso de las madres, a todos estos cambios se suma el impacto físico tras el parto. Los primeros meses a veces se ponen un poco cuesta arriba, las mujeres acumulan agotamiento y ven reducido su tiempo para cuidarse. Por eso, una cura postnatal en un balneario puede ser una buena manera de recargar las pilas. Te contamos cómo y por qué.

Qué es una cura postnatal

Como venimos diciendo, los físicos y psicológicos del embarazo y el parto suponen un fuerte impacto en las mujeres, además del cambio de ritmo vitales.

Se vuelve entonces especialmente recomendable una puesta a punto tanto mental como física. De este modo, una cura postnatal en un balneario incluye tratamientos que apuntan en diferentes direcciones.

Durante este tipo de estancias pueden incluirse tratamientos destinados al cuerpo de modo terapéutico pero también atender otro aspecto que resulta igualmente interesante: la belleza.

Además, una estancia en un balneario, en cualquier situación, aporta un extra de relax, imagínate después del estrés que general los primeros meses de vida de un bebé.

Embarazada - Caldaria

Cuándo y cómo

Algunos expertos apuntan que un buen momento para acudir a una estancia de balneario es tras tres meses de haber dado a luz. En ese momento la familia y especialmente la madre empieza a retomar el ritmo habitual de vida y será buena idea hacerlo después de una puesta a punto.

Son muchos los tratamientos que ofrecen los balnearios y que serán gratificantes para las nuevas mamás. Lo mejor, como siempre es consultar con el equipo médico del centro para escoger los programas que mejor se adapten a tus necesidades.

Por nuestra parte, además de los baños en las aguas mineromedicinales del balneario que selecciones, recomendamos un masaje linfático. Ese trata de una técnica de masoterapia que ofrece vertientes tanto terapéuticas como estéticas. Se trata de un masaje que activa el funcionamiento del sistema linfático superficial para mejorar la eliminación de líquido intersticial y de las moléculas de gran tamaño facilitando su evacuación. En esta misma línea se encuentran los masajes anticelulíticos. Rompe la grasa, moviliza líquidos acumulados y facilita la penetración de otros tratamientos contra la piel de naranja.

Un buen tratamiento facial será el complemento ideal a una cura postnatal en un balneario.

Este tipo de estancias pueden hacerse en familia. Aunque las aguas mineromedicinales no están recomendadas para niños menores de tres años, algunos establecimientos sí incluyen talleres de masaje en familia. Así los padres aprenderán a relajar a su hijo y establecerán un nuevo vínculo.

En este sentido, una cura de balneario puede complementarse con una estancia en otro tipo de establecimientos, como un spa, en el que los niños puedan tener un primer contacto con el agua.

Por su parte, las madres retomarán su día a día con el cuerpo más descansado, relajado y con la mente más liberada para continuar con el reto de la maternidad.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria