¿Dónde está el bosque más grande de secuoyas de Galicia?

¿Dónde está el bosque más grande de secuoyas de Galicia?

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

Las secuoyas son los árboles más altos del planeta. Son típicas de los bosques de California, en Estados Unidos pero, ¿sabías que también puedes encontrar secuoyas en Galicia? Sigue leyendo para conocer dónde está el bosque más grande de secuoyas de la Comunidad gallega.

Hasta hace poco la plantación más importante de secuoyas en Galicia se encontraba en el municipio pontevedrés de Poio, en las proximidades del monte Castrove, donde en el año 1992 se plantaron 500 secuoyas en conmemoración del quinto centenario del descubrimiento de América. Pero hoy esta plantación de secuoyas ha sido superada en tamaño por otra también situada en la provincia de Pontevedra. La comunidad de montes de Vincios, en el ayuntamiento de Gondomar, acaba de plantar 1.200 ejemplares de secuoya roja en el monte Galiñeiro, en el que será, probablemente, el bosque más grande de Europa de estos ejemplares.

La comunidad de montes ha reforestado con Sequoia sempervirens un área de seis hectáreas que se vió fuertemente afectada por los incendios de 2017. Por el momento los árboles miden apenas 40 centímetros de alto, pero con el paso de los años podrán alcanzar los 100 metros de altura (el equivalente a un edificio de 30 pisos), e incluso superarlos, y los 7,9 metros de diámetro, siendo necesarias varias personas para rodear su base. En el Parque nacional de Redwood, al norte de California, se ha encontrado un ejemplar de secuoya roja de récord, con 115,55 metros de altura.

Bosque de secuoyas

¿Qué son las secuoyas?

La Sequoia sempervivens o secuoya roja es una de las tres especies coníferas conocidas como secuoyas, y de ellas es la de mayor porte. Árbol de hoja perenne, su madera roja se emplea en ebanistería por su alta calidad y su llamativo color.

Además de la secuoya roja existe la secuoya gigante (Sequoiadendron giganteum), que alcanza alturas de hasta 85 metros y hasta 7 metros de diámetro, y la metasecuoya (Metasequoia glyptostroboides), que llega a los 45 metros de altura y 2 de diámetro. Las dos primeras especies de secuoya son típicas de los bosques californianos y de Oregón, mientras que la metasecuoya proviene de las provincias chinas de Sichuan y Hubei. Todas ellas, además de por su altura, se caracterizan por su gran longevidad (pueden superar los 1.000 años de vida).

Debido a la dureza y grosor de su corteza (de hasta 30 cm), la secuoya roja -la plantada en Gondomar- actúa como cortafuegos. Además, su madera no contiene resinas inflamables que hacen que muchas otras coníferas ardan fácilmente. E incluso, una secuoya dañada por el fuego no siempre muere, ya que tienen la capacidad de regenerarse a través de brotes en su tocón. Motivos que explican que la comunidad de montes de Vincios haya elegido esta especie para la replantación, con la intención de proteger su monte de los incendios forestales que azotan cada verano la zona.

En los próximos años, el bosque de secuoyas rojas se convertirá en uno más de los atractivos de la Serra do Galiñeiro, un espacio natural del que la comunidad de montes lleva años promoviendo su multifuncionalidad. En él conviven diferentes usos (desde plantaciones forestales a usos recreativos y de ocio, como el senderismo, la escalada o los paseos a caballo) gracias a su diversidad de flora y fauna y su rico patrimonio cultural, en forma de molinos, puentes, lavaderos y presas, mámoas, petroglifos y castros.

Ya sean bosques de plantación reciente como este de secuoyas en Gondomar, o los más antiguos de Galicia, como el Teixadal de Casaio, o bosques mediterráneos como el Parque Natural da Enciña de Lastra, Galicia está llena de naturaleza por descubrir.

¿A qué esperas? Elige tu experiencia Caldaria