Más vale prevenir que curar: el termalismo y la medicina preventiva

18/05/2016 -

Benjamin Franklin dijo “una onza de prevención vale una libra de cura”. Uno de los padres de los Estados Unidos escribió esto en una carta a un periódico local en referencia a la seguridad contra los incendios. Pero eso de más vale prevenir que curar es perfectamente aplicable a la salud. Por eso, la medicina preventiva es una de las ramas médicas a la que debemos prestar especial atención. Así que te acercamos a este concepto y te explicamos cómo la balneoterapia y las aguas termales pueden jugar un papel fundamental en la medicina preventiva.

¿Qué es la medicina preventiva?

No es difícil imaginar de que va esto de la medicina preventiva. Si la curativa es aquella que pone remedio a diferentes dolencias, la preventiva es aquella que pone en marcha mecanismos para evitarlas.

Esta es solo la cara evidente de la medicina preventiva, aquella que se refiere a la especialidad médica encargada de la prevención de las enfermedades. Pero existen diferentes niveles dentro de esta especialidad.

Por un lado, encontramos la medicina preventiva primaria basada en consejos y campañas puestas en marcha por gobiernos y comunidad médica antes de la aparición de una determinada enfermedad para evitar que se desarrolle. En otro nivel, pero también dentro de esta misma rama, se sitúa el diagnóstico precoz, un aspecto en lo que cada vez se incide más y decisivo a la hora de atajar diferentes dolencias.

Aunque la medicina preventiva se centra en la fase previa a la aparición de las enfermedades, también tiene un papel significativo una vez que se manifiestan los síntomas. Más concretamente, la conocida como prevención terciaria se centra en actuaciones destinadas a prevenir las complicaciones y secuelas de una enfermedad ya establecida.

El diagnóstico precoz es uno de los pilares de la medicina preventiva

Como ves, estas y otras aplicaciones de la medicina preventiva, están en nuestro día a día. ¿A que eres capaz de mencionar más de una campaña que fomenta buenos hábitos para evitar diferentes dolencias? Seguro que tu médico también insiste en que pases algunos chequeos a lo largo de los meses para propiciar el diagnóstico precoz en caso de desarrollar alguna enfermedad.

Pero seguro que no eres tan consciente de otras cosas cotidianas que pueden contribuir a las acciones y consejos de la medicina preventiva.

salud en balnearios - Caldaria

El termalismo y la medicina preventiva

Ahora que conoces un poco más en que consiste la medicina preventiva, será más fácil que encuentre su relación con el tremalismo.

Las curas en balneario se han utilizado desde la antigüedad con técnicas que se han mejorado con el paso de los años. La temperatura y la absorción de los minerales son dos de las claves de este tipo de tratamientos. Su función depurativa, regenerativa o antioxidante contribuye a evitar, frenar o retrasar determinadas dolencias y síntomas. Además, los procesos postoperatorios también se sirven de las propiedades de las aguas mineromedicinales, de la misma manera que terapias de rehabilitación o fisioterapia.

A través de los beneficios del termalismo también se pueden combatir problemas de ansiedad que traen asociados diferentes síntomas físicos, desde sequedad de boca o sudoración excesiva a dificultades respiratorias, temblores o palpitaciones.

Es por todo esto que la balneoterapia puede servir de refuerzo para diferentes proceso dentro de la medicina preventiva. Así que incluye entre tus buenos hábitos la visita a un balneario, tu salud te lo agradecerá.