Ribadavia, un destino turístico de historia, piedra y vino

23/02/2016 -

¿Buscas un destino que te permita conjugar historia, cultura, gastronomía y diversión? No lo pienses más, Ribadavia se presenta ante ti dispuesta a ofrecerte todo lo que necesitas para una escapada inolvidable. Y nosotros nos proponemos mostrarte todas las claves para que le saques el máximo partido ya sea probando sus exquisitos vinos, disfrutando de sus dulces tradicionales o explorando su judería. ¿Preparado para todo lo qué hay que hacer en Ribadavia?

Si ya has investigado un poco sobre Ribadavia la primera palabra que vendrá a tu cabeza será vino. Esta localidad a orillas del río Avia es la capital de O Ribeiro, una comarca con más de 2.800 hectáreas de viñedo en las que se producen de media 14 millones de kilos de uva blanca, 2 millones de tinta y que cuenta con Denominación de Origen propia. Con este panorama, el enoturismo se convierte en uno de los mayores potenciales de Ribadavia.

Feria del Vino

 

Durante todo el año podrás catar algunos de los mejores vinos de Galicia, pero si quieres sumergirte de lleno en el mundo de la viticultura, la cita ideal es la Feira do Viño do Ribeiro, declarada de Interés Turístico Nacional. Cada primer fin de semana de mayo la Alameda de Ribadavia y su entorno homenajean al vino. Buena parte de las bodegas más prestigiosas de la Denominación de Origen se reúnen en esta cita que te permite catar los diferentes caldos o conocer algunos de los mejores maridajes para que un Ribeiro muestre todo su potencial. Una buena charla con un bodeguero o un colleiteiro te enseñará el mimo y el cuidado que requiere tanto el cultivo de la uva como la elaboración del vino. También se organizan actividades de showcooking que te permitirán ver en directo a conocidos cocineros sacándole el máximo partido al vino en los fogones.

Además, este 2016 Ribadavia, O Ribeiro y la Feira do Viño dan un paso más aumentando hasta 35 el número de bodegas que presentan sus diferentes vinos. Y tu opinión les importa. A través de la cata popular los asistentes otorgan uno de los premios más importantes de la feria.

enoturismo

Viaje en el tiempo

¿No te gusta el vino? Quizás un Ribeiro te haga cambiar de opinión y sino, no te preocupes, Ribadavia sigue siendo tu destino, porque Ribadavia es también piedra, historia y cultura. Perderse por su Barrio Judío puede transportarte en el tiempo. Los judíos comenzaron a asentarse en la villa en el siglo XI y llegaron a superar los 1.500 llegado el siglo XV. Cada piedra de la judería te permite imaginar cómo vivían en la época y no dejes de probar alguno de los populares dulces hebreos de la Tafona da Heminia.  

Para seguir en este recorrido histórico la siguiente parada es el Castillo de los Sarmiento, una de las mayores fortalezas medievales de Galicia. Su origen data del siglo IX aunque la mayor parte fue construida en la mitad del siglo XV.

Pero la verdadera maquina del tiempo con destino a la Edad Media arranca en  Ribadavia con la Festa da Istoria  -sí, así, sin h-. Justas de caballeros, danzas medievales, una boda judía y hasta una cena al verdadero estilo medieval en la Iglesia de la Magdalena amenizan la jornada. No falta la artesanía y hasta un vino Ribeiro exclusivo para la fecha. Eso si, tendrás que pagarlo con maravedís, la moneda oficial de la fiesta y que podrás cambiar por euros en el banco da alhóndiga. La fecha varía entre el último fin de semana de agosto y el primero de septiembre, teniendo en cuenta las Festas do Portal (8 de septiembre) que honran precisamente a la Virgen del Portal, patrona de Ribadavia y de O Ribeiro.

Si lo tuyo son las artes escénicas, julio es tu mes para visitar Ribadavia. Durante una semana la Mostra Internacional de Teatro (MIT) reúne a prestigiosas compañías nacionales e internacionales en un certamen de referencia.

Acudir a la Noite Meiga, una fiesta dedicada a las ánimas que se celebra cerca del Día de Difuntos, visitar el convento de Santo Domingo, la Plaza Mayor o hacer un picnic en A Veronza completarán una visita excepcional a Ribadavia. El broche ideal lo pondrá relajarte en alguno de los balnearios Caldaria que hay a pocos kilómetros de la localidad, tanto en Arnoia como en Laias.