Calzadas romanas: vía XX

Calzadas romanas: vía XX

¿Te ha gustado?

Compártelo!

Tres son las vías romanas que pasan por Galicia en su recorrido por la península. En HDOSO blog ya hemos hecho una ruta por la Vía Nova  y otra por la Vía XIX. Hoy ahondamos en el recorrido por la calzada marítima: Vía XX

Recorrido ‘per loca maritima’

Como las anteriores calzadas, la Vía XX une Bracara Augusta (Braga) con Asturica Augusta (Astorga), pero la particularidad de esta vía es que, parte de su recorrido, se hacía en barco por mar. Hay diferentes estudios sobre por dónde podría discurrir la parte marítima de esta calzada, que comienza en Braga (Bracara Augusta) y pasa por Limia en la zona portuguesa hasta Tui (Tude). Este tramo lo comparte con la vía XIX. A partir de aquí las calzadas se separan y ‘per loca maritima’ baja por el tramo navegable del río Miño hasta el mar en Ínsua Nova (Aquis Celenis). A continuación la ruta continúa hasta el cabo de Vicos (Vicos Caporum) en las Islas Cíes y sube hacia el norte, por la playa de A Lanzada (ad Duos Pontes) hasta la desembocadura del río Ulla en la playa de Bamio, en Catoira, próximo a las Torres del Oeste (Gladimiro). El siguiente tramo llega hasta Santiago de Compostela (Atricondo), pasando por Brigantium (Betanzos), Caranico (Palas de Reis) y la zona de Lugo (Lucus Augusta). La parada final está en Asturica Augusta (Astorga).

Braga

Visitar Braga 

Sin duda el inicio de esta ruta, Braga, es el mejor lugar para realizar una visita cultural. A pesar de que estuvo habitada desde la época del Neolítico, la ciudad fue fundada por los romanos, obteniendo el nombre de Bracara Augusta. Fue, en su momento, la capital de Gallaecia y tuvo una gran importancia estratégica en la época romana. Por estos motivos hay numerosos restos romanos que podemos ver en la actualidad. Imprescindible visitar el Museo Arqueológico D. Diogo de Sousa. Allí podemos encontrar los restos más antiguos encontrados en la zona, pertenecientes a los períodos paleolítico y de la Edad de Hierro. Otra parte del museo está dedicada a la época romana, con numerosos restos de cerámica, arqueología y elementos de una necrópolis romana.

Aunque en el museo es el lugar en el que puedes obtener más datos del paso de los romanos por la zona, en plena naturaleza podemos encontrar varios puntos de visita obligada:

  • Termas do Alto da Cividade
  • Fuente del Ídolo

Per loca maritima

Foto: www.vigoe.es

Visitar Tui

En la zona gallega, Tui es otro de los puntos importante en esta ruta. Habitada desde tiempos prehistóricos, destaca la etapa romana por los restos que han llegado hasta nuestros días. La romanización de la zona comenzó en el año 137 de Décimo Junio Bruto. Su nombre era Castellum Tude y perviven hasta nuestros días restos de varias necrópolis, de la propia ciudad, que era una de las mansiones de la Vía XX y los restos de un posible foro y principales edificios públicos bajo la Iglesia de Santa Eufemia-San Bartolomé.

En el año 2016, tras la primera jornada de Arqueología del Patrimonio del Ayuntamiento, se permitió exponer al público la necrópolis medieval hallada bajo San Bartolomé. Declarada Bien de Interés Cultural, se puedan observar varias tumbas y restos óseos de varias épocas, incluso anteriores a la época romana.

Recorrer el casco histórico de Tui o visitar la catedral de Santa María, son otras de las opciones a tener en cuenta en una visita a la localidad.

Santiago de Compostela, Betanzos o Palas de Rei son otros de los lugares en los que se puede realizar una parada turística.

Cabo Vicos

Foto: www.vigoe.es

¿Vicos Caporum?

El Cabo de Vicos, en las Islas Cíes, es ese gran desconocido. Muchas son las teorías que hablan de su nombre, pero lo real es que este fondeadero albergó naos fenicias, griegas, púnicas y romanas. Lugar de paso marítimo, se cree que fue la que dio lugar al hombre de la ciudad olívica. Vigo. Ahora llamada San Martiño, es una isla prácticamente desierta tan solo habitada por una gran colonia de gaviotas. Albergó en su día una fábrica de salazón y continúa desierta ya que es muy difícil el atraque, tiene que hacerse con una barca pequeña.

Son escasos los turistas que llegan allí, hasta sus playas, ya que no hay nada que invite a visitarla.

Quizá la zona más interesante es la del Cabo Vicos, donde se encuentra un faro y se sitúa en la zona antiguamente llamada Vico (un nombre céltico o pre-románico) que daría origen al nombre de la ciudad frente al cabo: Vigo.

Recientemente, varios historiadores han localizado ahí una parada de esta Vía XX, incluyéndola en el mapa ‘per loca maritima’ de la calzada romana.

La huella romana en Galicia está muy presente hasta nuestros días y una ruta por cualquiera de las tres calzadas que la cruzan se convierte en una aventura digna de ser vivida.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria