Olivos made in Galicia

23/11/2017 -

Si te pedimos que nos digas cuáles son los cultivos propios de Galicia seguramente nos hables de la vid, la patata, algunos cereales… pero ¿repararías en el olivo? Un buen número de zonas de Galicia presentan unas cualidades idóneas para el cultivo de la aceituna, un producto que está recuperando su lugar en la comunidad. De hecho, ya se han identificado variedades autóctonas propias de Galicia. Pero vayamos por partes, sigue leyendo y descubre la relevancia de los olivos en Galicia.

Galicia y sus cualidades para la producción de oliva

Antes de meternos de lleno en eso de los olivos made in Galicia, descubramos cuáles son las características que permiten su cultivo en la comunidad.

Según diferentes expertos de explotaciones significativas, los terrenos ideales para el cultivo de la aceituna son aquellos que tengan una buena orientación al sur, que no se encharquen y que tengan un buen drenaje.

Dentro de Galicia las zonas más aptas para el cultivo se encuentran en la provincia de Ourense, la de Pontevedra y la zona de la Ribeira Sacra lucense. Además el olivo se asocia muy bien a las zonas donde se cultiva la vid.

En el momento en el que empezó a retomarse la producción del olivo en Galicia, e incluso ahora, se recomienda especialmente la variedad Arbequina, originaria del norte de Lleida, por tratarse de una variedad muy resistente a las heladas. Además de adaptarse bien al clima gallego, se trata de una variedad muy estable y regular en su producción. Por último, con la Arbequina se logra un aceite de buena calidad, suave, idóneo para el mercado, incluido el internacional.

Aceite de oliva - Caldaria

Con todo, en los últimos años desde el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) se trabaja para identificar las características de variedades de aceitunas autóctonas de Galicia. ¿Cuáles han sido los resultados?

Variedades autóctonas

Como decíamos, en CSIC trabaja en determinar las características de variedades de aceituna que podrían facilitar una producción de aceite autóctono con unos rasgos diferenciados.

Y los resultados han comenzado ha llegar. Las investigaciones del grupo de Viticultura de la Misión Biológica de Galicia del CSIC han logrado reconocer ya dos variedades de olivo autóctonas de Galicia, la “Brava gallega” y la “Mansa gallega” tal y como aparece en la resolución de la Dirección General de Producciones y Mercados Agrarios del 23 de octubre de 2017.

Se trata de la primera vez en la que dos variedades gallegas de olivo obtienen el reconocimientos oficial y legal. De este modo, el patrimonio varietal del olivo en la comunidad autónoma, desconocido hasta el momento, se convierte en el más occidental de la Europa continental.

Pero el trabajo no termina aquí. En la actualidad continúa un proyecto de investigación con el objetivo de seguir con la recuperación del olivar autóctono gallego hasta situarlo en la posición que se merece en los mercados internacionales.

Como ves, el olivo, ese que en nuestra mente nos traslada automáticamente a los campos andaluces, también tiene su lugar, y un muy buen resultado, en Galicia.