Magosto, la fiesta estrella del otoño

Magosto, la fiesta estrella del otoño

| Caldaria Hoteles y Balnearios

El otoño, aunque a muchos no se lo parezca, tiene infinidad de cosas buenas. No solo por sus maravillosos colores (los paisajes de bosques en tonos ocre son escenarios perfectos para desconectar en plena naturaleza) sino porque también es la época perfecta para viajar. No hay masificaciones ni temperaturas extremas de verano o invierno. Además, también es el momento perfecto para hacer una visita a un balneario. ¿Y las fiestas? Es el  momento de las celebraciones relacionadas con las tradiciones más arraigadas en nuestra memoria colectiva (las relacionadas con el rural, las cosechas o las vendimias). Y, cómo no, una de las fiestas estrella del otoño, que además, guarda un lugar especial en la mente de los ourensanos: el magosto. Hoy, en el nuestro blog HDOSO, hacemos un recorrido por los mejores planes para esta fiesta y el mejor modo de disfrutarla.

El origen del magosto

El magosto se encuentra estrechamente relacionado con otra fiesta de origen celta que recientemente hemos celebrado: Samaín, la celebración de origen celta pagana más importante de toda Europa. La noche del 31 de octubre al 1 de noviembre se celebraba el final de las temporadas de cosechas, por lo que era considerado una especie de «Nuevo Año Celta». Escrito como «Samhain», en su forma original gaélica significaba «fin del verano».

Pero el origen de la relación del ser humano con las castañas viene de muy antiguo. Ya en la época del paleolítico (hace unos 2,5 millones de años) los humanos se alimentaban a base de bellotas y castañas. En la época de los romanos se practicó el cultivo de los castaños y sus productos (tanto las castañas como su derivada, la harina de castaña) se convirtieron en la base de la alimentación de la mayor parte de la población.

Poco a poco, el culto a la castaña se convirtió en una fiesta en torno al fuego y a las castañas asadas como gesto de honra hacia las buenas cosechas. De hecho, el origen de la palabra magosto, aunque incierto, se cree que hace referencia al fuego o al carácter mágico del evento (Magnus Ustus o Magnus Ustum).

El frío de esos días de otoño y el descenso de las labores en el campo invitaban a la reunión alrededor del fuego con algunas de las mejores viandas, desde castañas a chorizos sin olvidar un buen vino; coronándolo todo con una gran queimada. Desde luego, un plan que no se puede rechazar.

Ourense, cuna del magosto

Si en algún lugar está especialmente arraigada la celebración de los magostos es en Ourense, que tienen lugar con motivo de la celebración de San Martiño, patrón de la ciudad. Cada 11 de noviembre, festivo local, Ourense se llena de olor a castaña y crepitar de brasas. Tanto es así que el magosto de la localidad se convirtió en 2008 en Fiesta de Interés Turístico de Galicia.

Este año, la fiesta del San Martiño promete música, teatro, gastronomía y la popular carrera pedestre, para la que todavía quedan plazas disponibles. A pesar de que la pandemia ha cancelado alguno de los eventos propios de estos días, como la degustación popular de chorizos y castañas, el mismo día 11 de noviembre habrá actuación de la famosa orquesta París de Noia. Un día antes, en el Auditorio, se podrá ver un tributo a Abba y algún día después, el 19, de nuevo el Auditorio acoge la puesta en escena de un espectáculo a cargo de la compañía de teatro Sarabela.

Del 10 al 21 de noviembre, el ya tradicional concurso Sabores de Ourense, pondrá en escena los mejores productos de esta temporada, regados con los caldos de la zona, Ribeiro. Un concurso en el que se elegirá la mejor tapa entre todos los locales participantes y, además, gracias a la colaboración de la delegación ourensana de la Asociación de Celíacos de Galicia, se dará también un premio al mejor pincho sin gluten.

Estatua castañera

Cómo celebrar un magosto tradicional

«Con castañas y vino nuevo, ya no muere el pueblo», así reza el refrán y así debe ser un buen magosto. Lo primero que necesitas para celebrarlo es reunirte con un buen grupo de amigos.

Prepara unas deliciosas provisiones. Escoged lo que más os guste: refrescos, agua, un buen vino, carnes, aperitivos… Pero lo que no debe faltar son las castañas y unos buenos chorizos para hacer en las brasas.

«Con castañas y vino nuevo, ya no muere el pueblo». Con todo listo, buscad un bonito claro en el monte donde prepararlo todo. Cerca de Laias, Arnoia o Lobios encontrarás parajes impresionantes.

Una vez instalados preparad un buen fuego, eso sí, seguro y bien delimitado (no olvidéis pedir los permisos pertinentes) para calentaros, preparar la comida y, finalmente, asar las castañas.

Lo que falta es disfrutar de la naturaleza, de la charla, de la compañía y de la comida, pero eso vendrá solo. Píntate la cara con carbón, ríete incluso si cae un chaparrón y vive el magosto al 100%.

Celebrar un magosto

Planes post-magosto

Y si las castañas te han sabido a poco (siempre hay una lucha por ver quién come más), no te preocupes. En Caldaria tenemos una promoción que puede interesarte para estos días de otoño, el Outono Gastronómico, disponible hasta el 23 de diciembre. Solo tendrás que elegir balneario (Laias o Arnoia) y disfrutar de una noche de alojamiento en habitación doble con desayuno buffet, acceso a las piscinas de agua minero medicinal (con cita previa) y un menú degustación de otoño diferente para cada balneario.

En el caso de Laias podrá degustar una suculenta crema de setas con viruta de jamón ibérico, zamburiñas a la parrilla en su concha, lomo de bacalao confitado con ajo, pasas y ali-oli gratinado, solomillo de cerdo criado con castañas en salsa de fresa y pimienta verde

y brownie de frutos secos con cordón de crema inglesa y helado de vainilla como postre. Todo ello acompañado de pan, agua, vino D.O. Ribeiro y café.

En el caso de Arnoia, tienes a tu disposición un exquisito menú consistente en un centro de botón de vieiras con crujiente de cachucha prensada, en crema de setas y vinagreta de granada, taco de salmón crujiente sobre crema de puré trufado con manto de shiitake y boletus lío, confit de pato en compota de frutos rojos y crema de higos de O Irixo. De postre, tarta Saint Honoré de castañas y crema con helado de licor café y coulis de kakis.

Completa tu plan de magosto con una escapada de una o dos noches con tratamientos de balneario, alojamiento y acceso a las piscinas de agua minero medicinal.

Así que ya te hemos hecho el plan: primero una hoguera con castañas para disfrutar del encanto del magosto y después relax y desconexión en Caldaria. ¡Y viva el otoño!

¿A qué esperas? Elige tu experiencia Caldaria
RAIA TERMAL

RAIA TERMAL

Un destino en dos países con gastronomía, viajes en catamarán y senderismo transfronterizo con guía

Ver más