Cómo cuidar la piel grasa

Cómo cuidar la piel grasa

| Caldaria Hoteles y Balnearios

Se conoce con el nombre de seborrea y es un problema que afecta principalmente en la adolescencia, pero que a algunas personas les acompañará durante toda la vida. Si quieres saber qué es la piel grasa y qué la causa, así como cuáles son los trucos, consejos, ingredientes y productos para cuidar la piel grasa, acompáñanos en este reportaje.

 Qué es la piel grasa

Lo primero de todo es saber qué significa tener la piel grasa: se denomina seborrea y es una afección que se caracteriza por la dilatación de los poros de la piel, fundamentalmente en la frente y la nariz, pero también por el resto de la cara. La piel es un poco más gruesa de lo normal y se muestra en forma de brillos, pero también pueden aparecer acné y puntos negros. La seborrea no se da únicamente en el rostro, sino que puede aparecer también en el cabello, provocando un pelo graso.

Una variante de la piel grasa es la piel mixta, que se llama de esta manera por tratarse de una combinación de piel normal y grasa. En este tipo de pieles aparecen los brillos en la denominada zona T, es decir, la frente, la nariz y la barbilla.

 Causas de tener la piel grasa

Tener la piel grasa es algo muy habitual y puede deberse a causas muy diferentes entre unas personas y otras. La más habitual es la genética, ya que en muchos casos es el cuerpo el que produce más sebo de lo normal sin que haya una razón que lo provoque. Pero, además de esta causa, hay otras razones del origen de la piel grasa:

  • Alimentación: el exceso de azúcares, carbohidratos refinados, alimentos ultraprocesados y ácidos grasos pueden provocar piel grasa; por eso, se recomienda una dieta equilibrada con protagonismo para los productos frescos y naturales.
  • Cosméticos: aunque parezca paradójico, cuanto más se exfolie la piel para eliminar el sebo, más produce el cuerpo. También un exceso de maquillaje puede llevar a tener piel grasa, ya que obstruyen los poros y pueden provocar más producción de sebo.
  • Hormonas: se sabe que los cambios hormonales estimulan la producción de sebo, lo que en algunos casos puede provocar un exceso de grasa. La pubertad, el embarazo o la menopausia son épocas de cambios hormonales. Además, tanto el estrés como algunas enfermedades pueden ayudar a tener la piel grasa por causar desequilibrios hormonales.
  • Clima: no podemos olvidarnos de que el lugar en el que vivimos también puede ayudar al exceso de sebo, sobre todo en climas cálidos y húmedos.

Cuidar la piel

Cómo cuidar la piel grasa

Una vez que tenemos claro qué es la piel grasa y por qué se produce, es el momento de saber cómo cuidar la piel grasa. Aquí te vamos a ofrecer algunos trucos que te ayudarán a conseguir eliminar el sebo de la piel y lucir un rostro perfecto y equilibrado.

Los expertos recomiendan limpiar, pero sin agredir: las limpiezas de cutis son imprescindibles, pero hay que elegir limpiadores poco agresivos para controlar la producción de sebo. Se recomienda elegir productos cosméticos con un pH alrededor de 5 y evitar los productos agresivos y con pH elevado. Además, es importante eliminar cada noche el maquillaje, ya que la piel aprovecha las horas de descanso para oxigenarse: si no hemos retirado la suciedad, los poros quedarán obstruidos.

Además, hay que tener cuidado a la hora de exfoliar la piel, ya que un exceso de limpieza puede llegar a ser contraproducente. Las leches limpiadoras y las aguas micelares, cuya composición ayuda a reducir la producción de sebo, pueden ser una gran solución.

El problema es que muchas personas intentan resecar la piel a propósito, buscando productos que “sequen” la piel, lo que es un error ya que puede generar un efecto rebote. Por eso, el mejor truco para cuidar la piel grasa es hidratar la piel correctamente. Aceites faciales, ricos en omega 6, son perfectos para este fin, ya que pueden conseguir una piel sana y luminosa, pero en la que no haya brillos del exceso de sebo.

Otros ingredientes recomendados por los expertos son los aceites esenciales como el de salvia, el aloe vera o la manzanilla, que tienen magníficas propiedades. De hecho, se utilizan desde hace muchos años para hacer jabones de limpieza para la piel.

Utilizar limpiadores específicos para pieles grasas o mixtas es vital para conseguir un rostro luminoso, pero sin exceso de sebo. Además, recuerda mantener la piel bien hidratada con una buena crema hidratante, ya que si no se utiliza puede provocar deshidratación y una piel aún más estropeada. Y recuerda que las exfoliaciones deben hacerse con agentes poco agresivos para no perjudicar aún más a nuestra piel.

¿A qué esperas? Elige tu experiencia Caldaria
PUENTES DE OTOÑO

PUENTES DE OTOÑO

EL PLACER DE VOLVER A DISFRUTAR DE UNOS DÍAS DE VACACIONES Y BIENESTAR

Ver más