Sumérgete en la hidrología médica

14/09/2016 -

La hidrología médica puede ser tu gran aliada, pero para conocer mejor lo que nos ofrece es necesario, poco a poco, aprender su terminología. Hace unas semanas nos familiarizábamos con algunos conceptos relacionados con el agua. Hoy damos un paso más al conocer otros 10 conceptos, en esta ocasión referidos a la hidrología médica.

1. Hidrología médica: Y lo primero que debemos saber es en qué consiste la hidrología médica. Se trata de una especialidad médica que utiliza el agua como agente terapéutico, en cualquier forma, estado o temperatura, echando mano de sus agentes físicos o la presión.

2. Agua mineromedicinal: Llevamos semanas y semanas hablando de los tipos de agua mineromedicinales, su composición, propiedades, naturaleza… Pero no está por demás recordar qué se considera agua mineromedicinal. Las aguas mineromedicinales son aquellas de origen natural utilizadas con fines terapéuticos y propiedades conocidas y probadas.

3. Balneario: Los balnearios son establecimientos sanitarios que ofrecen servicios médicos aprovechando los beneficios de las aguas mineromedicinales. Es por eso que cuentan con un servicio médico especializado, además de cumplir una serie de requisitos establecidos por la Xunta de Galicia, necesarios para alcanzar la certificación de balneario. Es importante que tengas clara la diferencia entre un balneario y un spa o una terma.

4. Talasoterapia: La medicina también hecha mano de los beneficios de las aguas de mar y lo hace a través de la talasoterapia, esto es, el uso metódico, con fines terapéuticos, de aguas de mar, preferentemente en forma de baños.

5. Crenoterapia: Se conoce así a la rama que estudia las aguas mineromedicinales en cuando a que son capaces de actuar sobre el organismo sano y enfermo, fijando sus formas de administración e indicaciones. Se podría utilizar como sinónimo de hidrología médica.

salud hidrologia

6. Cura hidropínica: El baño es uno de los sistema más extendido para aprovechar todas las propiedades de este tipo de aguas. Sin embargo, la cura hidropínica supone la ingesta de aguas con determinada frecuencia establecida por un médico y con fines terapéuticos.

7. Maniluvio: La espalda, el cuello o las piernas son partes a las que prestamos especial atención cuando disfrutamos de una estancia de balneario. Pero otros muchas tratamientos cuidan otras zonas. Es el caso del maniluvio, un baño de manos con fines terapéuticos, o del pediluvio, el mismo proceso aplicado a los pies.

8. Cura de Kneipp: Sebastian Kneipp fue un sacerdote y médico naturista alemán precursor de la hidroterapia y la medicina natural. La Cura de Kneipp se basa en el procedimiento hidroterápico denominado pequeña hidroterapia. Consiste en aplicaciones externas de agua, regulando asimismo la dieta del sujeto y las actividades de la vida cotidiana.

9. Hidrocinesiterapia: ¿Recuerdas cuando hablábamos de los procesos de rehabilitación y las aguas termales? ¿O de cómo contribuyen a la preparación de los deportistas? Pues la hidrocinesiterapia es la práctica de ejercicios dentro del agua de nuevo con fines terapéuticos.

10. Atmiátrica: Recibimos los beneficios de las aguas mineromedicinales a través del baño o su ingesta, pero también de manera atmiátrica, o lo que es lo mismo, con su aplicación a través de vapores e inhalaciones.

En cualquier balneario estarán encantados de explicarte todos los tratamientos y términos de su catálogo, pero el saber no ocupa lugar y con estos conceptos estarás un poco más informado antes de tu próxima visita a uno de estos establecimientos. En Caldaria te esperan.