De ruta por los monasterios de Ourense

De ruta por los monasterios de Ourense

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

El potencial patrimonial de la provincia de Ourense es uno de sus principales valores turísticos. De norte a sur y de este a oeste las piedras cuentan la historia del territorio, de sus habitantes y de cómo han ido construyendo la sociedad actual. Hoy te proponemos un recorrido por algunos de los principales monasterios de Ourense, conjuntos arquitectónicos que muestran la riqueza artística de diferentes estilos. Acompáñanos en esta visita por los monasterios de Oseira, Santo Estevo y San Clodio.  

Si quieres sentirte dentro de la historia, recorrer diferentes épocas sin salir de un mismo espacio y quedar deslumbrado por el arte y la piedra, una ruta por los monasterios de la provincia de Ourense cumplirá tus expectativas. En esta primera entrega nos vamos a sumergir en tres de los conjuntos arquitectónicos más imponentes de la provincia.

Oseira, primera parada

Arrancamos en el Monasterio de Oseira, en el norte de la provincia de Ourense, concretamente en el municipio de San Cristovo de Cea. Situado en un profundo valle, el conjunto monacal se estructura en varios volúmenes adosados que deslumbra ya a primera vista.

Para conocer el origen de la majestuosa construcción es necesario remontarse al año 1137. Fue en esa fecha cuando un grupo de monjes decidió retirarse en soledad para encomendar su vida a Dios y en el 1141 el monasterio se unió a la orden del Císter.

En sus orígenes, los edificios de Oseira se caracterizaban por ser construcciones humildes que fueron aumentando su esplendor a medida que el potencial económico de la casa crecía.

Durante el Renacimiento y el Barroco las modificaciones se sucedieron. La iglesia, de finales de siglo XII, se yuxtapone con otras edificaciones en ángulo recto y cuenta con una fachada barroca adosada en el siglo XVII. Presenta una planta de cruz latina con tres naves y en su interior llama poderosamente la atención su cúpula decorada con pinturas murales.

En sus orígenes, los edificios de Oseira se caracterizaban por ser construcciones humildes

Una original bóveda corona la sala capitular, conocida también como “sala de las palmeras”, una estancia de finales del siglo XV.

En el antiguo refectorio puede visitarse el Lapidarium, un exposición donde la piedra es, de nuevo, protagonista. Te acercarás a objetos descubiertos durante las restauraciones y que van de lápidas y capiteles a columnas y otros elementos decorativos. Sus tres claustros también invitan a perderse.

El Monasterio de Oseira no sería lo que es de no ubicarse en el enclave en el que se encuentra, una zona montañosa que precede a la Serra do Faro. Pero tampoco podríamos hablar de este lugar sin mencionar el Eucaliptine, un licor único elaborado por los monjes según una antigua fórmula que combina diferentes plantas medicinales.

Un rincón espiritual en el Cañón do Sil

Nuestra siguiente parada nos lleva hasta la Ribeira Sacra, al monasterio benedictino de Santo Estevo de Rivas de Sil. La vegetación y la increíble orografía de la comarca son el marco perfecto para la construcción. Las escarpadas montañas, los heroicos viñedos de la comarca y el Cañón do Sil son enclaves deslumbrantes que custodian el monasterio.

Santo Estevo

Fundado a mediados del siglo VI por San Martín Dumiense, el Monasterios de Santo Estevo alcanzó su máximo esplendor en el siglo X. El románico, el gótico, el estilo renacentista y el barroco conviven en el Monasterio de Santo Estevo. La fachada de la iglesia corresponde al primero de estos estilos y está flanqueada por dos torres de campanario. En su interior se encuentra un altar de piedra de gran tamaño en el que se representa a Jesús con los apóstoles. Sus retablos del siglo XVI relatan las escenas del Nuevo Testamento.

Entre vinos, San Clodio

Concluimos esta primera etapa de la ruta por los monasterios de la provincia de Ourense en San Clodio. De la Ribeira Sacra pasamos a O Ribeiro, donde la vid y el vino son también protagonistas. A diferencia de Oseira y Santo Estevo, en el caso de San Clodio no está completamente claro su origen, que según la fuente varía desde el siglo VI al X. Pero lo verdaderamente importante es la atmósfera que se respira desde que te acercas al conjunto.

San Clodio

El monasterio fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en el 1931. Su fachada cuenta con una cruz de Caravaca a la que, dice la tradición, los agricultores de la zona se encomiendan para que el granizo y otras inclemencias del tiempo no arruinen se cosecha. La iglesia de Santa María se enmarca dentro del estilo gótico y cuenta con tres ábsides en correspondencia con las tres naves del templo.

Terminada la ruta virtual, ya tienes un plan cultural, alternativo y divertido por la provincia de Ourense que puedes completar con una jornada de relax en algún balneario Caldaria. Por ejemplo, en media hora puedes llegar desde nuestra última parada en San Clodio al Caldaria de Arnoia.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria