Cómo afecta el cambio climático al agua

12/11/2018 -

El cambio climático es una realidad que podemos comprobar observando el medio que nos rodea. Los datos tampoco engañan. Naturaleza y seres vivos experimentamos las consecuencias de este fenómeno. Y el agua, uno de los elementos más valiosos del planeta, no escapa de este problema que se agudiza día a día. Por eso, te detallamos cómo afecta el cambio climático al agua.

Estudios y medios revelan cada día nuevos efectos negativos del cambio climático. El cambio climático reducirá hasta un 10% el rendimiento de los cultivos, agudizando los niveles de desnutrición.  Según la FAO, Europa debe elevar la producción un 40% antes de 2030 para abastecer de alimentos básicos a una población mundial creciente pero lugares como Polonia, donde se celebrará la próxima cumbre sobre cambio climático, viven una sequía histórica en el 65% de su tierra cultivable. Los expertos alertan de que la puesta en marcha de una estrategia para hacer frente a la sequía se convierte en una «prioridad global», y no sólo de los países del sur de Europa.

Sequía y cambio climático

Sequía y cambios en el calentamiento global van aparejados. El Acuerdo de París de 2015 tenía el objetivo común de evitar que la temperatura del planeta superara los 2ºC con respecto de la época preindustrial en 2100. Reducir el aumento imparable en el termómetro evitaría consecuencias como la extinción de especies, pérdida de litorales o una mayor probabilidad de fenómenos extremos como olas de calor, sequías o inundaciones, como las que ya estamos experimentado. Las previsiones demuestran que la temperatura a nivel global en 2100 aumentaría en 2,6ºC, un horizonte negativo que España alcanzaría incluso 50 años antes. Entre 2016 y 2017, España aumentó sus emisiones un 4,4%. Según datos del Observatorio de Sostenibilidad, salvo la Comunidad Valenciana, que redujo sus emisiones de efecto invernadero un 0,07%, todas las demás comunidades autónomas de España las aumentaron. Esto significaría que en 2050, se reducirán las precipitaciones en la Península, especialmente, en el cuadrante noroeste alcanzando reducciones máximas en Lugo y Ourense, con más de 500 mm anuales.

Sequía

El mar, afectado

¿Más datos? Recientemente un equipo de científicos de la Universidad de Southampton (Reino Unido) ha asegurado que el cambio climático repercutirá en el nivel global del mar. De hecho, cifran en 3 metros su subida de aquí al año 2100. Lo que significaría que gran parte de Barcelona, A Coruña, Santander o Málaga se verían inundadas por el mar. Desaparecería la mayor parte de las Rías Baixas, el Delta del Ebro y el Parque Nacional de Doñana.

¿Cómo hemos llegado a este nefasto horizonte de previsiones? ¿Cómo han reaccionado los océanos y ecosistemas naturales a las emisiones de gases en los últimos 30 años? ¿Por qué efecto invernadero, cambio climático y calentamiento global son términos cada vez más frecuentes en nuestro vocabulario?

El mar

EL CAMBIO CLIMÁTICO

El efecto invernadero es un fenómeno cuya causa principal se encuentra en la emisión de ciertos gases que retienen parte de la energía emitida por el suelo tras haber sido calentado por la radiación solar. Se produce, por tanto, un efecto de calentamiento similar al que ocurre en un invernadero, con una elevación de la temperatura.

Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) son más elevadas que nunca. En 2010 alcanzaron 49 gigatoneladas del CO2 equivalente.

“Las tres últimas décadas han sido sucesivamente las más calurosas desde 1850”

En cuanto a la temperatura, el promedio global en la superficie del planeta ganó un grado entre 1880 y 2015. Las tres últimas décadas han sido sucesivamente las más calurosas desde 1850.

Hielo y Tierra

OCÉANOS, HIELO Y TIERRA

En cualquiera de sus estados, el agua dulce y salada es uno de los recursos fundamentales sobre los que se basa el desarrollo de la sociedad. A medida que el clima se ve alterado, también lo hace el agua y su implicación con los organismo vivos.

Los mares, que cubren aproximadamente el 70% de la Tierra, absorben tal cantidad de CO2 y energía del sol que la química y la temperatura del agua está poniendo en peligro muchos organismo.

De este mismo modo, el cambio climático influye en la calidad del agua para el consumo humano, dificultando y desequilibrando aún más el acceso a este recurso vital en el mundo. Además, según diferentes previsiones basadas en el crecimiento humano se espera que en el 2050 la demanda de agua haya aumentado un 55%, así que racionalizar su consumo se vuelve cada vez más esencial. Teniendo en cuenta además que se espera que la población mundial alcance los 9.600 millones de personas para el 2050 desde los 7.000 millones actuales, según estimaciones de la ONU.

Agua

El deshielo es otra y quizás una de las más graves consecuencias del cambio climático relacionada directamente con el agua. El agua dulce congelada en el Ártico, en Groenlandia , en la Antártida y en todas las regiones alpinas del mundo se está derritiendo y viajando hacia océanos y ríos. En un primer momento, estas aguas llenarán los ríos pero según se reduzca el hielo, también se verán mermadas las aguas de escorrentía y el agua dulce disponible.

Sequías, inundaciones o tormentas, cambios extremos que afectan a población, fauna y flora. Según datos expuestos por Unicef, 60 millones de niños viven en zonas que ya registran niveles bajos de acceso al agua y están en riesgo de sequías o inundaciones.

Cambio climático

APORTA TU GRANO DE ARENA

Prometemos entrar más en detalle en consejos que contribuyan a revertir el cambio climático. Pero hasta entonces, te dejamos algunas acciones que puedes ir poniendo en práctica:

  • Utiliza el transporte público. Por cada litro de combustible que quema el motor de un coche, se libera una media de 2.5 kilos de CO2, según la Comisión Europea.
  • Compra electrodomésticos eficientes para ahorrar energía.
  • Aprovecha la luz diurna al máximo.
  • Mantén la calefacción de tu casa a 20 grados como máximo. La oscilación de dos grados centígrados en invierno y en verano ahorra más de 600 kilos de dióxido de carbono por hogar en un solo año.
  • Instala también bombillas de bajo consumo.
  • Reduce el consumo de productos envasados. Puedes evitar la emisión de 1,100 kilos de CO2 si reduces tu basura un 10%.
  • Recicla: puedes ahorrar más de 730 kilos de CO2 al año al reciclar la mitad de la basura que se produce en casa.
  • Cierra el grifo y realiza un consumo responsable del agua. Lava con agua fría o tibia y ahorrarás 150 kilos de CO2, cierra el grifo mientras te lavas los dientes y asegúrate de que tus grifos no gotean.

Reducir consumo y ahorrar energía son las claves, tanto para usuarios como para administraciones y colectivos, para paliar los efectos imparables del cambio climático. Una situación grave que continúa avanzando con importantes y negativas consecuencias, ¿te sumas a la solución?