Consejos para viajar en invierno

Consejos para viajar en invierno

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

Cualquier época es buena para viajar, pero cada estación tiene sus particularidades. Acabamos de estrenar el invierno y muchísimos destinos están en su mejor momento para que los visites. Pero también es cierto que las condiciones de esta estación pueden traer consigo detalles que pases por alto. Para que nada pueda estropear tu escapada y que te resulte más fácil viajar en esta época, te contamos nuestros mejores consejos para viajar en invierno.

Escoger destino y actividades adecuados

Lo primero que debes hacer en un viaje de invierno es informarte en detalle de las peculiaridades climatológicas del lugar y escoger un destino acorde con lo que buscas. Por ejemplo, si no eres capaz de convivir con la lluvia, trata de elegir lugares que, incluso en invierno, tengan menos precipitaciones.

Esto también te será útil para saber qué te vas a encontrar allí y organizar tus actividades. Saber la temperatura media o si existe la posibilidad de que nieve contribuirá a que traces mejor tu hoja de ruta. ¿Imagínate que vas deseoso de encontrar una copiosa nevada pero en tu destino no suele haberlas? El invierno no es igual en todos los lugares.

Estrechamente relacionado con esto está el tipo de actividades que podrás realizar. Para los más atrevidos el invierno no es impedimento para nada. Pero somos conscientes de que, del mismo modo que no se suele esquiar en verano, un baño en la costa de Galicia es más apetecible en verano. Así que incluye en tu viaje de invierno actividades que podrás hacer en casi cualquier circunstancia que presente la estación. De este modo evitarás frustrarte al no poder hacer algo de lo que llevabas previsto. Disfruta de los maravillosos paisajes que regala el invierno, de la gastronomía del lugar o de su patrimonio. Y lo que sienta bien en cualquier época es una escapada a un balneario.

Prepara tu viaje

Este es un consejo que puedes aplicar tanto a tus escapadas de invierno como a las de verano, pero que es muy importante. Da igual que vayas a ir a Milán y quieras ver ‘La última cena’ de Da Vinci o que viajes a Laponia y quieres hacer una ruta con renos: infórmate con tiempo de antelación, reserva entradas, billetes o traslados y haz que tu viaje sea increíble.

Además, cada lugar tiene sus propias costumbres y puede que tu vida se alargue cada día hasta las 10 de la noche, pero en muchos países a las 4 de la tarde ya es de noche en invierno (o antes) y se cierran las atracciones turísticas. Por eso, más vale prevenir y acumular toda la información posible sobre el destino que vamos a visitar.

Por último, cuidado con la hora: si sales de España y viajas a un país con otro huso horario, recuerda cambiar el reloj en cuanto llegues para evitar disgustos. Es lo primero que hay que hacer y un truco es escuchar al piloto de nuestro avión cuando nos da la bienvenida a nuestro destino, aprovechando esos minutos de aterrizaje para poner la hora correcta.

Consejos para visitar lugares fríos

Cuando viajamos en invierno, sobre todo si lo hacemos a lugares fríos, sabemos a lo que nos enfrentamos: temperaturas bajo cero y ausencia de sol. Pero para sobrevivir a estos destinos hay algunos trucos que nos pueden hacer más fácil nuestro viaje.

  • Sal de la calle cada cierto tiempo: si el frío nos persigue, es bueno ir entrando en museos, tiendas, cafeterías u otros locales para reponernos de las bajas temperaturas. Es la mejor manera de recuperar el calor perdido y volver a la carga con fuerzas renovadas.
  • Gorros u orejeras: no todo el mundo es fan de estas prendas, incluso puede que tus fotos no sean las más bonitas del mundo, pero cuando termines el viaje te alegrarás de haberlas comprado.
  • No te olvides el bañador: muchos de estos destinos fríos tienen atracciones como spas o balnearios para ‘disfrutar’ de esas bajas temperaturas en aguas termales. Ir a un balneario es una gran opción en cualquier momento del año.
  • Utiliza bolsas de vacío: si necesitas más hueco en tu maleta, usa estas bolsas porque te ayudarán a comprimir tu equipaje al máximo.
  • Documentación y medicamentos: son dos de las cosas imprescindibles en cada viaje y no se nos puede olvidar, aunque sea lo último en lo que pensemos. Mételo lo primero en la maleta para no lamentarlo a la llegada al destino.

Equipaje

Seguro que cuando piensas en hacer un viaje en invierno te imaginas cargado de equipaje. Pero no es necesario, lo importante es escoger las prendas adecuadas y clave. De hecho, los nórdicos tienen un refrán perfecto para esto: “no hay mal tiempo, sino mala ropa”. Eso significa que lo importante no es llevar tres maletas de viaje, sino prendas de buena calidad.

En primer lugar debes elegir una prenda de abrigo multiusos, es decir, que te sirva para todo lo que pretendes hacer en el viaje y que te resulte cómoda. No resulta demasiado práctico llevar varios abrigos o plumíferos, pero trata de que la prenda por la que te decidas sea impermeable: te evitará más de un problema.

Con respecto al calzado, el consejo que te ofrecemos es similar. Unos zapatos o botas cómodos, calientes y resistentes al agua será lo ideal, aunque no estará de más que lleves otro par de recambio por si te mojas. De este modo, ahorrarás bastante espacio en tu maleta para jerséis, sudaderas, calcetines calentitos y los complementos estrella del invierno: bufanda, gorro y guantes.

Porque los pies y las manos son dos de las partes del cuerpo más importantes para proteger: por ahí nos entra mucho frío y es imprescindible conservarlas calientes. Como en el resto del cuerpo, puedes aplicar la técnica de la cebolla, es decir, colocar varias capas, siempre de menor a mayor grosor. Y, como en el resto del equipaje, cuanto mejor calidad tengan estas prendas, mucho mejor.

Incluir ropa interior térmica también es una gran idea: se trata de camisetas y pantalones finos y cómodos, al estilo de un pijama, pero que protegen especialmente del frío y que son perfectos para visitar lugares con temperaturas muy bajas.

Además, en tu neceser no debe faltar una buena crema hidratante para cuidar tu piel después de exponerla al frío, un bálsamo para nariz y labios y un tratamiento para tus manos.

Viajar en coche en invierno

Muchas veces no necesitamos coger un avión para visitar un destino muy frío: ir a esquiar, a la montaña o a capitales famosas por sus bajas temperaturas es suficiente para tener en cuenta todos esos consejos. Pero, en estos casos, lo más normal es llegar en coche y conducir en invierno tiene sus propios trucos.

  • Revisa todos los elementos de seguridad, pero sobre todo los neumáticos: conducir con temperaturas frías no es lo mismo que hacerlo en verano y tanto la presión como el dibujo de la banda de rodadura debe estar en perfecto estado.
  • Infórmate de la carretera: si vas a la montaña puede haber problemas, así que evita sustos teniendo todo bajo control.
  • Conduce con precaución: si hay lluvia, nieve o hielo, aumenta la distancia de seguridad; además, con hielo, es bueno conducir en una marcha inferior para controlar mejor el coche.
  • La importancia de las luces: llevar los focos limpios es imprescindible tanto para ver como para ser vistos, así que es vital repasarlos antes de viajar. Además, comprueba que los antiniebla funcionan correctamente.
  • Anticípate a los acontecimientos: si siempre hay que conducir con los cinco sentidos, en invierno hay que afinar un poco más y prevenir alguna de las acciones que puedan ocurrir en la carretera o con otros conductores.
  • Limpiaparabrisas y anticongelante: comprueba que los niveles de líquido refrigerante están por encima del mínimo y que el parabrisas funciona correctamente y sin dejar surcos para poder ver sin problemas todo lo que sucede en la carretera.
  • No olvides las cadenas: no siempre hay que usarlas, pero si vamos a la montaña son imprescindibles (y aprende cómo se usan).

Conciénciate sobre los posibles contratiempos

Cada época tiene sus contratiempos, así que no la tomes con el invierno. El verano también tiene sus propias peculiaridades que debes tener en cuenta. Pero sea cual sea la estación y los posibles problemas, no dejes que te amarguen el viaje. Y si llevas sopesadas las diferentes opciones, tendrás un plan B para aprovechar igualmente tu tiempo y disfrutar de tu escapada.

Así que si vas en coche, conciénciate de que puedes encontrarte lluvias o nieve según tu destino y no vayas con prisas por la carretera. Del mismo modo, la niebla es uno de los peores enemigos de los vuelos, quizá te enfrentes a algún retraso.

Son solo supuestos, lo más probable es que no tengas que hacerle frente a ninguno de ellos, pero siempre viene bien ser precavido para que sepas que, si surge alguno, no es el fin del mundo: lo importante es disfrutar de tu viaje de invierno y tu seguridad.

Prepárate para viajar este invierno a donde más te guste y disfruta de los lugares fríos de la misma manera que lo puedes hacer en otras épocas del año: lo importante es acumular experiencias y conocer nuevas culturas y destinos. Y con estos consejos para viajar en invierno, tu próxima escapada será perfecta.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria
RAIA TERMAL

RAIA TERMAL

Un destino y dos países con degustaciones gastronómicas y viaje en catamarán

Ver más