¿Qué es el azufre? ¿Cuáles son sus usos? ¿Qué relación tiene con las aguas termales?

¿Qué es el azufre? ¿Cuáles son sus usos? ¿Qué relación tiene con las aguas termales?

| Caldaria Hoteles y Balnearios

Tiene muy mala fama, pero poca gente conoce que es el tercer mineral más abundante en nuestro cuerpo (solo superado por el calcio y el fósforo). Su uso tópico también puede ser muy beneficioso para la salud y la cosmética, así que prepárate para saber qué es el azufre, qué usos tiene y cuál es su relación con las aguas termales.

¿Qué es el azufre?

Quizás sea porque su principal origen es volcánico (“el inframundo”) o porque su olor nos recuerda la putrefacción (y por ende la muerte): el azufre se relaciona directamente con el diablo. Lo cita la Biblia (es la lluvia ácida que cae sobre Sodoma y Gomorra), pero tan solo es un estereotipo meramente cultural. De hecho, para los egipcios se asociaba con la divinidad y servía para purificar los templos. Y en la Odisea, el mismísimo Ulises lo pide a voces para limpiar sus naves.

Este mineral es un eficaz elixir que ayuda a solucionar múltiples problemas. Solo hay que recordar los jabones que hacían en casa las abuelas antiguamente: esas pastillas amarillentas llevaban azufre y dejaban la piel suave y el cabello con mucho brillo.

En forma de oligoelemento está presente en el organismo. Sin él, muchas funciones vitales, como la hepática, se verían comprometidas. También influye en nuestro aspecto físico, porque es fundamental para la síntesis de la queratina y el colágeno. Así, es uno de los responsables del buen aspecto de la piel. Fortalece y hace que crezcan más rápido uñas y cabello.

 Comer azufre sin darse cuenta

Uno de los beneficios del azufre es que es un potente bactericida. Se utiliza desde la antigüedad como fungicida y ahora lo han rescatado como un método eficaz y sano antiplagas en la agricultura ecológica. Incluso como abono o para recuperar un terreno que tiene un pH demasiado elevado para el cultivo. Está presente en multitud de alimentos, como la rúcula, las algas, el polen de abeja, el brócoli, los ajos, las cebollas, las semillas de calabaza, los crucíferos, el kale, la maca, los rábanos, los berros y la espirulina, entre otros.

Es estudiado con fines médicos desde la época griega. La deficiencia de azufre en el organismo puede contribuir a distintas enfermedades crónicas, patologías del corazón y obesidad. Es un componente de la heparina, un anticoagulante que se encuentra en el hígado y otros tejidos, por lo que resulta muy importante para la correcta circulación sanguínea.

Últimos estudios científicos apuntan que podría ser uno de los desencadenantes del Alzheimer, aunque todavía se necesita ampliar esa investigación. En los niños, puede provocar retrasos en el crecimiento. Curiosamente, no hay problemas por tener una dieta elevada en azufre. No se ha descrito toxicidad porque se elimina fácilmente por la orina en forma de sulfato.

Aguas con azufre

 La piedra angular de la belleza y de la medicina termal

De forma tópica, el azufre ayuda a eliminar las toxinas que se acumulan en la piel y calma eczemas y alergias cutáneas. Solo hace falta echar un vistazo a los ingredientes de las cremas y jabones que tenemos en casa para comprobar que su nombre aparece en tratamientos para el acné, la psoriasis, la dermatitis, la alopecia… Los dermatólogos consideran que este mineral es la “piedra angular de la belleza”.

Por eso, los balnearios más aclamados del mundo como los de Caldaria tienen aguas sulfurosas, también denominadas azufradas o sulfuradas. En España, se consideran que son las que contienen una mineralización de al menos 1 gramo por litro. Son muy características de suelos fangosos: cálcicas a nivel superficial y sódicas en las profundidades de los depósitos. Pueden ser de aguas frías, como las hipotermales (entre 20 y 35 grados), o calientes, como las hipertermales (que oscilan entre los 45 y los 100 grados).

Aunque su olor puede que no invite al baño, sus propiedades son muy beneficiosas para distintas patologías. Actúan en casos de reumatismo, ya que estimulan la creación de la queratina y el colágeno. Reducen el dolor y la rigidez de la artrosis y la fibromialgia, entre otros problemas.

Azufre

Igual que estas aguas tienen efectos hidratantes, relajantes y vasodilatadores en la piel, también funcionan en las mucosas. Por eso, se recomiendan para problemas respiratorios, como asma, bronquitis crónica, laringitis o sinusitis. Además, estas aguas termales mejoran considerablemente la cicatrización de la piel, son muy hidratantes y antiinflamatorias, por lo que resultan muy relajantes para las personas con psoriasis o con dermatitis atópica que se encuentran en pleno brote.

Sin embargo, sus bondades psicológicas no son tan famosas. No solo porque al solucionar los problemas cutáneos y de salud ayudan a combatir la ansiedad o el malestar que estos provocan. También te verás mejor y eso tiene un gran efecto terapéutico. Estas aguas termales tienen un efecto relajante, alivia el estrés y puede mejorar los cuadros depresivos. Relajan la mente y ayudan a que se generen endorfinas, esas hormonas tan famosas por ayudar a generar la felicidad.

Por eso, es hora de ir quitando la mala fama al azufre. Si existiera el diablo, curiosamente el azufre sería uno de sus principales enemigos. En vez de ser su piedra maléfica, podríamos considerarle su auténtica criptonita.

¿A qué esperas? Elige tu experiencia Caldaria
AQUA VITAL 4 NOCHES

AQUA VITAL 4 NOCHES

UNAS SALUDABLES MINI-VACACIONES DE VERANO CON TRATAMIENTOS DE BALNEARIO Y PENSIÓN COMPLETA

Ver más
ESCAPADA DE VERANO

ESCAPADA DE VERANO

PARA ESOS DÍAS DE RELAX SALUDABLE QUE NUNCA QUIERES PERDERTE

Ver más
RAIA TERMAL

RAIA TERMAL

Un destino en dos países con gastronomía, viajes en catamarán y senderismo transfronterizo con guía

Ver más