¿Qué es un circuito de agua y qué beneficios tiene?

¿Qué es un circuito de agua y qué beneficios tiene?

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

Uno de los tratamientos más comunes que ofrecen los balnearios son los circuitos de agua, una ruta por varias piscinas y chorros en los que se va alternando la temperatura del agua entre caliente y fría. Pero para entender qué es un circuito de agua hay que saber antes qué es la hidroterapia, ya que este tratamiento es la base de los circuitos de agua. Descubre con los balnearios Caldaria todas las posibilidades que ofrecen los circuitos de agua y sus beneficios para la salud.

¿Qué es un circuito de agua?

La hidroterapia es la forma de usar el agua para activar las funciones vitales del organismo. Por ese motivo es la base en la que se asienta el circuito de agua, un tratamiento en el que se utiliza agua a diferentes temperaturas, alternando el agua fría con la caliente en piscinas, bañeras y chorros.

El objetivo es que el agua caliente dilate los vasos sanguíneos mientras que el agua fría provoca el efecto contrario, su contracción: así se consigue favorecer la circulación de la sangre por nuestro cuerpo, que se verá mejorada, además, por la presión que ejercen los chorros a modo de masaje.

Alvea Arnoia - Caldaria

Cómo se hace un circuito de agua

Aunque cada balneario tiene sus propios recorridos y características específicas en sus circuitos de agua, hay un consenso sobre cómo debe ser este tratamiento. Lo primero a lo que apuntan los médicos es que la duración debe ceñirse a un mínimo de 60 minutos y un máximo de 90 para que sea beneficiosa para nuestra salud.

También es importante saber que las personas con problemas de salud o con algunas enfermedades de la piel no deben hacer este tipo de tratamientos. Lo mejor es consultar siempre con el responsable médico del balneario. Tampoco están indicados para personas embarazadas ni para niños pequeños y deben tener un especial cuidado aquellos que tienen habitualmente su tensión baja.

Circuito Alvea

El primer paso que hay que dar es la ducha,para hidratarnos y que nuestro cuerpo comience a coger temperatura. Debemos apuntar que no se debe alterar el recorrido, ya que está preparado por profesionales para que sea lo más efectivo posible. Después pasaremos a la piscina de hidromasaje para tumbarnos en las camas y colocarnos en los espacios donde están los chorros de agua, de tal manera que lo notemos en la cabeza, dorsales, lumbares, gemelos y pies.

Lo importante es que, cada vez que cambiemos de chorro, de cama o de cascada, debemos pasar por la piscina de agua fría durante unos segundos para mejorar la tonificación del cuerpo. Sólo es necesario estar unos segundos y, en muchos casos, se trata de piscinas que tienen un comienzo y un final para que haya que atravesarlas, estando el tiempo justo sumergido en ellas.

Tras la piscina de hidromasaje en la que estaremos un promedio de 20 o 25 minutos, pasamos a la de relajación, donde permaneceremos 10 minutos más. Esta piscina suele estar a una temperatura de 38 grados, uno o dos grados más que la anterior. Cuando termine ese periodo, volveremos a sumergirnos o atravesar la piscina de agua fría para el contraste.

El siguiente paso nos llevará a la sauna para que nuestro cuerpo sude ya que estaremos a una temperatura cercana a los 50 grados. Se recomiendan entre 15 y 20 minutos en este lugar, parando una o dos veces entre medias para introducirnos en la piscina fría de contraste.

Los últimos pasos nos llevarán primero a la zona de duchas antes de terminar en la zona de pediluvio, donde atravesaremos un camino de piedras mientras recibimos agua en la zona baja de nuestro cuerpo. Finalmente, y tras completar todo el proceso, nos relajaremos en una zona destinada a tal efecto y tomaremos algo de líquido para reponernos del circuito.

Duchas termales

Beneficios del circuito de agua

Los beneficios de los circuitos hidrotermales se pueden explicar tanto desde el punto de vista físico, como psicológico y estético. Los expertos coinciden en que la alternancia de temperaturas activa el sistema linfático y sanguíneo, activa el metabolismo, equilibra el sistema inmunitario, rebaja los niveles de estrés y rejuvenece el organismo.

Incluso algunos médicos apuntan a los beneficios detoxificantes de esta terapia. Una palabra que se ha puesto de moda en los últimos años debido a los batidos de frutas y verduras que se han popularizado y que se trata de eliminar las toxinas del cuerpo. Con el circuito de aguas consigue oxigenarse al organismo para poder eliminar todas sus impurezas.

Otros beneficios de este tratamiento apuntan a que nuestro cuerpo se aclimatará mejor a la amplitud térmica, es decir, a los cambios bruscos de temperaturas. También mejora nuestro rendimiento y rejuvenece los tejidos de la piel, notando una mejoría notable en nuestro aspecto estético.

En este aspecto, el circuito de agua ayuda a retrasar el envejecimiento eliminando las arrugas y ofreciendo un aspecto más luminoso de la piel. Y, por si fuera poco, la reducción en los niveles de estrés a los que hacíamos referencia ayuda a sentirse más relajado, generando tranquilidad y serenidad en la persona.

Ya sabes qué es un circuito de agua, sus beneficios y todos los pasos que se siguen. ¿Te animas a probarlo? En los balnearios Caldaria tenemos a los mejores expertos que te aconsejarán sobre los mejores tratamientos para ti y tu cuerpo.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria