Cinco consejos para sobrevivir a la cena de Navidad

Cinco consejos para sobrevivir a la cena de Navidad

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

Tienes esa fecha marcada en el calendario con un gran círculo rojo y no es para menos: vuelves a reunir a toda tu familia en torno a la misma mesa. Un año después, mayores y pequeños se sientan para compartir historias anécdotas y recuerdos entrañables, pero también para volver a hablar de fútbol, de política o de aquel novio antiguo que no hacía ninguna gracia a tu cuñado. Si quieres llegar al día de Reyes sano y salvo, te vamos a dar cinco consejos para sobrevivir a la cena de Navidad y a todas las reuniones familiares de estas fechas. Toma nota.

Cocina con cabeza 

Cuando se reúnen diez o quince personas a cenar todos deben colaborar: dejar la cocina y la organización solo a quien acoge en su casa a toda la familia no es de recibo. Por eso hay que pedir a todos los invitados que colaboren trayendo algún plato para la cena, ya sean los aperitivos, el postre, etc. También existe la posibilidad de pedir a una empresa de catering que nos prepare la cena para todos y pagarla a escote. Nos ahorramos trabajo y repartiendo el gasto entre todos tampoco sale caro.

Pero si decidimos organizarlo de forma casera, organízate: compra los ingredientes con antelación y congélalos para no pagar la subida de precios de los últimos días; prepara platos que no haya que cocinar en el momento para poder disfrutar de la cena y no estar en la cocina; pide ayuda al resto de comensales a la hora de recoger y cambiar platos; y disfruta de la reunión.

Mesa de Navidad

 Moderación con el alcohol

En Navidad las mesas se llenan irracionalmente de comida: en una reunión de diez personas se sirve comida para que el tercer regimiento de infantería entero no pase hambre y eso provoca que se cometan excesos. Pero además de comer mucho, también se bebe mucho y eso es un problema: las Fiestas son muy largas y hay que cuidar el cuerpo para que aguante dos semanas.

Si estás con tu familia y hay confianza, eso no significa que puedas pasarte de la raya; si estás con la familia de tu pareja, menos aún. Si terminamos con la lengua pastosa nos lo recordarán durante años. Y, por supuesto, ojo con las cañas con los amigos antes de ir a cenar.

 Evita temas políticos

El fútbol es uno de los temas comunes en la mesa de Navidad y ha habido históricas peleas en plena celebración por si uno es del Madrid y otro del Barça o del Atleti. Pero, además de fútbol, hay muchas otras conversaciones que pueden derivar en polémicas y, por tanto, harás bien en evitarlas si quieres llegar sano y salvo al final de la cena.

La política, la religión o el dinero son temas que, como en el caso del fútbol, pueden acabar como el rosario de la Aurora. Para tratar de que la cosa no se descontrole, intenta contar cosas más triviales como las anécdotas en tu trabajo, historias divertidas que te han pasado con los niños, recuerdos familiares de cuando erais pequeños, etc. Y si surge alguna polémica, trata de intentar cambiar de tema lo antes posible y, sobre todo, respira hondo antes de contestar.

Fiesta

Colocación estratégica en la mesa

Si eres uno de los anfitriones de la cena tendrás que echar una mano a la hora de colocar y ordenarlo todo; si no lo eres, esa ayuda también es bien recibida. Pero, en cualquier caso, una cena puede cambiar radicalmente dependiendo de quién está situado a nuestro lado o enfrente de la mesa: puede ser la más divertida del mundo… o la más aburrida del año.

Por eso, ten claro con quién te vas a sentar, quién es el invitado con el que mejor te llevas, con quién haces mejores migas y trata de colocarlos a todos a tu alrededor. Y si, al mismo tiempo, te puedes alejar de quien no te cae bien o del cuñado con el que tuviste un rifirrafe la última vez, mucho mejor. Así será mucho más fácil que no vuelva a repetirse.

Evita ser el foco de atención

Los solteros siempre se enfrentan a la misma pregunta en estas fechas: ‘¿ya tienes novia?’ Para los recién casados se reserva esa de ‘¿y para cuándo ese niño?’ Mientras que quienes ya han sido padres tendrán que soportar que les pregunten por la parejita, el tercero de la saga, etc. Sea cual sea tu caso, trata de pasar desapercibido en cuanto te pregunten.

Una actitud positiva celebrando tu estado actual, sea el que sea, es lo mejor que los demás esperan escuchar de ti. Si tienes problemas, intenta olvidarlos durante un par de horas para que el ambiente no se hunda; si no los tienes, cuenta un poco de lo bien que te va, pero sin entrar en muchos detalles. El objetivo es pasar un buen rato, no aburrir a los demás con nuestro día a día.

Sobrevivir a la cena de Navidad no es fácil, pero con estos sencillos consejos estás un poco más cerca de conseguirlo. Disfruta de este momento, celebra con los tuyos estas fiestas entrañables y pasa una noche que puedas recordar. Y, por supuesto, no te olvides del Almax: antes o después te hará falta.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria
RAIA TERMAL

RAIA TERMAL

Un destino y dos países con degustaciones gastronómicas y viaje en catamarán

Ver más