Que tu cuerpo no sienta el cambio de hora

Que tu cuerpo no sienta el cambio de hora

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

Ha llegado el temido día, ese en el que de buenas a primeras nos roban una hora del fin de semana. El cambio horario de verano ya está aquí. En la madrugada del 30 al 31 de marzo las 02:00h de la madrugada pasarán a ser las 03:00h. Anochecerá más tarde y tendremos más horas de luz como es propio de la primavera y el verano. Pero los primeros días, sobre todo para algunas personas, serán de difícil adaptación. Por eso te proponemos una serie de consejos para que descubras cómo afrontar el cambio de hora sin padecer en el intento.

Síntomas habituales

El cambio de horario no conlleva, a priori, consecuencias graves para la salud, pero pueden resultar molestos.

Los más habituales suelen ser somnolencia, irritabilidad, dolores de cabeza, dificultades para concentrarse y en ocasiones no poder conciliar el sueño por las noches. Todo esto se deben a la diferencia de cronotipos, esto es que cada persona se acomoda de forma particular al ritmo circadiano, que representa el ciclo de sueño y vigilia durante 24 horas.

Cuida tu sueño

El primer perjudicado del cambio de horario es, por tanto, tu sueño. Por eso es fundamental que te esfuerces en mantener un horario regular tanto a la hora de acostarte como de levantarte. Para ello debes poner en práctica de manera más estrictas unas cuantas pautas para estabilizar tu sueño. Evita las bebidas excitantes a partir de las 16:00h, eso incluye todas aquellas que contengan teína o cafeína. Además, evita el sedentarismo ya que el ejercicio no solo te ayudará a relajarte y a cansar tu cuerpo sino que contribuirá a que te sientas mejor.

Sueño y cambio de hora - Caldaria

La alimentación influye más de lo que piensas en cómo concilias el sueño, así que evita cenas pesadas y deja un margen de tiempo antes de acostarte para hacer bien la digestión. De este mismo modo, desconecta al menos un par de horas antes de irte a la cama. Eso implica móvil, ordenador y tabletas.

Aunque apetezcan más, debes resistirte a las siestas prolongadas. Sí te recomendamos que descanses entre 15 y 20 minutos por la tarde, pero no más. Por último, te aconsejamos que cuides la higiene del sueño, esto es, cambia las sábanas con frecuencia, mantén en orden tu dormitorio, además de limpio y ventilado.

Paso a paso

Pese a que existen grupos de personas que reciben la primavera con la temida astenia primaveral, un mayor número de horas de luz suele asociarse a más vitalidad y más ganas de hacer cosas. Sin embargo los cambios en tu rutina deben ser los menos posibles y aplicados de manera paulatina. Es posible que te encuentres más activo y que te apetezca hacer más cosas. Opta por ambientes relajantes que contribuyan a que estabilices tu organismo, como lo hacen las estancias en balnearios.

Si sigues estos consejos en menos de una semana tu cuerpo se habrá ajustado al nuevo horario y cualquier malestar generado por el cambio de hora desaparecerá.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria